Público
Público

Resultados Indra vuelve a los beneficios, al ganar 69,9 millones en 2016, pese a la caída de ventas

La compañía tecnológica logra reducir un 25% el volumen de deuda hasta los 523 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Sede de Indra. E.P.

Sede de Indra. E.P.

Tras el proceso de reposicionamiento puesto en marcha en 2015, Indra volvió a registrar un descenso de sus ingresos en 2016 por segundo año consecutivo, aunque logró un beneficio neto positivo gracias al recorte de gastos y a la renuncia a proyectos no rentables.

El grupo de servicios tecnológicos, que tiene una parte importante de su negocio en el sector de defensa, dijo que sus ventas registraron una caída del 4,9% a 2.709 millones de euros. El beneficio neto fue de 69,9 millones de euros, frente a las pérdidas de 641 millones de euros de un año antes y la ganancia de 87,7 millones de euros estimados por los analistas.

El Ebitda, que también fue negativo el año anterior (-473 millones), se situó en positivo en 2016 alcanzando los 229 millones de euros frente a los 225 millones proyectados.

Por verticales, la unidad de Transporte y Tráfico y Defensa y Seguridad (T&D) registró un crecimiento del 1% en moneda local de los ingresos, que se mantuvieron planos en términos reportados, mientras que los de la división de Tecnologías de la Información (TI) cayeron un 5% en moneda local y un 8% en términos reportados afectados por dinámicas sectoriales y geográficas y por la estacionalidad propia de alguno de sus negocios, como el recuento electoral.

La compañía informa de que el tipo de cambio tuvo un impacto negativo en ventas de 61 millones de euros en el conjunto del año, que en su gran medida se concentró en el primer semestre (58 millones de euros). Por contra, se estabilizó en el tercer trimestre y ya tuvo un impacto ligeramente positivo en los tres últimos meses del año.

El grupo dijo que cerró el año con una deuda neta de 523 millones de euros (un 25,3% menos de los los 700 millones de euros que registraba a 31 de diciembre de 2015) , lo que supone un ratio deuda neta/ebitda de 2,3 veces, frente a las 5,4 veces con las que cerró 2015.