Publicado: 13.09.2016 21:49 |Actualizado: 13.09.2016 21:50

De Guindos anuncia un inminente decreto ley con los recortes que exige Bruselas

La medida estará basada en un escenario de prórroga de los presupuestos del actual ejercicio. El ministro en funciones dice que la austeridad es necesaria para cumplir con Bruselas y evitar una multa elevada

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 12
Comentarios:
De Guindos, durante su comparecencia en el Congreso. EFE/FERNANDO ALVARADO

De Guindos, durante su comparecencia en el Congreso. EFE/FERNANDO ALVARADO

MADRID.- No hay otra manera de cumplir con los objetivos de déficit público pactados con Bruselas que seguir por la senda de austeridad marcada por el Gobierno en funciones que preside Mariano Rajoy. En estos términos se ha expresado el ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, en la segunda parte de su comparecencia ante la comisión homóloga del Congreso de los Diputados para explicar el actual estado de las negociaciones con la Comisión Europea para lograr el cumplimiento del objetivo de déficit.

En ese sentido, De Guindos ha anunciado que próximamente el Gobierno en funciones aprobará un decreto ley en el que se recogerá el escenario macroeconómico que el Ejecutivo presentará a Bruselas antes del 15 de octubre, fecha límite en la que los países miembros deben remitir a la Comisión Europea sus previsiones presupuestarias.

“Lógicamente, un Gobierno en funciones no puede hacer planificaciones que impliquen obligaciones a un futuro Gobierno. Presentaremos un escenario que contempla una prórroga de los presupuestos del Estado vigentes para 2016 sin incluir nuevas medidas fiscales, que es lo que nos exige Bruselas para situaciones como las que nos encontramos”, ha dicho De Guindos.



De Guindos ha explicado que el actual Ejecutivo ya ha tomado medidas como el cierre del presupuesto de gasto para este año a mediados de julio, con un ahorro que ha estimado en 1.000 millones de euros, además de abordar de manera urgente la reforma de los pagos aplazados del impuesto de sociedades que afectará a empresas que facturen más de 20 millones de euros con un mínimo “al menos del 20%”, lo que comportará un ingreso adicional de 6.000 millones, según sus propias estimaciones.

El ministro ha hecho hincapié en que hay que mantener el rigor en el gasto para cumplir con el cumplimiento de déficit pactado con Bruselas: el 4,6% del PIB en este año, el 3,1% en 2017 y el 2,2% en 2018. “Si no lo conseguimos en cada uno de los años nos arriesgamos a sufrir una multa que puede llegar al 0,5% del PIB”, ha explicado tras relatar las diversas negociaciones para evitar la multa del 0,2% del PIB el pasado mes de agosto en base a los buenos datos de la evolución de la economía española “y las medidas adoptadas”.

Pese a adoptar un tono grave, De Guindos, en una breve intervención, ha asegurado que las medidas de ajuste presupuestario y de austeridad –conceptos que no ha citado específicamente– han marcado la senda “para afianzar el crecimiento de la economía española y la recuperación”. “Pero ese estado de bonanza –crecimiento del PIB, inflación negativa y buena salud de las entidades financieras– no va a durar siempre”, ha asegurado para dar una mayor sensación de gravedad del escenario que tiene la economía española.

Los portavoces de la oposición, con diferencias entre los distintos grupos políticos, han denunciado que el coste de la recuperación económica no se debe tanto a la acción del Gobierno como a los ajustes sufridos por amplias capas sociales, tanto en materia de salarios como en la reducción de las prestaciones y servicios sociales. Desde ERC y PDC han denunciado que las comunidades autónomas, especialmente Catalunya, son las administraciones que más están sufriendo con la actuación del Gobierno de Rajoy.

“Tenemos que cumplir con los objetivos del déficit”, ha insistido De Guindos en su segunda intervención, con la que ha concluido su comparecencia. En respuesta a las críticas del portavoz socialista, Pedro Saura, sobre el coste del rescate bancario, el ministro ha dicho: ”¿Por qué no vemos lo que pasa en otros países? Aquí el sector bancario no está dando problemas ahora”.