Publicado: 30.08.2015 15:45 |Actualizado: 06.11.2015 17:02

El Corte Inglés aparta de la cúpula a los críticos con la entrada del jeque

El inversor catarí, nuevo accionista del grupo de distribución, 'blinda' su inversión durante los próximos diez años, aunque expresa su intención de permanencia en el accionariado y su interés implicarse en los nuevos proyectos de la empresa.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
El jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber al Thani, en una intervención en el Foro Davos. REUTERS

El jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber al Thani, en una intervención en el Foro Davos. REUTERS

MADRID.- La junta de accionistas de El Corte Inglés ha acordado apartar del consejo de administración de la sociedad al grupo de accionistas críticos con la entrada en el capital del inversor catarí jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber al Thani. Se trata de los accionistas agrupados en  la Corporación Ceslar, representados en el órgano de gobierno de la entidad por Carlota Areces Galán, descendiente de uno de los fundadores del grupo.

En las últimas semanas, representantes de Ceslar han venido criticando la operación por la que se ha incorporado al accionariado el inversor catarí (que toma el 10% del capital del gigante de la distribución, con derecho a un asiento en el consejo de administración), amenazando con llevarla a los tribunales.



La destitución como miembro del consejo se debe, según El Corte Inglés, por "los reiterados incumplimientos incurridos durante las últimas semanas por Corporación Ceslar, de sus deberes de lealtad y secreto que le son exigibles como administrador al dar difusión pública a informaciones, datos, informes o antecedentes a los ha tenido acceso en el desempeño de su cargo y sobre los que debía guardar la necesaria reserva".

Este grupo de accionistas, que poseen un 9% de las acciones, habían expresado en varios medios su oposición a la llegada del jeque catarí, filtrando datos de la inversión y parte del acta del consejo en la que se dio el visto bueno a la operación, que calificaron de "una maniobra para arrinconar a los accionistas tradicionales y blindar el poder del actual equipo gestor".

El cese, según la información facilitada por El Corte Inglés, "ha sido adoptado con el voto favorable de todo el capital presente y representado en la Junta" (un 84%del capital, ó un 98% incluyendo la autocartera) con la obvia excepción de los representantes de Ceslar. La Corporación Ceslar ha anunciado que impugnará la junta de El Corte Inglés y su cese como consejero.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno Álvarez, posa ante la sede de la Fundación Ramón Areces, antes de la junta de accionistas. EFE/Juan Carlos Hidalgo

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno Álvarez, posa ante la sede de la Fundación Ramón Areces, antes de la junta de accionistas. EFE/Juan Carlos Hidalgo

En su intervención en la junta, el presidente Dimas Gimeno ha destacado que la incorportación al accionariado del jeque catarí "supone un acto de confianza en nuestra empresa y el comienzo de una alianza con un cualificado inversor global que contribuirá al desarrollo estratégico de El Corte Inglés". Desde el grupo de distribución se subraya que el jeque HBJ ha expresado su propósito de permanencia en el grupo y su interés en participar activamente en sus proyectos de desarrollo, como el plan de internacionalización que se preparará a lo largo de los próximos meses.

Préstamo a tres años a cambio de acciones

El acuerdo por el que el jeque Hamad Bin Jassim Bin Jaber al Thani (conocido por las siglas HBJ) adquiere una destacada participación en el capital de El Corte Inglés establece un serie de compromisos y condiciones por parte del grupo de distribución para garantizar que la inversión del nuevo accionista no pierde valor. Tales compromisos alcanzan un periodo de cerca de diez años.

Invierte 1.000 millones a cambio de un 10% del capital. Recibirá otro 2,5% adicional, que El Corte Inglés podrá recomprar

El jeque catarí, un destacado inversor internacional que ha ocupado puestos en el Gobierno del emirato (ha sido primer ministro y en otro momento ministro de Exteriores), toma un 10% del gigante de la distribución español, e inyecta 1.000 millones (que se destinan a amortizar deuda) a través de la sociedad Primefin, su vehículo inversor domiciliado en Luxemburgo.

