Publicado: 15.04.2015 22:40 |Actualizado: 16.04.2015 10:24

El Gobierno del PP sigue restando recursos a las pensiones públicas

El déficit de la Seguridad social sigue creciendo, mientras bajan cotizaciones y se reducen los complementos a las pensiones mínimas.

Publicidad
Media: 4.38
Votos: 8
Comentarios:
Un grupo de pensionistas juegan a las cartas. REUTERS

Un grupo de pensionistas juegan a las cartas. REUTERS

MADRID.- En lo que va de legislatura, el déficit de la Seguridad Social no ha dejado de crecer. Si en 2011 el sistema se gastó 487 millones de euros más de lo que ingresó, en 2014 la diferencia entre los gastos y los ingresos alcanzó los 11.861 millones de euros.

Para paliar ese déficit creciente, el Gobierno del PP ha tirado del Fondo de Reserva de las pensiones. Desde 2012 ese fondo se ha reducido más de un 40%: de 69.252 millones que tenía en diciembre de 2011, se ha pasado a 42.675 tres años después.

Cuando el pasado mes de diciembre se hizo público el saldo de la llamada hucha de las pensiones, desde el Gobierno se argumentó que en breve las cotizaciones iban a tomar el testigo de la financiación de la Seguridad Social, y que en un plazo no demasiado largo "no hará falta la hucha".



El Gobierno de Rajoy ha elevado el umbral de renta por el que se puede tener derecho a percibir un complemento a mínimos

El propio Tomás Burgos, secretario de Estado de la Seguridad Social, afirmaba hace unos días: "Los auténticos recursos del sistema son los incrementos de la afiliación". Pero un rápido vistazo a las estadísticas revela que la recaudación de la Seguridad Social no crece al mismo ritmo que el número de cotizantes. De hecho, en los dos primeros meses del año, las cotizaciones de los ocupados, —no se cuentan las de los desempleados que siguen descendiendo por los recortes—, crecieron sólo un 1,40% respecto al mismo periodo del año anterior (15.689 millones de euros en 2015; 15.471 el año pasado).

Este dato viene a confirmar que el empleo que se está creando en España es precario y de mala calidad, pero sobre todo que la financiación de la Seguridad Social a través de las cotizaciones aún es una quimera pese a que crezca el número de afiliados. "Ni obligando a cotizar por los vales de comida, los descuentos, los planes de pensiones, etcétera, conseguimos que las cuotas de los nuevos ocupados, a tiempo parcial y con salarios paupérrimos, crezcan lo mismo que el empleo", subraya Octavio Granado, exsecretario de Estado de la Seguridad Social durante los Gobiernos de Zapatero.

Como bien recuerda Granado, ya en 2014 las cuotas de los ocupados fueron inferiores en 2.500 millones a las previstas en el Presupuesto del Estado. Para este 2015, el Gobierno tiene previsto ingresar 101.104 millones de euros por cotizaciones. Cumplir ese objetivo se antoja imposible al actual ritmo de recaudación: para alcanzar las previsiones presupuestarias, las cotizaciones de los activos (ocupados más parados) deberían crecer un 10,7%, es decir, ocho veces más rápido de lo que lo hacen ahora. Y eso partiendo de la base de que los parados no soporten un nuevo recorte en prestaciones.

"Como ya sabemos que los sueldos van a crecer en torno al 1%, para cumplir con el objetivo de déficit del Presupuesto no necesitamos 800.000 nuevos empleos como se está sugiriendo desde el Gobierno, sino dos millones y, además, mejorar los salarios", apunta Granado, todo un experto en la materia.

Pese a que las pensiones crecen a un ritmo muy moderado —del 3,18%—, lo que favorece el cumplimiento de los objetivos presupuestarios, el Gobierno parece estar dispuesto a todo para cuadrar las cuentas. Granado denuncia que el Ejecutivo ha conseguido "milagrosamente" que los complementos a mínimos, un complemento económico que se da para alcanzar la cuantía mínima para cada tipo de pensión, descienden a un ritmo del 1,5% en lo que va de 2015.

Lo grave del asunto es que el complemento a mínimos lo suelen percibir aquellos pensionistas con menos recursos económicos y generalmente muy mayores. Para recibirlo se exige una carencia prácticamente total de ingresos. Son más de 2.500.000 pensionistas contributivos —exactamente 2.501.832 en 2014—, a los que habría que sumar aproximadamente otro millón de pensionistas no contributivos y cónyuges a cargo. Es decir, unos tres millones y medio de personas.

Desde que el PP llegó al poder en 2011, estos complementos han sufrido una congelación de facto: el último Gobierno de Zapatero destinó aquel año 7.496 millones de euros a este complemento a mínimos; en 2014 el Ejecutivo de Rajoy se gastó 7.485 millones. Es decir, incluso un poco menos que en 2011.

"Con los Gobiernos del PP, tanto el de Aznar como el de Rajoy, estos complementos no crecieron nada: ni entre 2000 y 2004, ni entre 2012 y 2015. Sin embargo, pasaron de 4.000 millones a 7.500 cuando gobernó el PSOE", apunta Granado

Granado, máximo responsable de la Seguridad Social entre 2004 y 2011, recuerda que los complementos a mínimos no se vieron afectados por la congelación de pensiones que el Ejecutivo de Zapatero aprobó en mayo de 2010. En la época del PSOE se mejoraron las pensiones mínimas de orfandad, las de los pensionistas con cónyuge a cargo, y se adoptaron otras medidas sociales que hicieron crecer los complementos, afirma Granado. 

"En la etapa socialista los complementos a mínimos crecieron siempre. De hecho, si se observa la evolución entre los años 2000 y 2014, se podrá observar que con los Gobiernos del PP, tanto el de Aznar como el de Rajoy, estos complementos no crecieron nada: ni entre 2000 y 2004, ni entre 2012 y 2015. Sin embargo, pasaron de 4.000 millones a 7.500 cuando gobernó el PSOE", añade.

La evolución en 2015 tampoco parece muy favorable: la previsión más razonable tomando como referencia los dos primeros meses del año apunta a un gasto final de 7.375 millones de euros, cantidad todavía inferior a la de 2011 y a la de 2014.

¿A qué se debe esta bajada continuada del complemento a mínimos? Granado da una respuesta: "En la etapa de Aznar los complementos a mínimos subían en la misma proporción que las pensiones. Con Zapatero, nosotros creamos una nueva categoría de complementos a mínimos, que tenían una subida fija al año más el IPC. Pero con Rajoy, esos complementos no sólo vuelven a subir lo mismo que la pensión, el 0,25%, sino que además el Gobierno ha elevado el umbral de renta por el que se puede tener derecho a esa prestación. Y como de hecho el único grupo social que no ha visto crecer su nivel de pobreza desde 2008 es el de los jubilados y pensionistas, ahora son menos las personas que lo perciben. Luego, el fallecimiento de los pensionistas de mayor edad, los que más cobran estos complementos, compensa sobradamente las nuevas altas".

Menos sueldos, menos complementos a mínimos, más déficit… Ante este panorama, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ya ha señalado que el déficit de la Seguridad Social terminará "con alta probabilidad varias décimas por encima del objetivo del 0,6% del PIB".