Público
Público

impuestos multinaciones digitales La UE cambiará las leyes para que Google y Amazon paguen más impuestos

Los países miembro eliminarán las normas que limitan los derechos impositivos a los países donde las empresas están presentes físicamente y elevarán así los impuestos a los gigantes de Internet que actualmente pagan una escasa cantidad.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

Logotipo de Google en el edificio de oficinas en Irvine, California. / REUTERS

Los ministros de Finanzas de la Unión Europea se disponen a discutir la semana que viene cambios normativos con el objetivo de subir los impuestos a las multinacionales digitales de Internet como Google y Amazon, según un documento al que tuvo acceso Reuters.

Los gigantes de Internet afrontan cada vez más presión en Europa por los pocos impuestos que pagan, pero también ha sido difícil para los países miembro elevar los impuestos a estas multinacionales porque las normas existentes limitan los derechos impositivos a los países donde las empresas están presentes físicamente.

"El marco legal actual favorece a las empresas digitales respecto a sus homólogas físicas y priva a los estados de valiosos ingresos fiscales", recoge un documento preparado por la presidencia de Estonia para una reunión informal de los ministros de Finanzas en Tallín el 15 y 16 de septiembre.

El documento propone una reforma de las normas impositivas internacionales para cambiar el concepto de "sede permanente" de forma que las multinacionales digitales tengan que pagar impuestos en cualquier lugar donde generen valor, y no sólo en los países donde tengan establecida su sede fiscal.

La propuesta surge ahora que varios países de la UE están negociando con grandes empresas digitales el pago de impuestos atrasados, pero se enfrenta a ciertos obstáculos legales establecidos sobre la obtención de pagos.

En julio, un tribunal francés dictaminó que Google, ahora parte de Alphabet Inc, no debía pagar 1.100 millones de euros (1.300 millones de dólares) en impuestos atrasados ​​exigidos por las autoridades francesas porque no tenía un "establecimiento permanente" en Francia y operaba allí desde Irlanda.

Según la propuesta de Estonia, incluso sin presencia física, las grandes empresas digitales estarían sujetas al impuesto de sociedades de los países donde obtienen beneficios. Un establecimiento permanente "virtual" sería suficiente para justificar la imposición.

La propuesta va más allá de los principios tributarios establecidos a nivel internacional por miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que incluye a los Estados miembros de la UE, Estados Unidos, Japón y otros países ricos.

Los 28 estados de la UE tienen un poder de veto sobre las cuestiones fiscales y algunos de ellos han bloqueado las reformas en el pasado. Para evitar un rápido contragolpe, la presidencia estonia propone discutir la cuestión en los próximos meses para llegar a una posición común en diciembre.

"Esta posición común a nivel de la UE debería utilizarse para impulsar los cambios a nivel mundial", dijo un diario estonio. No se prevén cambios a nivel de la UE a menos que se modifiquen las normas a nivel mundial. El objetivo es evitar una pérdida de competitividad de la economía de la UE.