Público
Público

El juez ve indicios para juzgar a la excúpula de Pescanova por la crisis de la empresa

El juez José de la Mata les acusa de una larga lista de hasta ocho delitos que van desde el falseamiento de cuentas al blanqueo de capitales o el uso de información privilegiada.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa-Faro

El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, considera que hay indicios suficientes para juzgar al expresidente y mayor accionista de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa-Faro y a la excúpula de la sociedad por una larga lista de hasta ocho delitos que van desde el falseamiento de cuentas al blanqueo de capitales o el uso de información privilegiada.

En un auto conocido este lunes, el magistrado considera que deben ser juzgadas por estos hechos 19 personas como investigadas y 12 sociedades, entre ellas la propia Pescanova SA.

No fue posible contactar de inmediato con Sousa-Faro ni con sus representantes legales para recabar su versión.

Pescanova, que llegó a ser una referencia mundial gracias a un aparentemente exitoso modelo de negocio integrado en la industria alimentaria, sacudió a los mercados en 2013 cuando se destapó la ocultación de una deuda milmillonaria a través de una compleja red de sociedades interpuestas que terminó en un procedimiento de insolvencia y la suspensión de sus gestores.

Casi cinco años después, el magistrado encargado del caso señala que la situación de insolvencia que atravesaba Pescanova, holding con más de cuarenta sociedades participadas, "llevó a la sociedad a alterar los estados financieros".

De la Mata explica que la ocultación de deuda permitía a la empresa de pescado congelado presentar resultados positivos "que no se correspondían con la realidad, pues tanto Pescanova SA como el Grupo consolidado presentaban patrimonios netos y resultados negativos millonarios".

El juez relata en el auto varias prácticas contables irregulares desplegadas por los investigados para conseguir financiación por importes millonarios que luego no se anotaban como deuda en el balance.

El juez estima que el supuesto falseamiento de cuantas podría afectar "al menos" a los ejercicios entre 2009 y 2011 mientras que en lo relativo a un posible delito de estafa, explica que muchos bancos y entidades financieras accedieron a financiarles confiados en la solvencia que reflejaban sus cuentas.

En otro auto, De la Mata abre una pieza separada para investigar a la mujer de Fernández de Sousa, María Rosario Andrade, y a dos de sus hijos en relación con unas cuentas abiertas en una entidad bancaria de Andorra no declarada a Hacienda.

De acuerdo con la investigación, el 29 de octubre de 2015 se bloquearon tres cuentas de los tres investigados en Andbank por un total de 3,3 millones de dólares, 262.887 libras y 522.045 euros.