Público
Público

La caída del sexto banco español Guindos confirma que la venta del Popular se hizo en unas horas para evitar un concurso de acreedores

El ministro de Economía interviene en el Congreso para explicar la venta del banco al Santander por un euro entre las críticas de la oposición.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante comparecencia a petición propia ante la Comisión de Economía del Congreso para defender la intervención europea del Banco Popular. | J.P. GANDUL (EFE)

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha defendido el procedimiento de resolución y posterior venta del Banco Popular al Banco Santander, dado que la alternativa habría sido un concurso de acreedores, lo que habría generado "incertidumbre" en los depositantes.

Además, el ministro explicó que en el proceso de venta del Banco Popular, que fue "abierto, transparente y neutral", se contactó con cinco entidades para que presentaran ofertas y que solo dos firmaron acuerdo de confidencialidad. Finalmente ganó la oferta presentada por el Banco Santander, que se adjudicó la entidad por un euro.

El titular de Economía ha señalado durante su intervención en la Comisión de Economía del Congreso para explicar la venta del Banco Popular a Santander que en España más de un millón de hogares eran depositantes de la entidad y que para ellos haber acudido a un concurso de acreedores habría generado "enormes retrasos e incertidumbres" en la recuperación de sus ahorros.

Luis de Guindos también dijo este lunes que el proceso de resolución de Banco Popular fue ejemplar y que su ejecución ha permitido que tanto el país como su sector financiero hayan esquivado el riesgo de contagio.

"Todo el proceso se ha realizado cumpliendo al pie de la letra las reglas de resolución. Era la primera vez que se aplicaba el procedimiento y se ha aplicado con éxito", dijo Guindos en una comparecencia en el Congreso para explicar la resolución del que era el sexto mayor banco nacional con la venta al Banco Santander por un euro.

"No ha habido ningún tipo de contagio entre el riesgo bancario y el soberano; tampoco lo ha habido en el resto del sistema financiero como lo demuestra que las cotizaciones de las entidades españolas más significativas no se hayan visto afectadas", dijo tras destacar que el proceso no incluyó ni incluirá la necesidad de usar fondos públicos. En ese sentido, De Guindos ha puesto en valor que el proceso se ha llevado a cabo sin comprometer "ni un solo euro de dinero público", a diferencia de "lo que ocurrió hace cinco años", en referencia a Bankia.

Ante la fuerte fuga de depósitos, el lunes y martes pasado el Banco Popular ya tuvo que acudir a la liquidez de emergencia del BCE agotándola a las tres de la tarde del martes

Aunque los grandes grupos bancarios cotizados no se vieron aparentemente afectados tras la intervención de Popular, algunas entidades pequeñas sí sufrieron a finales de la semana pasada embestidas vendedoras.

El mismo lunes, el regulador bursátil prohibió con carácter extraordinario las ventas en corto en Liberbank impulsando la acción un 42% tras haber perdido casi la mitad de su valor en las últimas diez sesiones.

En su intervención, Guindos hizo un repaso cronológico de los últimos meses antes de la fatal resolución del Popular, desde que su último consejero delegado anunciase "sin detallar planes concretos" que buscaba una nueva ampliación o una venta para reflotar la entidad hasta la falta de liquidez que desembocó en la intervención.

Tras hacer referencia a la "evaporación" del valor bursátil de la entidad, confirmó que ante la fuerte fuga de depósitos, el lunes y martes pasado el Banco Popular ya tuvo que acudir a la liquidez de emergencia del BCE agotándola a las tres de la tarde del martes y sin poder pedir de nuevo dinero extra por falta de colateral.

El martes por la noche se declaró su inviabilidad ante la falta de liquidez por la salida de los depósitos, y esa inviabilidad, ha insistido el ministro,  "es el elemento que detonó el procedimiento". En este contexto, también confirmó que la solución de resolución se tomó en unas horas tras activarse el procedimiento de resolución a las once de las noche del martes.

En este sentido, de Guindos ha recordado que, a 5 de junio, el Banco Popular contaba con más de 60.347 millones de euros en depósitos, de los que unos 35.900 millones correspondían a personas físicas, y otros 8.300 millones a pymes.

"Gracias a todos estos factores, la situación del Popular se ha resuelto de forma ágil y eficaz", ha insistido el ministro.

Críticas de la oposición

Los grupos de la oposición  han criticado la operación. El PSOE ha dicho que la intervención del Banco Popular por el mecanismo único de resolución europeo podría costar a las arcas públicas unos 1.800 millones de euros, debido a la última modificación aprobada por el Gobierno sobre el Impuesto de Sociedades y que supone cambios en las declaraciones de pérdidas contables o por insolvencia judicialmente declarada. 

En este sentido ha dicho que el ministro miente cuando afirma que la intervención no tendrá consecuencias para los contribuyentes.

El portavoz de Economía del PSOE en el Congreso, Pedro Saura, ha criticado el papel de los supervisores y de los gestores españoles. "Ha sido pésimo y lamentable", ya que han mantenido a un "banco zombi" durante cinco años, ha señalado Saura.

El PSOE cree que la intervención del Banco Popular por el mecanismo único de resolución europeo podría costar a las arcas públicas unos 1.800 millones de euros

"El tiempo empeora las cosas inexorablemente y la insolvencia precede a la falta de liquidez", ha añadido el portavoz socialista, tras puntualizar que el Banco Popular tenía excesiva exposición al ladrillo y que el Gobierno "prefirió mirar para otro lado" y no desplazar los activos inmobiliarios a la SAREB.

El portavoz de Economía de Podemos, Alberto Montero, ha criticado que el Gobierno haya "entregado el Popular a precio de saldo" y que haya facilitado "un pelotazo al Santander".

Ha recordado que el Banco Santander espera obtener una rentabilidad de entre el 13 % y el 20 % con esta compra y ha lamentado que no se haya actuado con el Banco Popular como hoy se ha hecho con Liberbank al prohibir las operaciones a corto.

"¿Lo han aprendido hace dos días?", le ha interpelado con ironía.

Montero también ha exigido al ministro que Bankia no se privatice y que se mantenga como banca pública para que no vuelva a suceder un caso parecido.

El diputado de Ciudadanos Toni Roldán ha valorado que las "nuevas reglas europeas y la unión bancaria funcione" y que se haya roto la conexión entre el riesgo bancario y el soberano.

Sin embargo, ha criticado que no hubiera un control durante la ampliación de capital que hizo el Popular en mayo de 2016, cuando colocó 2.500 millones de euros y que "no se viera que podría haber algún problema más". "¿Cómo es posible que superara los test de estrés y ahora estemos donde estamos? ¿Qué estamos haciendo mal o que hacen mal los reguladores europeos?", le ha preguntado.

La portavoz de Esquerra Republicana Ester Capella ha recriminado a de Guindos que "fallen las auditoras" en los bancos y ha criticado la "negligencia" de los controladores, que han puesto en cuestión la confianza del sistema financiero.  Capella también ha pedido responsabilidades al Gobierno y a los órganos reguladores.