Público
Público

Igualdad laboral Unidos Podemos presenta la ley para acabar con la discriminación retributiva

La propuesta presentada hoy por la confederación Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea propone la modificación de una decena de leyes y aboga por la correcta valoración de puestos de trabajo que acaben con la desigualdad laboral.

Publicidad
Media: 5
Votos: 6
Comentarios:

Unidos Podemos- En Comú Podem- En Marea, momentos antes de presentar la Ley de Igualdad Retributiva con el objetivo de acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres, esta mañana en el Congreso de los Diputados. EFE/ JJGuillen

La formación confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha registrado este martes en el Congreso de los diputados una ley que pretende acabar de una vez por todas con la discriminación retributiva entre hombres y mujeres y que supondrá una mayor transparencia por parte de las empresas que permita detectar y corregir esta desigualdad.

Según ha explicado la representante de En Marea, Yolanda Díaz en la presentación, "esta ley va más allá de poner el foco en los salarios, puesto que hay otros factores clave para detectar la desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral". Los pluses y complementos retributivos, la desigualdad de salario por categorías laborales aleatorias o las horas extra, esconden desigualdades difíciles de detectar. "España tiene un sistema de retribución totalmente opaco" ha afirmado Díaz, con el que esta ley pretende acabar.

Está "claro que, tal como se encuentra configurado actualmente el ordenamiento jurídico laboral español, no da adecuada respuesta a la obligación de equiparación real y efectiva entre hombres y mujeres, establecida en el artículo 9.2 de la Constitución", afirma el documento.

Por ello Unidos Podemos ha explicado que se trata de una ley "transversal", que obligará a la modificación de al menos diez normas del ordenamiento jurídico de nuestro país. Entre ellas: la reforma de varios artículos de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, la del Estatuto Básico del Empleo Público, la Ley General de la Seguridad social o la de Infracciones y Sanciones en el orden Social entre otras.

"Se trata de una ley que ayuda a visibilizar el trabajo de las mujeres y a destruir estereotipos"

"Se trata de una ley que ayuda a visibilizar el trabajo de las mujeres y a destruir estereotipos", afirmó María Amparo Ballester, catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Valencia, que ha sido una de las redactoras de la ley. Ballesteros afirmó que al tratarse de una ley transversal, afecta a todos los aspectos en los que se desarrolla el trabajo, "no solo laborales y funcionales, sino que también a aspectos del trabajo doméstico y del cuidado", que son los que más desarrollan las mujeres.

"El centro de toda la ley es la identificación y la lucha contra la incorrecta valoración de los puestos de trabajo. El gran problema es que no se entiende dónde está la discriminación. Se suele creer que la discriminación retributiva es que se paga menos a las mujeres que a los hombre en casos de idéntico trabajo y esto no es cierto. El problema es más complejo y difícil de detectar, porque estamos ante una  defectuosa valoración de los puestos de trabajo. Es decir, una infravaloración del trabajo realizado por mujeres y una infravaloración de las supuestas habilidades de típicamente femeninas" lo que hace que pervivan los estereotipos", añade Ballesteros.

Por ello, entre las principales medidas contenidas en esta ley está la propuesta de definir el concepto de "trabajo de igual valor", por el que será necesario especificar los criterios de valoración de los puestos de trabajo de una manera objetiva. Con esto, explican desde la formación morada, se acabaría con la desigualdad encubierta de retribuir más a puestos que son similares pero tienen una denominación distinta. Para asegurar la implantación de estos criterios

Entre las medidas contenidas en la ley también destaca la necesidad de clarificar las nóminas y los conceptos retributivos contenidos en ellas, de forma que el trabajador conozca de dónde procede cada percepción que recibe y pueda compararla con la promediada en la empresa. También establece el derecho individual de los trabajadores y trabajadoras a acceder a la información promediada y desglosada por género de la retribución abonadas por la empresa y que dicha información sea incluida en la nomina.

​Otro de los puntos novedosos de esta propuesta es el echo de que establece la igualdad retributiva entre los trabajadores de la empresa, independiente de si forman parte de la pantilla principal o si han sido contratadas por una contratista.

