Publicado: 29.02.2016 16:00 |Actualizado: 29.02.2016 18:34

Los inversores sacan de España 70.200 millones en 2015, frente a los 5.600 millones invertidos en 2014

La balanza por cuenta incrementó un 63,7% su superávit en 2015, hasta 16.700 millones

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Detalle del edificio de la sede del Banco de España, en Madrid. E.P.

Detalle del edificio de la sede del Banco de España, en Madrid. E.P.

MADRID.- Los inversores sacaron de España 70.200 millones de euros en 2015, cifra que contrasta con los 5.600 millones de euros que invirtieron en el país en 2014, según la balanza de pagos que publica el Banco de España. Sólo en el mes de diciembre, los inversores retiraron de España 29.700 millones de euros. La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los inversores españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.

En el desglose de los datos, los 70.200 millones que los inversores sacaron de España en 2015 se produjeron por la retirada de 21.300 millones en las inversiones directas, así como los 48.800 millones de euros que retiraron del país en otras inversiones (préstamos, repos y depósitos).



En inversiones de cartera, los inversores también sacaron de España 700 millones de euros durante el año pasado y únicamente en derivados financieros invirtieron en el país 600 millones de euros.

El importe sacado de España por los inversores en 2015 (70.200 millones de euros) contrasta con los 5.600 millones que invirtieron un año antes y más aún con los 73.600 millones de euros que trajeron a España en 2013, gracias a la mejora de la economía española y la mayor confianza en la misma.

En conjunto, la balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, registró un superávit de 16.700 millones de euros en 2015, un 63,7% más que el obtenido en 2014 (10.200 millones de euros), según datos del Banco de España.

De esta forma, la balanza de pagos cerró el año con siete meses consecutivos en signo positivo después de obtener en los cinco primeros meses de 2015 un déficit por cuenta corriente de 900 millones de euros.

La evolución en el último año se explica por el mayor saldo de la balanza de bienes y servicios, que se incrementó un 5,3% hasta los 27.400 millones de euros, mientras que la balanza de rentas finalizó el pasado año con un saldo negativo de 10.700 millones, por debajo de los 15.700 millones de un año antes.

En la balanza de turismo y viajes, el superávit alcanzado durante el pasado año ascendió a 35.300 millones de euros, ligeramente por debajo de los 35.400 millones de 2014.

La cuenta de capital registró, por su parte, un superávit de 6.000 millones de euros, frente al saldo positivo de 4.400 millones de euros de un año antes.

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que determina la capacidad o necesidad de financiación de la economía, fue positivo al cierre del año y se situó en 22.700 millones de euros, frente a los 14.700 millones de euros del mismo periodo de 2014.