Publicado: 13.09.2015 12:10 |Actualizado: 25.09.2015 15:58

El juez rechaza el convenio presentado por Reyal Urbis para salir del concurso de acreedores

La inmobiliaria, que soporta una deuda de 3.978 millones, recurrirá el auto 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Viviendas de Reyal Urbis. E.P.

Viviendas de Reyal Urbis. E.P.

MADRID.- El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid ha rechazado la propuesta de convenio de acreedores que Reyal Urbis presentó el pasado mes de febrero con el fin de tratar de superar el concurso en el que la inmobiliaria está inmersa desde hace más de dos años.

La compañía que controla y preside Rafael Santamaría ya ha avanzado que interpondrá un recurso de apelación contra el auto, emitido este 21 de septiembre, y pedirá la suspensión de los efectos que se deriven del mismo hasta la resolución del recurso, según notificó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).



Reyal Urbis presentó ante el Juzgado Mercantil el pasado 13 de febrero una propuesta de acreedores con el fin de evitar su liquidación, emerger del concurso de acreedores en que se encuentra inmersa desde hace dos años y afrontar la deuda de 3.978 millones que soporta.

En su propuesta, la inmobiliaria contempla alcanzar un acuerdo unilateral con Hacienda y realizar una dación en pago de activos inmobiliarios a los bancos con una quita del 80%, según informaron entonces fuentes del proceso concursal.

La compañía plantea afrontar así la deuda de algo más de 400 millones de euros que tiene con Hacienda de forma distinta respecto a la de unos 2.900 millones que soporta con los bancos.

En el caso del fisco, la inmobiliaria contempla un plan de pago de ese pasivo en efectivo y a largo plazo. En cuanto a las entidades financieras, afrontará la deuda mediante la entrega de lotes de activos por sorteo.

No obstante, la valoración de dichos activos de Reyal arroja una quita de alrededor del 80% respecto al pasivo que la compañía soporta frente a la mayor parte de las entidades.

Principales acreedores

Sareb, Santander y el ICO figuran como principales acreedores de la inmobiliaria, con deudas de 600 millones, 480 millones y 220 millones de euros, respectivamente, de entre las más de veinte entidades financieras acreedoras de la compañía, ocho de ellas extranjeras.

En virtud de lo propuesto, el convenio de acreedores y el plan de viabilidad diseñado por la compañía contemplan que, en caso de que este plan se acepte y supere el concurso, la Reyal Urbis que surja del proceso será una inmobiliaria de un menor tamaño, que se quedará con un pequeño lote de activos y una deuda "asumible".

Reyal Urbis se declaró en concurso en marzo de 2013 tras no poder entonces alcanzar un acuerdo con sus bancos para la que hubiera sido su cuarta refinanciación de deuda. Se trata de uno de los mayores concursos de acreedores declarados desde el inicio de la crisis, junto con los de Nozar, Habitat, Llanera o Martinsa Fadesa, esta última actualmente en liquidación.