Publicado: 18.01.2016 15:39 |Actualizado: 18.01.2016 20:10

La fuga de capital español a paraísos fiscales creció un 2000% en 2014

Sólo 20 personas en España concentran ya tanta riqueza como el 30% más pobre, según un informe de Oxfam Intermón.

Publicidad
Media: 4.08
Votos: 13
Comentarios:
20 personas en España concentran ya tanta riqueza como el 30% más pobre. EFE

20 personas en España concentran ya tanta riqueza como el 30% más pobre. EFE

Desde que estallara la crisis económica a finales de 2007, la desigualdad se ha convertido en una enfermedad degenerativa para nuestro país. Según datos de Eurostat, España ha ido empobreciéndose paulatinamente hasta ocupar, en 2014, el segundo puesto en la lista de países de la OCDE donde más ha crecido la brecha social (diez veces más que el promedio europeo y 14 veces más que en Grecia, por ejemplo).

A dos días de que comience en Davos el Foro Económico Mundial y cuando el Gobierno lleva meses vendiendo la “recuperación económica”, la organización Oxfam Intermón pone sobre la mesa un nuevo informe con cifras alarmantes: en España, sólo 20 personas concentran ya tanta riqueza (115.000 millones de euros) como el 30% más pobre. Mientras que en el último año el patrimonio de esas 20 personas ha aumentado un 15%, el del 99% restante de la población ha bajado también un 15%. Visto en perspectiva: durante los últimos 15 años, el 30% de los activos netos de la población más pobre apenas ha crecido un 3%, cuando el del 10% más rico se ha disparado un 56%.

¿Por qué? “Recaudamos mucho menos de lo que deberíamos, recaudamos poco de quien tiene más, recaudamos sin redistribuir apenas y tenemos uno de los niveles de evasión y elusión fiscal más elevados de nuestro entorno europeo”, dice el documento de Oxfam, Una economía al servicio del 1%, que pone el acento en la enorme responsabilidad que Gobiernos y grandes empresas tienen sobre estos datos.

Aunque la organización reconoce que se han producido “avances”, los esfuerzos para reducir la enorme brecha social son claramente insuficientes. Un síntoma claro es el cada vez mayor desvío de capitales hacia paraísos fiscales, que entre 2013 y 2014 creció en España un 2.000%, sobre todo a las Islas Caimán (1.969 millones de euros, 64 veces más que la inversión que se ha hecho en Alemania). Oxfam calcula que sólo con lo que ha ido a parar a las Islas Caimán se han dejado de ingresar en las arcas públicas de nuestro país entre 144 y 550 millones de euros. “Con esto se podría cubrir toda la asistencia sanitaria a la población inmigrante en España”, ha dicho en rueda de prensa este lunes Susana Ruiz, responsable de Justicia Social de la ONG. En total, las empresas españolas invirtieron 2.073 millones de euros en paraísos fiscales en 2014. “Necesitamos una ley contra la evasión fiscal”, ha reclamado Jaime Atienza, director de campaña.

También la inversión que llega a España lo hace por la vía de los paraísos fiscales. En 2014, el 52% de todo el capital invertido en nuestro país llegaba a través de Luxemburgo y Holanda, actualmente investigados por la Comisión Europea por concesiones fiscales ilegales.

La organización es igualmente crítica con la política fiscal del país, en especial con la recaudación a través del Impuesto de Sociedades, “especialmente baja y preocupante”. Entre 2007 y 2014, lo recaudado por esta vía ha bajado un 58% (18.173 millones de euros) cuando, en este mismo periodo, los beneficios de las empresas tan sólo han bajado un 1%. Es más, 17 de las 35 compañías del Ibex35 no paga absolutamente nada por este impuesto, a pesar de que sólo tres de ellas reflejaron pérdidas en su cuenta de resultados de 2014. Los presidentes de estas empresas cobran un salario 154 veces mayor que el de un trabajador medio.

“El resultado es que España sigue teniendo una de las presiones fiscales efectivas más bajas de toda Europa, 8,2 puntos por debajo del promedio de la Eurozona, con un diseño injusto en el que el 85% del esfuerzo recae sobre las familias frente a una contribución casi nula de la fiscalidad sobre el patrimonio, la riqueza o el capital”, cita el informe, que aporta otro dato relevante: 9 de cada 10 euros recaudados provienen del bolsillo de los trabajadores, mientras que menos de 1 euro lo hace de los rendimientos del capital.



La misma tendencia global

La tendencia en desigualdad y concentración de la riqueza en España no es diferente de la que siguen el resto de áreas del planeta. Hoy por hoy, ya sólo 62 personas en el mundo tienen la misma riqueza que la mitad de la población mundial. Una riqueza que cada vez se reparte entre menos manos: en 2010 esta proporción era de 388 personas frente a la mitad más pobre; ahora es sólo de 62, de los que 53 son hombres.

Además, en la misma línea de lo que venía ocurriendo en los últimos años, esos ricos lo son cada vez más. Mientras que los ingresos de la mitad de la población se han reducido un billón de dólares (un 41%), la riqueza de los 62 más ricos ha crecido en 500.000 millones.

La organización calcula que en total, la cantidad de dinero oculto en paraísos fiscales asciende a 7,6 billones de dólares, lo que supone una pérdida de 190.000 millones cada año para los ingresos de los Gobiernos y su población.