Publicado: 14.10.2016 07:00 |Actualizado: 14.10.2016 07:00

El Gobierno en funciones aprueba un Presupuesto de 2017 que no cumple con el déficit y con un PIB del 2,3%

La Comisión Europea exige al próximo Ejecutivo de España que apruebe nuevos ajustes estructurales equivalentes al 0,5% del PIB, unos 5.000 millones de euros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Luis de Guindos, ministro de Economía en funciones / Europa Press

Luis de Guindos, ministro de Economía en funciones / Europa Press

MADRID.- El Gobierno analizará este viernes al plan presupuestario de 2017, que al estar en funciones, se aprobará sin cambios fiscales ni de política económica, por lo que contemplará un déficit público del 3,6%, medio punto por encima del objetivo comprometido con Bruselas, así como un crecimiento económico para el próximo año del 2,3%, con lo que se mantiene la última previsión del Ejecutivo.

La remisión a Bruselas del borrador presupuestario de 2017 se realizará este sábado, 15 de octubre, fecha límite también para informar sobre medidas "efectivas" para corregir el déficit de las cuentas públicas.



El ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, adelantó al término de la reunión del Ecofin celebrada este semana, que será el próximo Ejecutivo quien tenga que adoptar medidas adicionales para reducir el déficit en medio punto más, o lo que es lo mismo, medidas por importe de unos 5.000 millones de euros.

En concreto, el calendario que maneja el Gobierno es que Mariano Rajoy pueda ser investido presidente del Gobierno a finales de este mes, siempre que se confirme la abstención del PSOE, lo que le permitiría contar con un nuevo Presupuesto a finales del próximo año, donde sí se incluirían ya las medidas suficientes para cumplir con el déficit del 3,1% del PIB comprometido con la Comisión Europea.

De esta forma y una vez evaluado el plan presupuestario del próximo año, que el Gobierno tiene que remitir a Bruselas antes del 15 de octubre y que básicamente supondrá una prórroga de los Presupuestos de este año, la Comisión Europea exigirá a España que apruebe nuevos ajustes estructurales equivalentes al 0,5% del PIB, unos 5.000 millones de euros. Este esfuerzo adicional no puede aprobarlo un Gobierno en funciones, por lo que corresponderá al nuevo Ejecutivo.

Para el Gobierno, la nueva senda de reducción del déficit pactada con Bruselas es perfectamente posible y se hará a un ritmo adecuado para no perjudicar ni al crecimiento económico ni a la creación de empleo.

De momento y para asegurarse el cumplimiento del objetivo de déficit este año (-4,6%) y evitar de nuevo una posible multa de Bruselas, el Gobierno aprobó un aumento del tipo mínimo de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades que pagan las grandes empresas (a partir de 10 millones de euros de facturación), que permitirá recaudar este año 8.300 millones de euros más y que se prorrogará también en 2017. Asimismo, para recortar el gasto público se adelantó a julio de este año el cierre del ejercicio presupuestario de 2016.

El plan presupuestario que aprobará el Gobierno este viernes también incluirá el cuadro macroeconómico de 2017, que mantendrá en el 2,3% la previsión de crecimiento, según confirmaron a Europa Press en fuentes del Ministerio de Economía.