Publicado: 18.11.2016 17:57 |Actualizado: 18.11.2016 17:57

El Gobierno sube levemente el recibo de la luz tras revisar los márgenes de las comercializadoras eléctricas

El Ministerio de Energía señala que se incrementará la factura media doméstica en 25 céntimos de euro al año, dos al mes, "de mantenerse las condiciones vigentes".

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Contador de luz

Contador de luz

MADRID.- El gobierno español ha revisado al alza el margen de comercialización reconocido a las empresas encargadas de realizar el suministro del Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) de la electricidad, lo que encarecerá el recibo de la luz en un 0,04% al año.

"De lo que se trataba aquí era de dar cumplimiento a unas sentencias del Tribunal Supremo que declaraba nulo un real decreto de 2014 donde el Gobierno había establecido unos costes de la comercialización de la energía que eran netamente favorables para el consumidor", dijo el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, en rueda de prensa.



Directivos de las principales empresas eléctricas y la patronal Unesa llevan quejándose mucho tiempo en foros públicos de que los estrechos márgenes de este negocio hace que tengan que vender a pérdida la electricidad a precio regulado.

Méndez de Vigo dijo que el nuevo cálculo tendrá un impacto mínimo para los consumidores acogidos al denominado Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), unos 13 millones, algo más de la mitad del total.

"Al final va a representar para el consumidor una subida mínima del 0,04 por ciento al final del año", dijo el ministro portavoz.

El remodelado Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital dirigido ahora por Álvaro Nadal precisó en una nota de prensa que la nueva metodología incrementará la factura media doméstica en 25 céntimos de euro al año "de mantenerse las condiciones vigentes en 2016".

En un informe publicado en junio a partir de datos solicitados a las comercializadoras del sector, el regulador CNMC calculó que el margen mínimo debería ser de 5,24 euros por kilowatio/año, frente al de 4 euros que tumbó el Supremo, lo que supondría una subida de 5 euros al año para una familia media.

Una vez que entre en vigor, las compañías tendrán nueve meses para realizar las regularizaciones. El consumidor recibirá una carta en la que se le informará de los efectos de la aplicación de la nueva metodología y en su factura se establecerá de forma separada este concepto.