En relación a las medidas que favorecen la posibilidad de demandar, el documento establece la "presunción de discriminación indirecta si la diferencia en la retribución de las trabajadoras por la empresa supera en 20 puntos el abono a los trabajadores". Esta presunción se aplicará tanto cuando esa diferencia se produzca en la retribución global, como en percepciones concretas (como complementos).
Otra revolución que supone esta propuesta de ley es que se incluiría el trabajo no remunerado (realizado mayoritariamente por las mujeres)

Necesidad de reformar la Ley de Igualdad

Precisamente, sobre la Ley de Igualdad se ha referido también Díaz en su intervención para señalar las "carencias" que, a su juicio, esta norma tiene en materia de discriminación laboral por género. Por ejemplo, ha señalado que los permisos de paternidad y maternidad no están abordados en este texto.

En este sentido, la norma propuesta por Unidos Podemos propone, además, garantizar el acceso a los representantes de los trabajadores a la retribución inicial de los trabajadores de la empresa, así como a los salarios desglosados por género y conceptos retributivos, tanto salariales, cualquiera que fuera su naturaleza, como los extrasalariales que se paguen en dinero o en especie.

"Los planes de igualdad deberán contener una auditoria salarial" en aquellas empresas que, según la Ley de Igualdad, tienen el deber de llevar a cabo este plan
Por último, la nueva norma propone modificar la actuación de la inspección de trabajo y Seguridad Social y la creación de en todas las Inspecciones provinciales de ambas entidades una unidad especializada en materia de igualdad de trato entre hombres y mujeres en el ámbito labora.

Posible veto del gobierno

Para Díaz es impensable que el Gobierno vaya a vetar esta norma en su trámite parlamentario, puesto que responde y desarrolla una Recomendación sobre transparencia salarial aprobada por la Comisión Europea en abril de 2014 y que aún no se había incluido en el ordenamiento español.

La semana pasada, el Congreso en pleno votó a favor de una moción de Unidos Podemos en favor de la igualdad retributiva. Sin embargo, Pablo Iglesias, dudó de de que el Gobierno no vaya a ejercer su derechos de veto en esta ley.

"Esta no va a ser una excepción", afirmó el líder de Podemos. "Tenemos un Gobierno fuera de la ley que abusa sistemáticamente de la prerrogativa del veto para poner en cuestión uno de los fundamentos de la democracia en nuestro país, como es la separación de poderes. Hay que decirle a este Gobierno que sin igualdad económica no hay una democracia completa", afirmó Iglesias.

Muchos flecos para los sindicatos

Elena Blasco. Secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO, que estuvo presente en el registro de la ley, manifestó a Público que se trata de una ley importante, principalmente porque visibiliza la precariedad que sufren las mujeres y la invisibilidad del trabajo doméstico (el que se ha dedo en llamar "el impuesto femenino" (dedicar mucho mucho tiempo al hogar más que a las tareas profesionales). "Pero hay muchos flecos y muchas esquinas que pulir. Principalmente en teas de la negociación colectiva y todo el cambio legislativo que supones esta ley".

Blasco afirmó que es una norma muy positiva en los temas de negociación colectiva, porque "supondría un empuje importante para el trabajo de igualdad porque, aunque tengamos trabajo avanzado en esta materia, en la práctica se quedan muy alejados de lo que nosotros deseamos. Los planes de igualdad casi siempre se recogen, en la mayor parte de los caso, como beneficios empresariales, para poder adjudicar determinados contratos, pero luego no hay un seguimiento, ni mucho menos un seguimiento o evaluación de lo que se ha conseguido".

"Esta ley si que nos permite elaborar en la negociación colectiva medidas más concretas, que una vez que aparezca en estos convenios son de obligado cumplimiento, cosa que no ocurre en los planes de igualdad. La obligatoriedas de los planes de igualdad se limita a la buena voluntad de la empresa. Las mesas de negociación con las patronales son complicadas y una ley como esta podría ayudarnos a luchar contra esta discriminación", añade Blasco.