Público
Público

Luis de Guindos Guindos defiende en Bruselas su candidatura a la vicepresidencia del BCE entre las críticas de la izquierda

Los eurodiputados de la Comisión de Economía evalúan a puerta cerrada a los dos candidatos a la vicepresidencia del Banco Central Europeo, Luis de Guindos por España y el gobernador del Banco Central Irlandés, Philip Lane.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Audiencia del ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, en Bruselas. EFE/Horst Wagner

En un Parlamento Europeo desierto, es ‘semana verde’ y los eurodiputados se encuentran en misiones, a puerta cerrada y en una sesión informal, han comparecido el ministro de Economía español, Luis de Guindos, y el gobernador del Banco Central Irlandés, Philip Lane, como candidatos a la vicepresidencia del Banco Central Europeo, durante apenas una hora.

Tan sólo diez eurodiputados han participado este encuentro fuera del procedimiento formal, con la ausencia del grupo de la Europa de la Libertad y la Democracia Directa (extrema derecha) y los conservadores. La reunión ha sido improvisada y ha tenido lugar a petición de la Eurocámara. Los parlamentarios, a pesar de su rol meramente consultivo, quieren dar su opinión antes, y no después, de que los Estados miembros de la Eurozona hayan elegido ya entre los candidatos y nominado formalmente a uno. Ese candidato, que se espera sea evaluado oficialmente por el Parlamento Europeo en marzo, deberá ser nombrado por el Consejo Europeo.

La comparecencia de los candidatos ha durado poco más de una hora. Ninguno de los candidatos ha querido hacer declaraciones al término de la misma. La deliberación de los parlamentarios, algo más de hora y media. Roberto Gualtieri, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros de la Eurocámara, que organizaba la audiencia, ha evitado hacer declaraciones al término de la sesión. Gualtieri se ha limitado a afirmar que por la mañana llamará al presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y le comunicará la posición del Parlamento respecto a la elección. Después, publicará un comunicado en nombre de la Comisión con los detalles de la evaluación.

Ninguno de los eurodiputados españoles que han participado en la reunión, Gabriel Mato (PP), Jonás Fernández (PSOE) y Ernest Urtasun (ICV), han querido hacer declaraciones para respetar así la comunicación conjunta que se hará pública este jueves.

Una presencia que Luis de Guindos trató de recuperar ya en 2015 cuando presentó sin éxito su candidatura a la presidencia del Eurogrupo, que perdió frente al holandés Jeroen Djisselbloem. En esta ocasión, sin embargo, se muestra confiado. “Los apoyos se cuenta con ellos pero no se cuentan. Yo soy optimista”, ha asegurado.

Otro aspecto fundamental de la nominación es que, a pesar de la petición expresa de la Eurocámara, los Estados miembros no han presentado ninguna candidata la vicepresidencia. “La cuestión de la igualdad de género es importantísima, yo siempre lo he defendido”, ha expresado el candidato. “Hay cinco puestos que en los próximos dos años vencen, todos hombres, y ahí hay una oportunidad para avanzar en la igualdad de género e ir hacia la paridad”, ha apuntado.

A de Guindos le han recibido Carlos Sánchez Mato y Sol Sánchez, de Izquierda Unida, que han entregado al ministro un currículum parodia. En él se detallan los fracasos en la carrera del popular, desde el coste para los ciudadanos de los rescates a la banca hasta el hundimiento de Lehman Brothers, del que era presidente en España. Parodia también porque los sobres iba sellados con una marca de “confidencial”, confidencialidad que, de hecho se exige a los eurodiputados que participan en el encuentro.

Los candidatos

Los Estados miembros han presentado solo dos candidatos a la vicepresidencia del BCE y han ignorado la única demanda expresa que les hizo la Eurocámara: tratar de mejorar la paridad, presentar una mujer. Ninguno lo ha hecho. Los candidatos son, por España, Luis de Guindos; por Irlanda, Philip Lane. Sobre el papel, el currículum de Lane es mucho mejor.

