Publicado: 26.08.2015 09:51 |Actualizado: 26.08.2015 13:42

¿Por qué llenar el depósito de gasolina no cuesta la mitad si
el petróleo ha bajado un 57%?

Pese a el importante descenso que ha registrado el precio del crudo, el de la gasolina sólo se ha rebajado en un 12% en el último año.

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
Un empleado de una estación de gasolina llena el depósito  de un vehículo en la ciudad de Jersey (New Jersey, EEUU), el 8 de noviembre pasado. El precio del crudo Brent alcanzó los 89,95 dólares.

Un empleado de una estación de gasolina llena el depósito de un vehículo. ARCHIVO

El precio del petróleo registró este lunes su valor más bajo desde 2009, al situarse el barril de crudo Brent -el de referencia en Europa- en 43,67 dólares (38,04 euros), lo que supone un descenso anual del 57,2%. Caída que no se ha hecho notar de igual modo en los bolsillos de los consumidores, ya que el descenso en el precio de la gasolina ha sido del 12% (1,25 euros por litros) y el del gasóleo un 17% (1,09 euros por litro) anuales.

Además, la tendencia bajista que ha mantenido el precio del denominado oro negro en el último año ha supuesto un ahorro para España que supera los 8.000 millones de euros en el primer semestre de 2015 respecto al mismo periodo del año anterior, lo que supone una rebaja que ronda el 30% en la compra de petróleo y gas al exterior.




Así, el carácter importador del país hace que estas caídas en el precio del Brent se noten en las cifras de la balanza comercial española, puesto que España solo puede cubrir un 0,4% de su demanda con producción autóctona.

¿Por qué baja más el petróleo que la gasolina?

En diciembre de 2014, el precio del Brent se situó en mínimos anuales hasta los 67,8 dólares, lo que supuso un descenso anual del 38,9%. Por su parte, la gasolina cayó un 7,9% (hasta los 1,29 euros por litro) y el gasóleo un 9,4% (hasta los 1,22 euros por litro).

En marzo de 2009, cuando el precio del Brent cayó a mínimos de diez años, hasta los 45 dólares, el descenso anual fue del 56%, mientras que los precios de la gasolina y el gasóleo registraron descensos del 18,5% y del 24,1%, respectivamente.

En este contexto, el hecho de que el coste de la materia prima tenga un peso del 39% sobre el precio final de la gasolina y del 43% sobre el gasóleo, es uno de los motivos que explica el mayor descenso en el precio del crudo. Con todo, estos porcentajes se sitúan por debajo de la media europea.

Asimismo, para entender estas diferencias de descensos cabe destacar que, en realidad, lo que se toma como coste de materia prima no es tanto el coste del petróleo, como el de las cotizaciones internacionales de los carburantes.

Además, en este escenario volátil hay que tener en cuenta la depreciación del euro en relación al dólar, divisa de referencia para el crudo, así como los costes fijos a los que hacen frente las estaciones de servicio, como, por ejemplo, los costes de logística y distribución.

Mayor margen que en la UE, menores precios

Aún así, el desplome en los precios del Brent unido a estos menores descensos en el precio de los carburantes, ha hecho que el margen de las gasolineras españolas, esto es, lo que ganan por la venta de cada litro, se situase hasta seis céntimos por encima de la media comunitaria, según el último informe de la CNMC correspondiente al mes de junio de 2015.

Con todo, los precios españoles finales se sitúan por debajo de la media de la UE, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,458 euros y en 1,459 euros en la zona euro, según el Boletín Petrolero de la Unión Europea.


Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,227 euros de media en la UE y 1,183 euros en la eurozona, todo ello debido a la menor carga fiscal que soportan los carburantes en España.