Publicado: 12.02.2015 11:30 |Actualizado: 20.04.2015 13:28

"La salida social de la crisis obliga a una reforma fiscal profunda"

Representantes de Podemos, IU, PSOE y PP debaten en el Congreso del Sindicato de los técnicos de Hacienda (Gestha) sobre las medidas fiscales para el futuro. Los representantes de la izquierda abogan por un cambio profundo de la legislación tributaria y un sistema más eficiente que permita una mejor financiacion del Estad de bienestar.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5
Comentarios:
Una oficina de la Agencia Tributaria, durante la campaña de la Renta. EFE

Una oficina de la Agencia Tributaria, durante la campaña de la Renta. EFE

MADRID.- ¿Es el sistema fiscal español una herramienta eficaz en la lucha contra la crisis? ¿Cómo hacer frente al fraude? ¿Cómo podemos mantener y costear un Estado de bienestar digno de una economía desarollada? A estas preguntaron intentaron responder con mayor o menor fortuna representantes políticos y económicos del PP, PSOE, IU  y Podemos en el XIV Congreso del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) que se celebra este jueves en Madrid.



Abrió el fuego Alberto Montero, profesor de Economía en la Universidad de Málaga y responsable del Círculo de Economía de Podemos. Para Montero la clave es aumentar los ingresos fiscales, que están por debajo de la media de la Unión Europea (UE) y poder así sufragar un auténtico Estado de bienestar. Y ello se podría hacer con un mayor control de fraude fiscal y una reforma del propio  sistema fiscal en profundidad.

Montero calificó el sistema fiscal de "ineficiente".  El representante de Podemos denunció que actualmente el Estado no recauda lo suficiente y puso en negro sobre blanco la principal contradicción del sistema tributario: "Tenemos los tipos impositivos mas elevados de la UE en todos los impuestos y recaudamos menos que en en el resto de Europa también en todos los impuestos".

Para Montero, lo que se recauda en impuestos en España no llega a las capas más necesitadas de la población. "Queremos que sea más progresivo en su impacto". Recordó que "hay margen para incrementar la recaudación por varias vías, pero sobre todo incrementando la presión fiscal, actualmente en el 37% del PIB, y pasar a la de otros países de la UE, que la tienen por encima del 40%". 

Montero denunció que las rentas más altas se benefician de las bonificaciones y deducciones. En esa denuncia le secundó José Antonio García Rubio, Secretario de Economía y Trabajo en la Ejecutiva Federal de de IU. García Rubio fue claro y contundente: "La salida social de la crisis obliga a una reforma fiscal profunda con dos componentes: una lucha decidida  contra el fraude y una nueva ley tributara que modifique sustancialmente el sistema tributario de España".

También intervino Antonio Miguel Carmona, candidato del PSOE a la Alcaldía de Madrid, quien, por cierto, no pronunció ni una sola palabra sobre la reciente crisis abierta en el PSM con la destitución de Tomás Gómez. "He vendido a hablar de hacienda pública. Esto es todo", dijo al respecto. 

Sobre Hacienda, Carmona fue breve  ya que tenía otro compromiso en otro lugar y tenía prisa por marcharse. Para el candidato socialista en Madrid el sistema fiscal español tiene un problema: "La elasticidad de nuestro sistema tributario da asco: si cae el PIB siempre cae mucho mas la recaudación. Tenemos que evitar eso".

Carmona denunció la carencia de medios en la lucha contra el fraude y abogó por aumentarlos. También se pronunció a favor de una reforma fiscal, pero en contra de que los impuestos sean confiscatorios. 

La portavoz del PP en la Comisión de Hacienda del Congreso de los Diputados, Ana María Madrazo,  fue más parca en su intervención: básicamente se limitó a defender la subida fiscal aprobada por el PP en 2012 y la posterior bajada en 2015. 

Etiquetas