Publicado: 14.01.2016 13:41 |Actualizado: 14.01.2016 17:32

La Justicia francesa registra las oficinas de Renault para comprobar si trucó sus motores como Volkswagen

Las acciones del fabricante francés caen un 20% tras anunciar un sindicalista que la semana pasada hubo registros en varias oficinas de la compañía. El Gobierno confirma las inspecciones pero pide calma tras defender que no se encontró fraude en ningún motor

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Fotografía de archivo fechada el 14 de diciembre de 2012 que muestra a un hombre que camina junto a un concesionario de Renault en París. / EFE

Fotografía de archivo fechada el 14 de diciembre de 2012 que muestra a un hombre que camina junto a un concesionario de Renault en París. / EFE

MADRID.— Las acciones de Renault se desplomaban hasta un 20% a mitad de sesión en la Bolsa de París después de que se hiciera público que la justicia francesa registró la semana pasada varias sedes del grupo automovilístico francés.

El anuncio llegó por parte de un responsable del sindicato CGT, quien informó de que agentes de la Dirección General de la Competencia, del Consumo y de la Represión del Fraude investigan los departamentos de "homologación y puesta a punto de los controles del motor".



Según ese sindicato, las investigaciones podrían estar relacionadas con "las consecuencias del caso de los motores trucados de Volkswagen". "Hubo registros en varios emplazamientos de Renault realizados por investigadores de fraude", anunció el responsable sindical, Florent Grimaldi, a Reuters, confirmando así una información adelantada por Agence France Presse. "La dirección no ha confirmado que tenga que ver con emisiones de Nox (óxido de nitrógeno), pero dado los sectores que fueron inspeccionados creemos que podría estar relacionado", añadió Grimaldi.

Tras saltar la noticia, Renault ha asegurado que las autoridades galas están realizando pruebas en vehículos de diferentes marcas del país, entre las que se encuentra Renault, y afirmó que durante el proceso no se ha detectado ningún dispositivo malicioso de emisiones equipado en sus vehículos.

El Gobierno pide calma: "No hay frude en Renault"

La ministra francesa de Energía, Segolene Royal, ya ha comparecido para adelantar que las pruebas realizadas en los coches de Renault no habían mostrado ninguna presencia de las emisiones fraudulentas ni de este software que afecto a miles de vehículos Volkswagen.

"No hay fraude en Renault. Los accionistas y los empleados deben estar tranquilos", Aseguraba Royal a los periodistas.

"El procedimiento en curso no pone de manifiesto la presencia de un software malicioso equipado en los vehículos Renault", dice la compañía en un comunicado

En este sentido, la corporación señaló que hasta finales del pasado mes de diciembre se habrían analizado once vehículos, entre los que se incluyen cuatro de la firma del rombo. "El procedimiento en curso no pone de manifiesto la presencia de un software malicioso equipado en los vehículos Renault", subrayó.

La compañía explicó que la comisión técnica creada tiene el objetivo de garantizar que los fabricantes franceses de automóviles no equipan en sus vehículos software o dispositivos similares a los instalados en algunos modelos de Volkswagen.

Ante esta situación, la empresa indicó que las pruebas en curso son positivas, ya que permiten anticipar soluciones para mejorar sus vehículos, tanto los de las fábricas como los de los modelos en circulación. La firma apuntó que ha decidido que dichos progresos se presenten "rápidamente" en un Plan de Emisiones, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética de sus vehículos.

El desplome bursátil de Renault también ha arrastrado también al segundo constructor automovilístico francés, PSA Peugeot Citroën, cuyos títulos caían a media sesión cerca de un 9%.

Pero no es Renault el único fabricante bajo sospecha. Las acciones de FIAT —grupo automovilístico Fiat Chrysler Automobiles (FCA)— vive también una jornada de fuertes perdidas en la Bolsa de Milán, lo que ha obligado a suspender su cotización en varias ocasiones.

Según los analistas, el desplome del coloso automovilístico italiano se debe supuestamente a la denuncia de dos concesionarias de coches en Chicago (Estados Unidos) sobre las presiones recibidas para inflar las ventas mensuales.

A las 13.00 horas, las acciones de FCA volvían a cotizar en el parqué milanés tras ser suspendida su cotización y registraba una bajada de 9,83% y el precio se situaba en 6,7 euros.

Según los analistas, el desplome del coloso automovilístico italiano se debe supuestamente a la denuncia de dos concesionarias de coches en Estados Unidos

Sobre la marcha de los títulos de Fiat también puede estar influyendo la caída de las acciones de Renault en la Bolsa de París

Todo estos problemas tienen su origen en el caso Volkswagen. El fabricante de coches alemán reconoció el año pasado haber empleado software para ocultar el nivel de emisiones tóxicas de algunos de sus vehículos diesel en Estados Unidos.

Ahora enfrenta demandas de miles de millones de dólares de propietarios de coches que tenían instaladao un software similar en todo el mundo.

El escándalo provocó investigaciones sobre VW en varios países, aunque también de otros fabricantes para garantizar que cumplían la normativa.

Etiquetas