Publicado: 29.11.2015 23:38 |Actualizado: 02.12.2015 14:13

La maltrecha España que deja Mariano Rajoy en 14 gráficos

Uno de los ejes que vertebran el discurso electoral del PP es que Mariano Rajoy ha sacado a España de la crisis. Sin embargo, son numerosas las estadísticas que desmienten esa afirmación y demuestran que en esta legislatura que está a punto de acabar el Gobierno deja una España marcada por el aumento de la desigualdad y la pobreza.

Publicidad
Media: 4.45
Votos: 20
Comentarios:
Mariano Rajoy, a la izquierda, junto al rey Felipe y buena parte de sus ministros en un reciente acto oficial. / J.J. GUILLÉN (EFE)

Mariano Rajoy, a la izquierda, junto al rey Felipe y buena parte de sus ministros en un reciente acto oficial. / J.J. GUILLÉN (EFE)

MADRID.— Uno de los ejes que vertebran el discurso electoral del PP es que el Gobierno de Mariano Rajoy ha sacado a España de la crisis. El presidente del Gobierno se escuda en las grandes cifras macroeconómicas para repetir machaconamente que con él en el palacio de La Moncloa la economía española ha empezado a crecer y crear empleo, que en suma es lo que "les importa a los españoles", según ha dicho en varias ocasiones el propio Rajoy.

Por si eso fuera poco, Rajoy presume, además, de "no haber dejado a nadie en el camino" en estos años de dura travesía del desierto, con recortes sociales por doquier. Si uno mira los datos de la evolución del PIB o del paro de los dos últimos años, puede llegar a creer que ese mensaje es verdad. Sin embargo, otras muchas estadísticas —muchas de ellas sacadas de organismos públicos—, esas que hurgan en el día a día de los ciudadanos, dejan en evidencia el mensaje triunfalista de Rajoy y confirman una realidad que sólo el PP y el Gobierno se niegan a ver: la España de 2015 es peor que la que había en 2011. 



Rajoy deja una España maltrecha: pese al crecimiento económico de los dos últimos años, la pobreza y la desigualdad han aumentado a lo largo de la legislatura. Las estadísticas reflejan que aunque se haya creado empleo —precario y mal pagado en su mayoría— y aunque la economía crezca, mucha gente sí que se ha quedado en el camino. Valgan algunos ejemplos: cada vez hay más pobres; la renta media por persona ha bajado y por tanto, cada vez hay más gente a la que le cuesta llegar a final de mes o simplemente pagar la calefacción de su casa. Y a todo ello hay que sumar los recortes en el Estado de bienestar encargado de proteger a los ciudadanos. En definitiva, hay indicadores de sobra que demuestran que el triunfalismo de Rajoy tiene pies de barro. Aquí hemos escogido algunos.

1. Un paro similar al de 2011, pero menos empleo

Mucha gente ya no se acuerda, pero cuando estaba en la oposición, Mariano Rajoy se pasó la legislatura anterior prometiendo milagros. Incluso llegó a decir que con él en el Gobierno el paro bajaría a la mitad. Sin embargo, a día de hoy hay menos gente trabajando en España que hace cuatro años. En cuanto al paro, la legislatura termina con unas cifras muy similares a las que había 2011, sólo ligeramente por debajo. ¿Cómo es posible entonces que si ha bajado el paro se haya destruido empleo?

La respuesta hay que buscarla en la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica el INE cada tres meses. Según la EPA, a 31 diciembre de 2011 en España trabajaban 18,15 millones de personas y a 30 de septiembre de 2015 lo hacían 18,04 millones, en concreto 104.300 personas menos. En diciembre de 2011, cuando el PP accedió al poder, la tasa de paro era del 22,56% y había 5.287.300 parados. En septiembre de 2015, dicha tasa era del 21,18% con 4.850.800 personas sin empleo. Es decir, 436.500 parados menos casi cuatro años después. Pero la población activa (personas en edad de trabajar que tienen un trabajo o lo buscan) ha descendido en 540.800 personas en la legislatura de Rajoy; de ellas 436.500 han encontrado trabajo, lo que significa que otras 104.300 han sido, literalmente, expulsadas del mercado laboral español. Por lo tanto hay menos empleo en España que hace cuatro años. Y si hay menos empleo, hay menos riqueza.

