Público
Público

El Ibex registra tras el 1-O su peor sesión desde agosto, con una caída del 1,21%

Los bancos catalanes Sabadell y Caixabank son los más castigados en la bolsa, con descensos superiores al 4%, mientras la prima de riesgo superar los 120 puntos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos monitores en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid, en una sesión de fuertes caídas tras el referendum del 1-O en Catalunya. EFE/Ballesteros

El Ibex 35 ha cerrado la primera sesión tras el referéndum independentista del 1-O con un retroceso del 1,21%, de forma que firma su peor sesión desde mediados de agosto y termina por debajo de los 10.300 puntos (10.255,7). Las ventas no se limitaron esta vez a valores con sede en catalunya  y la escalada de tensión quedó también reflejada en los mercados de renta fija, donde la prima de riesgo y la rentabilidad de los bonos españoles escalaba a máximos de cuatro meses.

La preocupación por Catalunya ha afectado además a la cotización del euro mientras líderes de varios países e instituciones internacionales exigían diálogo entre Barcelona y Madrid.

De esta forma, el principal indicador del mercado bursátil español se ha desmarcado de la tendencia alcista de las principales plazas europeas. La Bolsa de Londres se ha colocado por delante con un alza del 0,9%, seguida por los parqués de Fráncfort (+0,58%) y París (+0,39%). "Hasta ahora, la incertidumbre sobre la situación en Catalunya había afectado casi exclusivamente a los bancos catalanes, pero hoy se ha contagiado al resto de la bolsa", ha señalado Sonia Tardío, operadora de renta variable de CM Capital Markets.

Caixabank se desplomó un 4,4% y Sabadell un 4,5%, aunque los grandes Santander y BBVA también han caído con un fuerza (un 1,6% y un 2,4%, respectivamente). La nacionalizada Bankia ha cedido un 3,3% y Bankinter, un 1%. Para el analista de Self-Bank Felipe López-Gálvez, el peor comportamiento bursátil del sector financiero se explica porque un empeoramiento de la economía catalana y española podría derivar en una mayor morosidad bancaria, "algo que afectaría especialmente a los bancos con mayor presencia en territorio nacional".

Otras compañías con sede en Catalunya no han sufrido desplomes tan acentuados y ni siquiera se han situado entre las mayores caídas. Así, a pesar de cerrar en rojo, Colonial (-1,12%), Gas Natural (-0,93%), Cellnex (-0,41%) y Abertis (-0,2%) no se han visto tan penalizadas como la banca.

Valores industriales con gran ponderación en el Ibex como Inditex o Telefónica bajaron un 1,3% y un 1,5%, respectivamente.

Entre la escasa media docena de valores que se libraron de las pérdidas, IAG destacó con un avance cercano al 2% por la desaparición de un competidor en el sector tras la quiebra de Monarch Airlines.

Al cierre de la primera jornada bursátil tras el 1-O y el mantenimiento del rating de España por parte de la agencia Standard and Poor's, que puso freno a una posible subida de la nota por las "tensiones" con Catalunya, la prima de riesgo española ha escalado hasta el entorno de los 124 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a diez años en el 1,684%, desde el 1,6% del viernes.

No obstante, los analistas señalaban que la tendencia en el mercado de deuda se veía contenida por las compras de bonos del BCE como parte de su programa de estímulo a la economía y la inflación. "Contar con el respaldo del BCE creemos que ayudará a contener mayores subidas. De cara al medio/largo plazo el impacto de la renta variable debería ser limitado, en la medida en que la incertidumbre se vaya diluyendo", han apuntado los expertos de la firma Renta 4.