Público
Público

Freixenet y Codorníu sacará sus sedes de Catalunya en caso de independencia  

"Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas, lo que causará un daño gravísimo", asegura José Luis Bonet

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:

Cavas de Freixenet en la localidad Sant Sadurní D'anoia (Barcelona). E.P.

Las principales marcas de cava catalán y de mayor proyección internacional, las bodegas Freixenet y Codorníu, estudian trasladar su domicilio social fuera de Catalunya en el caso de que se declare la independencia. 

El presidente de Freixenet, José Luis Bonet, ha afirmado que propondrá al consejo de administración de la compañía el cambio de sede social"No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré", ha afirmado Bonet, que también es presidente de la Cámara de Comercio de España, en declaraciones a RNE, en las que ha señalado que si se declara la independencia su empresa tendrá que actuar como han hecho otras, entre ellas el Sabadell.

"Vamos a esperar, hasta ahora creía que la independencia no se haría, pero empiezo a pensar que me he equivocado y si esto es así tendremos que actuar como muchos", ha afirmado Bonet. "Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas de Catalunya, lo que causará un daño gravísimo a Catalunuya", ha afirmado Bonet, quien ha advertido de que "una independencia no es ninguna broma" y de que si se declarase se produciría una "verdadera catástrofe". "Realmente es un despropósito", ha señalado.

De esta forma, la compañía, con sede en Sant Sadurni d'Anoia (Barcelona) y cuya andadura comenzó en 1861, seguiría los pasos de otras empresas catalanas que han decidido abandonar Catalunya tras el desafío inpendentista.

De igual manera, la bodega  Codorníu se plantea trasladar su sede social, actualmente ubicada en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona), fuera de Catalunya si el Govern realiza una declaración unilateral de independencia. "Esperamos no tener que llegar a ello, pero si se produjese la declaración unilateral de independencia, cambiar nuestra sede social es una opción que ya nos hemos planteado por responsabilidad empresarial", ha asegurado la compañía en un comunicado.

Bodegas de Codorníu. E.P.

Codorníu, que es la empresa familiar más antigua del país, ya que nació en 1551, se considera una compañía "catalana y también española", y ha criticado que precisamente empresas que generan riqueza y empleo tengan que sufrir las consecuencias de esta situación.

Ha lamentado que, en ocasiones, se haya vinculado a Codorníu con el independentismo sin que la empresa tenga nada que ver en este proceso político ni en ningún otro: "Lo hemos desmentido por activa y por pasiva". "Queremos repetir bien claro que nosotros no hacemos política, ni queremos, ni nos corresponde, porque para ello están las instituciones y los foros adecuados", ha aseverado.

La compañía ha indicado que esta crisis afecta indirectamente a todos los empleados, clientes, proveedores y colaboradores con los que trabaja Codorníu y que están repartidos por toda la geografía española, por lo que ha considerado su "responsabilidad empresarial poner sobre la mesa el riesgo económico global que existe ante el escenario actual".