Publicado: 22.11.2016 20:22 |Actualizado: 22.11.2016 20:22

Los jóvenes fundadores de Snapchat no muestran ningún temor en su camino a la bolsa

Al contrario de lo que hicieron otras empresas tecnológicas, como Facebook o Google, cuando saltaron a Wall Street, no han querido contar con la "supervisión de un adulto" que ayude a gestionar la empresa

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Un cartelón con el logo de Snapchat en la fahada de la bolsa de Nueva York (NYSE) en Wall Street. REUTERS/Brendan McDermid

Un cartelón con el logo de Snapchat en la fahada de la bolsa de Nueva York (NYSE) en Wall Street. REUTERS/Brendan McDermid

SAN FRANCISCO.- Snap Inc, la candente empresa dueña del servicio de mensajería Snapchat, es considerada por muchos inversores en tecnología como el próximo Facebook o Google, aunque sus jóvenes fundadores están presionando de manera mucho más agresiva que sus predecesores en la transición desde una empresa de nueva creación (startup) a una compañía cotizada.

En un momento en el que en Silicon Valley está de moda evitar el mercado bursátil el mayor tiempo posible, Snap planea una colocación que le daría un valor de más de 20.000 millones sólo dos años después de haber empezado a generar ingresos y a pesar de que tiene mucho dinero en efectivo y posibilidades de levantar más capital en el mercado privado. Se espera que sea la mayor salida a bolsa en el sector tecnológico de Estados Unidos desde la de Facebook en 2012.



Además, desafiando las convenciones, no ha querido contar con la "supervisión de un adulto" que ayude a gestionar la empresa al cofundador y consejero delegado Evan Spiegel, de 26 años, y al jefe de tecnología Bobby Murphy, de 28. Imran Khan, un antiguo banquero de Credit Suisse que jugó un papel importante en la salida a bolsa de Alibaba Group Holdings Ltd en 2014, se está erigiendo como una figura clave en su papel de director general de estrategia.

Sin embargo, a algunos inversores les preocupa que la combinación de un equipo gestor sin experiencia y una valoración astronómica se convierta en un problema. "Es un equipo claramente inexperto que dirige una empresa que pide dos cosas: una valoración enorme y un múltiplo muy agresivo", dijo Max Wolff, estratega de mercado en 55 Capital. "Cuando empiezas a buscar inversores bursátiles para múltiplos de 30 veces el beneficio, la tolerancia al error, a las adversidades o al aprendizaje del trabajo se reducen".

Los fundadores de Snapchat Evan Spiegel (i) y Bobby Murphy (d), en un acto de la revista 'Time' en 2014. REUTERS/Lucas Jackson

Los fundadores de Snapchat Evan Spiegel (i) y Bobby Murphy (d), en un acto de la revista 'Time' en 2014. REUTERS/Lucas Jackson

El cuestionamiento al equipo de dirección se ha mantenido después de que una serie de ejecutivos senior dejasen la compañía tras breves periodos de tiempo.

Entre estos ejecutivos de alto perfil estaba Emily White, que se incorporó como directora general procedente de Instagram a comienzos de 2014 y dejó Snap poco más de un año después, según su perfil en LinkedIn. Mike Randall, que se enroló en Snap procedente de Facebook, se fue el año pasado tras menos de un año en el puesto de jefe de negocio y marketing. Un portavoz de Snap no quiso hacer comentarios.

"Creo que Snapchat está teniendo dificultades con el liderazgo", dijo Dave Carvajal, un cazatalentos para empresas tecnológicas. "Aunque algo sea una gran idea, sigue teniendo el desafío real de encontrar a la gente adecuada".

Spiegel, una figura enigmática que prefirió ubicar la empresa en la ciudad costera de Venice al sur de California en lugar de en Silicon Valley, no ha seguido los pasos del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, que se asoció pronto con Sheryl Sandberg, ex funcionaria del Departamento del Tesoro y ejecutiva de Google. Por su parte, los cofundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, cedieron al principio el papel de consejero delegado al veterano ejecutivo tecnológico Eric Schmidt.

"Creo que (Spiegel) es del estilo del dictador único", dijo Lyon Wong, inversor de riesgo y antiguo socio en Lightspeed Venture Partners, firma que hizo inversiones en Snap.

Salida a Bolsa como marketing

Snap, valorada en unos 18.000 millones de dólares, ha recaudado alrededor de 2.500 millones de dólares de inversores como el fondo mutuo Fidelity Investments, Sequoia Capital, T. Rowe Price y Alibaba. Según documentos regulatorios, levantó 1.810 millones de dólares el pasado mayo. Sin embargo, esta entrada de efectivo hace sólo seis meses no ha frenado las negociaciones de Snap para salir a bolsa, que llevan desarrollándose desde al menos hace un año, según fuentes familiarizadas con la situación.

El logo de Snapchat creado con papelitos de Post-it en las ventanas de la agencia de publicidad Havas Worldwide en Nueva York. REUTERS/Mike Segar

El logo de Snapchat creado con papelitos de Post-it en las ventanas de la agencia de publicidad Havas Worldwide en Nueva York. REUTERS/Mike Segar

Una colocación a principios del año que viene podría a ayudar a Snap a capturar la demanda contenida de los inversores tras una prolongada seguía de salidas a bolsa, al tiempo que se adelantaría a otros debut anticipados de tecnológicas como Uber Technologies Inc y Airbnb. "Sería más fácil contar su historia porque todo el mundo se centraría en ella", dijo Hans Tung, socio director de GGV Capital, que añadió que "habrá mucha demanda para este valor".

Algunos inversores dijeron que el impulso en términos de marketing y visibilidad que trae consigo una salida a bolsa es crucial para ayudar a Snapchat a conseguir más usuarios fuera de Estados Unidos y fuera de su base de usuarios dominante: los milenials. Snapchat dice que cuenta con más de 150 millones de usuarios diarios activos.

"El objetivo de la compañía es crecer lo más rápido posible", dijo Wong. "Y ya no hay más gente de 16 años que integrar en la plataforma."

Una salida a bolsa dará a la compañía una imagen de mayor madurez que atraerá a los anunciantes, dijeron inversores. Snap ha dicho a los inversores que espera unos ingresos por publicidad de 1.000 millones de dólares en 2017, según fuentes con conocimiento de la situación.