La operación se ha instrumentado a través de un préstamo a tres años, convertible obligatoriamente al final del periodo en acciones representativas del 10% del capital (procedentes de la autocartera). Además, el préstamo tiene un cupón anual del 5,25% pagadero en acciones de la compañía, que darán al inversor un 2,25% adicional del capital social de la empresa. Sobre este paquete adicional hay un pacto de recompra por parte de El Corte Inglés.

Supuestos para las compensaciones

El acuerdo contempla dos supuestos principales para compensar al inversor catarí ante una eventual depreciación del valor de las acciones.

Por una parte, el equipo gestor de El Corte Inglés ha elaborado un plan de negocio a cinco años, con una tasa anual de crecimiento de la rentabilidad (medida por la evolución del beneficio bruto, o Ebitda) del 12%. Si el plan no se cumple en los primeros tres años, se compensa al jeque con un 1% de capital adicional. Los gestores del grupo de distribución creen que es un objetivo alcanzable, visto el comportamiento histórico de las cuentas de la empresa (sin contar los años recientes de la crisis). De hecho, el Ebitda ha crecido en el último ejercicio un 14,5%.

Shahzad Shahbaz, nuevo consejero de El Corte Inglés, en representación del jeque catarí Hamad Bin Jassin Al Thani

El segundo supuesto por el que se compensaría al jeque HBJ es el que llaman "eventos de liquidez", esto es, movimientos acciones (ventas de paquetes de otros accionistas o una eventual salida a bolsa) que traigan consigo una depreciación del valor de las mismas. Si se produjeran tales eventos y el valor de la sociedad fuera inferior a los 8.333 millones, se compensaría al inversor catarí con un 2% de capital adicional. Este compromiso se mantiene durante 4,5 años desde su entrada en el accionariado, más otros cinco años adicionales (nueve años y medio, en total).

El jeque tiene derecho a un puesto en el consejo de administración de El Corte Inglés. Ese puesto en el órgano de gobierno del grupo de distribución estará ocupado Shahzad Shahbaz asesor personal de HBJ.

Con su inversión, el jeque catarí entrada se convierte tercer accionista del grupo. El principal accionista es la Fundación Ramón Areces, que controla cerca de un 38% del capital. Por detrás está la sociedad IASA, donde están los heredores del anterior presidente Isidoro Álvarez (sus hijas,  Marta y Cristina Álvarez Guil, y su sobrino y actual presidente del grupo, Dimas Gimeno, entre otros), con una participación del 22%. 

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, y el presidente de la Fundación Areces, Florencio Lasaga, con las hermanas Álvarez.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, y las hermanas Álvarez Guil.

En el accionariado están representadas otras familias de los fundadores del grupo, a través de las socieades Ceslar u Mancor (con un 9% y un 7% del capital, respectivamente), así como algunos directivos. Tras la entrada del jeque HBJ, la autocartera queda por debajo del 4%.

Modernización de los estatutos

La junta de accionistas de El Corte Ingles ha aprobado varios cambios en los estatutos de la sociedad, que datan de 1935, aconsejados por la entrada del inversor catarí y por las  las reformas en la normativa mercantil y de auditoría,  que afectan al buen gobierno corporativo. Con estas modificaciones, el grupo moderniza su estructura societaria y le acercan más a los usos de una empresa cotizada.

Uno de los cambios permitirá formar parte del consejo de administración sin ser accionista (el jeque no será formalmente accionista hasta dentro de tres años); el otro permitirá a los administradores operar libremente con la autocartera, sin que exista para esos títulos un derecho de tanteo por parte de los otros accionistas.

El grupo situó entre 10 y 15 el número mínimo y máximo de los integrantes del consejo de administración, donde entran Cristina Álvarez Guil (la otra hija de Isidoro Alvarez y que llega al consejo donde ya estaba su hermana Marta), y a Shahzad Shahbaz, que representa al nuevo inversor.

La junta, además, aprobó agrupar en una sola clase y serie todas sus acciones con un split de parte de las acciones, aquellas con un nominal de 60 euros. Ahora el capital social de El Corte Inglés estará compuesto por acciones de una única clase y 6 euros de valor nominal.