Público
Público

Italia aprueba aumentar en 20.000 millones su endeudamiento para un rescate de sus bancos

Monte dei Paschi, en medio de su ampliación de capital, avisa que podría quedarse sin liquidez en cuatro meses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Entrada principal de la sede del banco  Monte dei Paschi, en Siena. REUTERS/Max Rossi

Entrada principal de la sede del banco Monte dei Paschi, en Siena. REUTERS/Max Rossi

ROMA.- Las dos cámaras del Parlamento italiano han aprobado este miércoles la solicitud del Gobierno para incrementar su endeudamiento en 20.000 millones de euros con el fin de reforzar al frágil sector bancario del país, lastrado por créditos morosos, y adoptar las medidas que pudiesen resultar necesarias para proteger a los inversores.

La petición del Gobierno coincide con un momento crítico para la recapitalización de Banca Monte dei Paschi di Siena, que busca captar 5.000 millones de euros mediante una ampliación de capital y eludir así un rescate.

La propuesta del Gobierno para incrementar el endeudamiento del Estado podría elevar la ratio de deuda de Italia, actualmente la segunda mayor de la zona euro, sólo por detrás de Grecia, hasta el 134% del PIB en 2017, frente al objetivo inicial de Roma de reducir la carga al 132% del PIB.

El rescate de la banca podría elevar el ratio de deuda pública italiano, el segundo más alto de la zona euro, hasta el 134% del PIB

La propuesta del Ejecutivo liderado por Paolo Gentiloni recibió el respaldo de 389 diputados, frente a 134 votos en contra y 8 abstenciones, mientras que en el Senado la petición superó el trámite con 221 votos favorables y 60 contrarios, mientras se abtuvieron 3 senadores.

El ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, señaló que los inversores minoristas percibirán un efecto muy leve o nulo en caso de que el Gobierno tenga que intervenir para ayudar a sus prestamistas. "El impacto sobre los ahorradores, si tiene lugar una intervención (del Gobierno), será absolutamente mínimo o inexistente", dijo Padoan al Parlamento al solicitar el permiso para elevar el endeudamiento.

Monte dei Paschi dio comienzo este lunes a la ampliación de capital por 5.000 millones de euros, que está destinada en un 65% a inversores institucionales tanto italianos como extranjeros y en un 35% al público general, aunque los accionistas del banco tienen prioridad sobre el 30% de la oferta. Las acciones del banco italiano acumulan una depreciación del 85% desde comienzos de año, hasta alcanzar actualmente un precio de 18,62 euros por acción, después de una reorganización del capital que recoge que una acción nueva representa a 100 antiguas.

Ante el temor de que Monte dei Paschi no alcance los objetivos previstos en su ampliación de captial, se prevé que esta semana el Tesoro tenga que intervenir para salvar al tercer mayor banco del país, por lo que necesita autorización parlamentaria para endeudarse más para cubrir la operación. Fuentes del Gobierno dijeron que el fondo de rescate de 20.000 millones de euros también se utilizará para dar un impulso a otros bancos.

Sin liquidez en cuatro meses

El renqueante  Monte dei Paschi prevé agotar sus aproximadamente 11.000 millones  de liquidez más rápidamente de lo anteriormente pronosticado, mostró el miércoles un documento actualizado en la página web del banco. El banco señala que su situación de liquidez neta, que actualmente se encuentra en 10.600 millones de euros, alcance cifras negativas en cuatro meses. El domingo el banco había pronosticado que la situación de liquidez neta actual, que era de 11.000 millones de euros, entraría en zona negativa en 11 meses en función de una serie de asunciones.

El martes, el banco informó que ha captado cerca de 500 millones de euros en el marco de su oferta de canje de deuda por acciones de la entidad, según una fuente conocedora de la situación. La entidad reabrió el pasado viernes su oferta de canje de deuda para incluir a los inversores particulares que poseen 2.100 millones de euros de deuda subordinada de la entidad y a los titulares de un instrumento denominado 'Fresh 2008'.

El banco toscano, que obtuvo la peor calificación en los test de estrés de la Asociación Bancaria Europea (EBA), necesita desprenderse de su elevada cartera de créditos dudosos y ampliar capital en 5.000 millones de euros antes del 31 de diciembre de 2015 para no poner en riesgo su viabilidad.