Publicado: 28.01.2016 20:09 |Actualizado: 28.01.2016 20:09

Madrid gestionará 300 viviendas del banco malo para familias vulnerables

El Ayuntamiento abonará mensualmente 125 euros por los habitáculos que están libres, la mitad, y 75 euros por los que están ocupados por familias que no pagan ninguna renta.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Jaime Echegoyen.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Jaime Echegoyen.

MADRID.- El Ayuntamiento de Madrid gestionará desde este jueves 300 viviendas —La mayoría de las viviendas están ubicadas en la zona sur de la capital— propiedad de la Sareb, la mitad de ellas ocupadas, en virtud de un convenio que se enmarca en la política municipal de disponer de más vivienda pública y por el que la sociedad recibirá en 8 años unos 2'8 millones de euros como contraprestación. Pasados los ocho años de vigencia del contrato, se podrá renovar anualmente.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Jaime Echegoyen, han firmado este jueves este contrato de cesión de las viviendas por el que el Ayuntamiento abonará al mes 125 euros por los habitáculos que ahora están libres, la mitad, y 75 euros mensuales por las 150 viviendas ocupadas donde ahora viven familias que no pagan ninguna renta a la entidad.



Según el acuerdo al que se ha hecho referencia en comisión, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMSV) sufragará al 50 % los gastos de reparación que pueden acarrear estas viviendas hasta un tope de 5.000 euros por cada una y se hará cargo además del impuesto de bienes inmuebles (IBI), mientras que la Sareb pagará las cuotas de comunidad de los pisos y los gastos de mantenimiento.



En el caso de las viviendas que ahora están libres, la EMSV las asignará a familias necesitadas que pagarán en cada caso un alquiler distinto hasta un máximo del 30% de sus ingresos, según los baremos, mientras que en las ocupadas los servicios sociales analizarán la situación de sus residentes.

"No sabemos lo que nos vamos a encontrar; no vamos a permitir la patada en la puerta ni los alquileres ilegales que habitualmente se hacen por mafias. Pero luego, detrás de cada puerta hay un problema y una necesidad que vamos a estudiar", ha explicado a los periodistas María Serrano, consejera delegada de la EMSV.

Más vivienda pública

Tras la firma del convenio, la alcaldesa de Madrid ha remarcado que esta operación que permite facilitar la residencia a 300 familias en riesgo de exclusión va en la línea de su política municipal de hacer posible que "todo el mundo tenga una vivienda" y ha comentado que su pretensión es disponer de más vivienda pública.

"La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMSV) pretende tener un gran parque de viviendas. El Gobierno anterior vendió una parte muy importante del parque de viviendas y nosotros estamos ahora intentando proveernos al máximo de viviendas que necesitamos para las emergencias y las necesidades de los más vulnerables", ha dicho Carmena a los periodistas.

En este convenio ambas entidades estaban trabajando desde el mes de julio, según ha dicho la alcaldesa, mientras que el presidente de la Sareb ha remarcado el trabajo de la entidad para que las viviendas que gestiona "lleguen a manos de quien realmente las necesita".

"Lo que podemos aportar es una parte de nuestro patrimonio cedido en alquiler de manera asequible para que se pueda pagar y se pueda tener un uso habitacional como Dios manda", ha comentado Echegoyen, quien ha dicho que, además del mandato de "liquidar" las viviendas, la Sareb tiene "sensibilidad social".

La entidad creada en 2012 para contribuir al saneamiento del sector financiero cuenta con un programa de vivienda social por el que ha cedido 1.765 viviendas en acuerdos suscritos con siete comunidades autónomas y los ayuntamientos de Madrid y Barcelona.