Público
Público

Francia reclama a Google 1.600 millones que ha dejado de pagar por su agresiva ingeniería fiscal

El ministro de Finanzas francés descarta llegar a un acuerdo con la compañía, tal y como hizo el gobierno británico recientemente, afirmando que las cantidades en juego en Francia son "mucho mayores" que las de Reino Unido.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:

Francia, Reino Unido y otros países critican desde hace tiempo que Google, Yahoo y otros gigantes digitales generan enormes cantidades beneficios en sus países, pero tienen su sede fiscal en otros como Irlanda, donde las tasas de impuestos corporativos son mucho más bajas. REUTERS/Peter Power

PARÍS.- Francia reclama 1.600 millones de euros en impuestos atrasados ​​al gigante estadounidense Google, a los que acusa de usar técnicas de optimización fiscal agresiva, según ha informado este miércoles fuentes del Ministerio de Finanzas.

"En lo que a nuestro país se refiere, los impuestos atrasados de la empresa ascienden a 1.600 millones de euros," confirmó una fuente que no quiso ser identificada.

Un portavoz de Google en Francia ha rechazado hacer declaraciones sobre dicha cantidad y ha afirmado simplemente que la compañía obedece las normas fiscales de todos los países en los que opera.

El Ministerio de Finanzas también ha declinado hacer comentarios. En 2012, los medios de comunicación informaron, sin citar fuentes, de que las autoridades francesas reclamaban a la empresa mil millones de euros. Una información que Google negó en el momento.

Las autoridades fiscales francesas emiten, por lo general, al menos una evaluación preliminar antes de la evaluación final, que puede ser impugnada en los tribunales si no es aceptada, según informan asesores fiscales.

A principios de este mes, el ministro de Finanzas Michel Sapin descartó llegar a un acuerdo con la compañía, tal y como hizo el gobierno británico recientemente, afirmando que las cantidades en juego en Francia son "mucho mayores" que las de Reino Unido.

Google llegó a un acuerdo de 130 millones de libras con las autoridades fiscales británicas en impuestos atrasados desde 2005. Un acuerdo que los diputados británicos han calificado de "desproporcionadamente pequeño".

Francia, Reino Unido y otros países critican desde hace tiempo que Google, Yahoo y otros gigantes digitales generan enormes cantidades beneficios en sus países, pero tienen su sede fiscal en otros como Irlanda, donde las tasas de impuestos corporativos son mucho más bajas.

Sin embargo, las críticas no han progresado legalmente, ya que la ley fiscal de la UE protege a las empresas del pago de impuestos en países donde no tienen lo que se denomina un "establecimiento permanente".