Publicado: 29.09.2016 22:09 |Actualizado: 12.10.2016 15:05

Las lavadoras Samsung (también) explotan

La compañía ha reconocido que algunos modelos producidos entre marzo de 2011 y abril de 2016 pueden estallar y provocar daños materiales o por impacto.

Publicidad
Media: 3.75
Votos: 4
Comentarios:
Un empleado inspecciona un grupo de lavadoras Samsung en una tienda de la compañía surcoreana en Johannesburgo. REUTERS/Siphiwe Sibeko

Un empleado inspecciona un grupo de lavadoras Samsung en una tienda de la compañía surcoreana en Johannesburgo. REUTERS/Siphiwe Sibeko

SEÚL.- La compañía Samsung Electronics, inmersa en una llamada a reparación a los propietarios de su smartphone Note 7, ha informado este jueves de que está en negociaciones con la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos para documentar potenciales problemas de seguridad en algunas de sus lavadoras.

Está Comisión ha emitido un comunicado en el que avisa a los consumidores sobre el peligro de estos electrodomésticos de la marca surcoreana, en concreto, de algunas lavadoras de carga vertical producidas entre marzo de 2011 y abril de 2016, que podrían estallar y provocar daños materiales o por impacto.



La compañía argumenta que ha sido ella la que ha dado el aviso a la autoridad norteamericana y ha reconocido los hechos: "En casos raros, las unidades afectadas pueden experimentar vibraciones anormales que podrían representar un riesgo de lesiones personales o daños a la propiedad cuando se lava ropa de cama, artículos voluminosos o resistentes al agua", ha afirmado en una nota de prensa.

Para solucionarlo, la empresa surcoreana propone que para lavar estos materiales se utilice el "modo delicado", que utiliza una velocidad reducida. 

Samsung ha puesto a disposición de sus clientes una página web para comprobar si su modelo de lavadora está entre los que pueden explotar. 

Estos problemas se suman a los que han experimentado algunos de sus smartphone. El pasado 2 de septiembre Samsung retiró del mercado el Note 7 y lo llamó a revisión, reconoció 35 casos documentados en todo el mundo de terminales que ardieron durante la carga debido a baterías defectuosas.