Publicado: 17.12.2014 13:31 |Actualizado: 17.12.2014 20:58

Joan Rosell, reelegido presidente de CEOE por un estrecho margen, para otros 4 años

Obtiene 345 votos a favor frente a los 312 logrados por su contrincante, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Juan Rosell, saluda a Antonio Garamindi,  tras el anuncio de los resultados de las elecciones en CEOE. Emilio Naranjo/EFE

Joan Rosell recibe la felicitación de Antonio Garamendi tras conocer la votación en las elecciones a la presidencia de CEOE. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- Joan Rosell, ha sido reelegido este miércoles presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para los próximos cuatro años al obtener 345 votos a favor (el 52,2% de los 660 votos emitidos, de los 773 vocales que estaban citados a las urnas) frente a los 312 logrados por su contrincante, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi. Han sido las elecciones más reñidas celebradas hasta ahora en la gran patronal del país, que representa a unas 1,2 millones de empresas.

Con estos resultados, Rosell sigue siendo el cuarto presidente de la patronal, tras Carlos Ferrer Salat, José María Cuevas y Gerardo Díaz Ferrán en unas elecciones que se han decidido por 33 votos de diferencia. Además de los votos que se ha llevado cada candidato, se han registrado 3 votos en blanco.



Hace cuatro años, Rosell salió elegido con un apoyo del 62,5% en su enfrentamiento con el andaluz Santiago Herrero. Este será su segundo y último mandado al frente de la patronal.

El dirigente empresarial catalán, de 57 años, se enfrentará al reto de liderar la patrola durante la incipiente recuperación económica tras la peor crisis en décadas y dejar definitivamente atrás los escándalos de corrupción en los que se ha visto envuelta la organización.

Los dos candidatos recibieron la noticia en primera fila de la Asamblea Electoral, celebrada en el Palacio Municipal de Congresos. Los comicios han comenzado esta mañana a las 10:30 horas (en segunda convocatoria) y el escrutinio de los votos se ha llevado a cabo dos horas después, de manera que sobre las 13:00 horas se ha hecho público el nombre del nuevo presidente hasta 2018.

Los apoyos de Rosell

Rosell ha contado con el voto procedente de los fabricantes de automóvil de Anfac, los de bienes de equipo de Sercobe y los concesionarios de Faconauto, así como las grandes distribuidoras de Anged, los supermercados de Asedas y otras asociaciones de la alimentación y la agricultura.

También le han respaldado las grandes constructoras de Seopan, la industria química (Feique y Anaip), las tecnológicas (Adigital y Aest), la hostelería (Fehr y Cehat), y otras de la enseñanza, los servicios, las finanzas, como la AEB, donde está presente La Caixa, uno de sus grandes respaldos.

De entre las organizaciones de comunidades autónomas, la candidatura de Rosell ha contado con el apoyo de la mayoría.

Garamendi, por su parte, ha sido avalado por el sector de la construcción CNC, el del metal Confemetal, el tecnológico de Ametic, una parte de las eléctricas de Unesa, y casi todas las cajas de ahorro (CECA).  Además, el candidato vizcaíno ha dicho tener el apoyo de las asociaciones vasca, cántabra, riojana, castellanoleonesa, castellanomanchega y asturiana, así como casi toda la gallega y parte de la valenciana, madrileña, canaria, andaluza y melillense. 

 

Rosell ha afirmado estar "decepcionado con algunos, muy pocos" miembros de la patronal tras los escándalos de corrupción

Durante su discurso de aceptación, Rosell insistió una vez más en pedir más reformas al Gobierno ("con mayor intensidad (y)mejor hechas"), y realizó una alusión al auge de Podemos, un partido con planteamientos izquierdistas que según los sondeos podría romper el histórico bipartidismo parlamentario español.

"Hay que seguir con las reformas y el equilibrio presupuestario, no pagar las deudas (como planteó en el pasado Podemos, aunque posteriormente ha matizado su mensaje) parece una ocurrencia no meditada pero (es) muy grave decirlo", dijo el empresario.

Con un programa que no difiere demasiado con el de Garamendi en temas como la moderación salarial y la defensa de la flexibilidad interna de las empresas, Rosell pretende reforzar el código ético impulsado por él mismo en la CEOE.

El objetivo del reelegido presidente es culminar en su segundo mandato la renovación de una organización que no ha sido ajena a los numerosos casos de corrupción que han salpicado la vida política, económica y social del país. 

El reelegido presidente afirmó estar "decepcionado con algunos, muy pocos" miembros de la patronal. "La solución se llama gobernanza y transparencia", declaró. "Desde el mundo de la empresa, hemos de recuperar y exigir las buenas formas, los buenos usos, venimos de un cierto declive ético, quizá un eclipse ético. No todo vale en ningún ámbito de la vida y especialmente en el ámbito empresarial", dijo Rosell.

Uno de los escándalos más sonados que ha afectado a la patronal fue el que llevó a la cárcel al predecesor de Rosell en la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, acusado de un delito de blanqueo de dinero y de alzamiento de bienes.