Publicado: 19.10.2016 17:58 |Actualizado: 19.10.2016 19:37

¿Qué hay más allá del neoliberalismo?

El Foro de Economía Progresista organiza en el espacio Ecooo unas jornadas en las que economistas, profesores y algún que otro político debatirán sobre el desafío de superar el neoliberalismo y de ver qué alternativas hay

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
neoliberalismo

neoliberalismo

¿Es el neoliberalismo, la corriente económica y política que domina el sistema capitalista con mano de hierro, un modelo agotado? ¿Existen alternativas? Estas dos preguntas no tienen una respuesta evidente (pero la tienen: lean hasta el final). Con el fin de que éstas surjan, el Foro de Economía Progresista ha organizado unas jornadas en Madrid sobre el futuro del neoliberalismo. Será en el espacio Ecooo, en el madrileño barrio de Lavapiés, los días 20 y 21 de octubre —Público ofrecerá en streaming la apertura y la clausura—. El título de las jornadas ya da una pista: El neoliberalismo, un modelo agotado.



Durante este encuentro expertos economistas, profesores y algún que otro político de la izquierda buscarán arrojar luz al desafío de intentar ver qué hay más allá del neoliberalismo. Profesores como Luis Ayala, Juan Gimeno, Juan Torres López, Fernando Luengo o Bibiana Medialdea; políticos vi¡nculados a Podemos como Nacho Álvarez, secretario de Economía de la formación morada, o Carolina Bescansa; consultores y profesionales José Moisés Martín Carretero o Juan Laborda; todos participarán en seis mesas redondas que tratarán temas como la desigualdad generada por el capitalismo, las trampas financieras, la globalización, el modelo de empresa dominante, la insostenibilidad del sistema capitalista o el medio ambiente.

Todos estos expertos tienen trabajo por delante. Lo cierto es que el neoliberalismo podrá estar en sus estertores, pero se resiste a morir sin presentar batalla. Es difícil articular una alternativa a un modelo que en los últimos 30 años se ha mostrado como una revolución de las clases dominantes para controlar el mundo financiero y político. Como escribió hace unos días el poeta Benjamín Prado, aún es “una dictadura sin tanques que consiste en cambiar líderes por títeres”.

Porque a estas alturas nadie duda ya de que el poder político ha claudicado ante el gran capital. “Hoy el Estado ha sido colonizado por las grandes corporaciones”, abundaba no hace mucho Fernando Luengo, profesor de Economía Aplicada en la Universidad Complutense y miembro de la asociación Econonuestra.

Desde mediados de los 80 el sistema capitalista se ha degradado hasta el punto de convertirse en un gran casino donde la especulación sin control se ha convertido en la única norma, la desigualdad aumenta, el Estado de Bienestar se debilitad cada día y millones de personas sufren las consecuencias por las decisiones económicas que toman los más poderosos.

En España, por ejemplo, el Estado se apresuró a salvar a los bancos mientras el paro, los recortes en los servicios públicos y la pobreza se extendían por todo el país. El Estado de bienestar quedó jibarizado. Ahora en 2017 se barruntan nuevos recortes.

Sólo la gran recesión que se inició en 2008 con la caída del banco Lehman Brothers ha puesto contra las cuerdas al modelo neoliberal. "La crisis se podría haber evitado si los Estados no hubieran aplicado las políticas neoliberales", sostenía hace cuatro años, en una entrevista en Público, Vicenç Navarro. El profesor sintetizaba así lo que es una opinión muy extendida entre muchos economistas que responsabilizan de los estragos de la crisis a las políticas neoliberales.

La crisis ha abierto grietas en el sistema. Es una oportunidad para intentar cambiar el viejo modelo neloiberal. Ahora sólo faltar seguir insistiendo para que la brecha se ensanche. Las dos preguntas del primer párrafo sí tienen una respuesta: un sí rotundo. Rotundo, pero lento: el cambio se hará esperar. El viejo sistema no acaba de morir y el nuevo aún no termina de nacer. Entre medias los economistas y los políticos pueden debatir, como lo harán en Ecooo, intentando descubrir qué nos espera más allá.