Publicado: 03.09.2015 18:29 |Actualizado: 03.09.2015 20:37

Los dueños chinos del Edificio España quieren desmontar la fachada, pero el Ayuntamiento de Madrid se opone

La portavoz municipal, Rita Maestre, confirma que el consistorio asume el "compromiso" de de respetar la construcción original al que habían llegado Wanda y las administraciones.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6
Comentarios:
Edificio España REUTERS

Foto de archivo del Edificio España, en Madrid, comprado por el Grupo Wanda al Banco Santander. / REUTERS

MADRID.- Técnicos de Wanda Madrid Development, filial del grupo empresarial chino Wanda Group, propiedad de Wang Jianlin, han abogado hoy por desmontar y reconstruir con exactitud la fachada del histórico Edificio España para rehabilitar el inmueble y convertirlo en "referente nacional e internacional".

Sin embargo, la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, ha confirmado que el consistorio asume el "compromiso" al que habían llegado anteriormente las administraciones local y regional y el grupo chino de no tirar la fachada del rascacielos. Wanda Madrid, que no ha establecido por el momento un calendario para las obras ni una cifra de inversión, no cuenta pues por el momento con la aprobación del Ayuntamiento.



Pese a ello, fuentes de Wanda Madrid insisten en la rehabilitación completa del edificio y en mantener las fachadas protegidas por su declaración de patrimonio arquitectónico          -todas, menos la trasera- "mediante la solución de su desmontaje temporal y reconstrucción exacta conforme a la normativa que rige para el Edificio España".

"El objetivo es intervenir sobre todo el interior de la estructura para desarrollar un edificio moderno adaptado a las necesidades del siglo XXI", insisten desde la promotora, que buscar recuperar los usos del inmueble con la instalación de un hotel zona residencial y área comercial.

El Edificio España, levantado por los arquitectos españoles Julián y José María Otamendi entre los años 1948 y 1953, es propiedad de Wanda después de que esta empresa abonara 265 millones de euros al Banco Santander por su compra.

Con 26 plantas, 117 metros de altura y 65.000 metros cuadrados, la idea del magnate chino Wang Jianlin para el inmueble es reabrir el edificio y volver a construir en su interior un hotel, un centro comercial y viviendas de lujo, pero tras derribarlo por completo, algo que la ley actual no le permite.

La empresa de Jianlin pidió permiso a la anterior corporación municipal, pero entonces el Ayuntamiento, aunque rebajó el nivel de protección de grado 2 a 3, no le permitió derruir ninguna fachada, excepto la trasera. Fuentes de Wanda Madrid Development creen que mantener solo la fachada en pie, como ha ocurrido en la reforma de la manzana de Canalejas de Madrid, no es viable.

"Son dos casos totalmente diferentes. El grado de incertidumbre e inseguridad que resulta de mantener erguido un muro de más de 107 metros cuadrados de altura no tiene precedentes, y menos aún para un edificio situado en una zona del tránsito de la Plaza de España y alrededores", sostienen desde la empresa.

Los técnicos de Wanda Madrid creen que la actual normativa urbanística indica que el desmontaje transitorio de la fachada y su reparación y reconstrucción exacta "es la mejor solución". "De hecho, esta solución viene expresamente mencionada en la ficha del propio edificio, en que se dice que es posible el desmontaje del elemento catalogado y su reconstrucción con los mismos materiales, forma, color y estética", recalcan.

Maestre: "Se pueden hacer reformas sin tirar la fachada"

La portavoz del Ayuntamiento ha recordado que el pasado enero un informe de la Comunidad de Madrid estableció que en el edificio (en su día el más alto de Europa) podrían acometerse reformas con la obligación de mantener la fachada, por ser "patrimonio histórico".

"El Ayuntamiento comparte esta premisa", ha proseguido Maestre, que ha avanzado que "en muy pocos días" el consistorio tendrá los dos informes técnicos del área de Desarrollo Sostenible sobre el edificio. En comparecencia de prensa tras la Junta de Gobierno, ha recalcado que es "viable" mantener la fachada y hacer reformas del edifico.

A preguntas de los periodistas sobre la afirmación del nuevo propietario de que un informe refleja que los materiales de la fachada han cumplido su "vida útil", la portavoz ha insistido en que la "voluntad" del Ayuntamiento, "basada en informes técnicos", es "que se pueden hacer reformas sin necesidad de tirar abajo la fachada".