Publicado: 31.08.2016 14:41 |Actualizado: 31.08.2016 14:41

El jefe del primer banco alemán aboga por fusiones entre entidades europeas

El consejero delegado de Deutsche Bank cree que existen "demasiados bancos" en Alemania, donde no se ha producido una consolidación como la registrada en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El consejero delegado de Deutsche Bank, John Cryan, a su llegada a la rueda de prensa en la que ha presentado la reestructuración del primer banco alemán. REUTERS/Kai Pfaffenbach

El consejero delegado de Deutsche Bank, John Cryan. REUTERS/Kai Pfaffenbach

FRÁNCFORT.- El consejero delegado de Deutsche Bank, John Cryan, realizó el miércoles un poco frecuente llamamiento a fusiones transfronterizas en Europa, semanas después de que el banco alemán quedase mal parado en las pruebas de estrés europeas.

Las declaraciones de John Cryan probablemente espoleen un debate sobre el futuro del banco, aunque fue rápido en echar un jarro de agua fría a las informaciones que apuntaban a que el Deutsche examinó "a nivel teórico" una fusión con Commerzbank (que es en parte propiedad del Estado alemán).



Criticando lo que denominó el "aislado regionalismo entre los bancos", Cryan dijo: "Necesitamos más fusiones, a nivel nacional, pero también cruzando las fronteras". Preguntado sobre si prevé que vuelvan los tiempos en los que Deutsche vuelva a comprometerse en grandes compras, dijo "no pronto".

Cryan señaló que existen "demasiados bancos" en Alemania, donde no se ha producido una consolidación del sector semejante a la registrada en España o hacia la que apunta Italia, y ha expresado la necesidad de acometer un proceso en este sentido para mantener la competitividad, incluyendo fusiones tanto a nivel nacional como europeo. "Necesitamos una mayor consolidación en la banca para seguir siendo competitivos internacionalmente", afirmó el directivo británico durante su participación en un evento bancario organizado en Fráncfort por el diario Handelsblatt.

Además, el consejero delegado de Deutsche Bank ha criticado los efectos colaterales de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), que "no sólo hacen sufrir a los bancos, sino que tienen consecuencias desastrosas para ahorradores y pensionistas".

Los beneficios de los bancos europeos se han hundido en términos generales, mientras el crecimiento económico sigue débil y los tipos de interés permanecen en mínimos.