Público
Público

El futuro de las nucleares Castilla y León baraja poner un impuesto a Iberdrola y Endesa por desmantelar Garoña

El Gobierno autonómico del PP defiende la energía nuclear y el carbón ya que, según dice, "abarata" el recibo de la luz de los españoles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Central nuclear de Garoña. E.P.

La Junta de Castilla y León podría imponer un impuesto que gravase a las empresas energéticas Endesa e Iberdrola en compensación por el posible desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña, (Burgos), tal y como ha asegurado la consejera de Economía de Castilla y León, Pilar del Olmo, tras mantener una reunión con el ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal.

La consejera ha defendido la energía nuclear y el carbón, una defensa que ha afirmado que comparte con el Gobierno, ya que "abarata" el recibo de la luz de los españoles. "Tanto el Ministerio como la Junta defendemos que tiene que haber un participación en el mix energético nacional, tiene que entrar el carbón y por supuesto la nuclear, ya que en ambos casos son las energías mas baratas", dijo.

"De no existir el carbón o la energía nuclear, el recibo de la luz se dispararía más del 30%", ha argumentado Del Olmo, reiterando la defensa del Gobierno castellanoleonés al sector minero.

Por ello, la Junta se plantea impulsar una figura impositiva que, "de una u otra manera", grave el desmantelamiento de Garoña ya que "supone la pérdida de un millar de empleos". El impuesto iría dirigido a las empresas titulares de la central, Endesa e Iberdrola: "si les sale mucho más barato cerrar que continuar con la producción, a lo mejor se lo piensan", ha subrayado la consejera.

Tanto el Ministerio como la presidencia de Castilla y León han mostrado su "preocupación" por el anuncio de Enel respecto al futuro de las centrales térmicas de Compostilla (León) y Andorra (Teruel), del que Del Olmo ha confesado que el ministro no tiene "constancia oficial". La pasada semana Enel, principal accionista de Endesa, confirmó el cierre de sus centrales de Compostilla (León) y Andorra (Teruel) el 30 de junio de 2020 durante la junta general de accionistas celebrada en Roma.

Por su parte, la dirección de Nuclenor (la sociendad titular de la central nuclear de Garoña, participada el 50% por Endesa e Iberdrola), señaló que no tiene "conocimiento oficial" del impuesto que se plantea imponer la Junta de Castilla y León en "compensación" por el posible desmantelamiento del reactor y la pérdida de empleo que conllevaría.

Fuentes de la empresa han confirmado que no tiene "conocimiento oficial de esta iniciativa" pero que, en todo caso, "Nuclenor no hará valoraciones sobre las declaraciones" en este respecto de la consejera de Economía de Castilla y León, Pilar del Olmo.