Philip Lane (48 años) tiene mejor currículum. Se doctoró en la Universidad de Harvard, ha sido profesor en Columbia y en el Trinity College de Dublín y desde 2015, es el gobernador del Banco Central Irlandés. Ha sido un colaborador cercano del actual presidente, Mario Draghi, y sus posturas en público siempre han sido muy cercanas a las de la institución monetaria. No es ningún secreto que Lane es, sin duda, el candidato que más simpatías despierta dentro del Banco Central Europeo. Además, Irlanda reivindica ser el único Estado fundador de la zona Euro que no ha contado con ningún puesto ejecutivo en la institución hasta ahora.

Por su parte, Luis de Guindos (58 años) defiende su candidatura como un ministro de economía sólido, que ha sido parte fundamental de la reestructuración económica, negociador del rescate a España y responsable del crecimiento económico que experimenta el país. Precisamente lo que le echan en cara sus detractores. Además, en el BCE no gusta su candidatura, con un perfil demasiado político que, entienden, podría poner en tela de juicio la independencia de la institución.

Sin embargo, son los Estados miembros los que deciden y ahí, de Guindos lidera las encuestas. Los gobiernos portugués, eslovaco y maltés han expresado abiertamente su apoyo a la candidatura española. Otros, como Finlandia, han mostrado ciertas simpatías. Y España podría contar con el apoyo de Alemania, si asegura el respaldo a una candidatura alemana a la presidencia del Banco que se libera en octubre de 2019.

La izquierda española contra Guindos

La candidatura de Guindos no solo no gusta en el BCE, tampoco a la izquierda española. El eurodiputado de ICV y miembro de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, Ernest Urtasun, considera al ministro un “pésimo” candidato. Coincide con quienes consideran que su elección implicaría una politización de la institución, pero además, entiende que el currículum de Guindos, con el fracaso de Bankia y el rescate a la banca, le invalida como candidato.

El diputado del Parlamento Europeo en la lista de La Izquierda Plural Ernest Ertasun. EFE/Leopoldo Rodríguez

También el PSOE, en España como en Europa, rechaza su candidatura. “El Partido Socialista ya advirtió al Gobierno de que si quería tener opciones de conseguir la vicepresidencia del BCE debía primar la cuestión de género y el nivel técnico, y que en ese caso contaría con el apoyo del PSOE”, explicó en un comunicado la delegación socialista tras el anuncio de la nominación. Desde el PSOE apuntan además que “no es el mejor candidato, no solo porque no cumple con los requisitos que se están marcando desde instituciones como el Parlamento Europeo, sino también porque como miembro del Eurogrupo ha defendido las políticas de austeridad que tanto daño ha causado y siguen causando en la Unión Europea”.

La candidatura de Luis de Guindos a la vicepresidencia del BCE es un nuevo intento de España por alcanzar puestos de poder en la Unión Europea que en los últimos años se le han resistido. El propio de Guindos ya fracasó en su intento de lograr la presidencia del Eurogrupo en 2015, carrera que perdió frente al holandés Jeroen Djisselbloem. El ministro rehusó presentarse una segunda vez en diciembre del pasado año, precisamente porque contaba con alcanzar un puesto ejecutivo en el BCE.

El procedimiento

Este miércoles los candidatos a la vicepresidencia del Banco Central Europeo comparecen de manera informal y a puerta cerrada ante el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara. Este encuentro se realiza a petición de los propios eurodiputados, pero no es oficial y en principio, es confidencial.

El próximo 20 de febrero serán los ministros de Economía y Finanzas de la Eurozona quienes se decidan por uno de los dos candidatos. Y entonces sí, el elegido comparecerá ante el Parlamento Europeo en una audiencia pública en torno al 26 del mismo mes.

En marzo, la Eurocámara votará si aprueba o no la elección, pero esta opinión es meramente consultiva. También la del Banco Central Europeo que podrá del mismo modo expresar su sentir al respecto. La decisión final, en cualquier caso, la tomarán los jefes de Estado y de gobierno de la zona Euro en el Consejo Europeo de marzo que se celebra los días 22 y 23. El mandato de Vítor Constâncio llegará a su fin el 31 de mayo y el 1 de junio, el nuevo vicepresidente tomará las riendas del cargo.

Con la elección de la vicepresidencia del Banco Central Europeo empieza una intensa y compleja negociación política. En los próximos dos años se libera un tercio de los puestos ejecutivos del Banco Central Europeo, incluida la presidencia y el puesto de economista jefe.