2. Menos protección a los parados

Aquellas personas que han perdido su trabajo son los grandes sacrificados de la crisis. Entre diciembre de 2007 y diciembre de 2013 se perdieron 3,6 millones de empleos. Aunque a partir de 2014 empezó a crearse empleo, muchos trabajadores, especialmente los mayores de 45 años, no volverán a trabajar nunca. Pese a que el paro de larga duración se ha disparado, pese a que hay gente que no volverá a trabajar, el Gobierno del PP apenas ha mostrado sensibilidad alguna hacia los parados: no ha hecho nada por ampliar la tasa de cobertura del paro, que se ha reducido 18 puntos entre 2008 y 2015. Ahora, poco más de la mitad de los parados (54%) percibe la prestación por desempleo, cuando al principio de la crisis tres de cada cuatro desempleados estaban cubiertos (72%).

Además, la cuantía media de la prestación por desempleo ha bajado desde que el PP llegó al poder. El Gobierno la recortó en julio de 2012; pese a ello en octubre de aquel año la prestación media aún era de 859,3 euros. Tres años después, en octubre de 2015 —último dato conocido—, dicha prestación había bajado hasta los 801,5 euros. Son 57,8 euros menos al mes y casi un 8% menos en términos porcentuales. 

3. Trabajar por menos dinero

Aquellos que tienen la suerte de trabajar, o que han podido conservar su empleo, tampoco pueden echar las campanas al vuelo. En estos años, el Gobierno de Mariano Rajoy ha apostado sin tapujos por la devaluación salarial como vía para que la economía española gane competitividad. A Rajoy y a su Ejecutivo no les ha importado condenar a los trabajadores españoles a cobrar salarios bajos con tal de maquillar las estadísticas. El gráfico adjunto, que recopila datos de la Agencia Tributaria, demuestra que el punto de inflexión se produjo en 2012: ese año bajó abruptamente el salario medio, y no ha dejado de hacerlo desde entonces. Ahora el sueldo medio de los españoles está al nivel del año 2007.

4. Más trabajadores pobres

Este dato demuestra en toda su extensión que la crisis ha sido una auténtica estafa y que han sido los ciudadanos los que han terminado pagando los excesos de la banca y de todo el sistema financiero. La importante recesión de estos últimos años ha dejado una herencia difícilmente aceptable: la bajada de salarios auspiciada desde el Gobierno de Rajoy ha tenido como consecuencia un importante aumento del porcentaje de trabajadores pobres entre 2011 y 2014. Trabajar en España ya no garantiza escapar de la pobreza. Lo saben casi uno de cada seis trabajadores.

5. La renta media por persona, a la baja

Otro dato dato que desmiente el triunfalismo de PP y del Gobierno es el de la renta media por persona, que entre 2009 y 2014 ha bajado en 1.000 euros. Quizás ninguna otra estadística refleje mejor los sacrificios de la sociedad española: la crisis se ha cebado sobre todo con las clases medias y bajas; ellas son las grandes perdedoras. 

6. Aumenta la pobreza energética

Hay estadísticas que demuestran por sí mismas que la realidad social de España no es ese paraíso económico que trata de vender el Gobierno. El crecimiento de la pobreza energética, sobre todo a partir de 2013, desmiente la afirmación de Rajoy de que nadie se ha quedado en el camino. Que en 2014, el año de mayor crecimiento del PIB desde 2007, un 11,1% de los ciudadanos no puedan permitirse usar la calefacción lo suficiente para calentarse demuestra que la recuperación que pregona a los cuatro vientos el PP no ha llegado, ni de lejos, a toda la población.

7. Más personas en riesgo de pobreza

Es curioso y contradictorio que el acelerón económico de los dos últimos años (2013 y 2014) haya coincidido en el tiempo con un aumento del número de ciudadanos en riesgo de caer en la pobreza. En 2014, un tercio de la población española, ni más ni menos. Este dato desacredita no sólo el discurso de Rajoy sino incluso la esencia misma de su política económica.

8. La aventura de llegar a fin de mes

Como corolario de lo anterior, llegar a fin de mes se ha convertido en toda una aventura para millones de ciudadanos. Es muy significativo que el incremento de las personas que según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE tienen "muchas dificultades para llegar a fin de mes" coincide en el tiempo con la llegada del PP al poder en diciembre de 2011. Entre esa fecha y finales de 2014, el porcentaje pasó del 11,1% al 17,5%, sin olvidar que en 2013 ese porcentaje superó el 18%. 

9. Más desiguales

Es otra de las amargas consecuencias de las política económica del PP. La cohesión social en España se ha resquebrajado. Lo certifica el propio INE a través de la evolución del  coeficiente de Gini, un indicador que se mueve entre los valores 0 y 100, y donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad y 1000 se corresponde con la perfecta desigualdad. En los últimos años, fruto de todo lo anterior (menos empleo, sueldos más bajos, menos renta disponible o menor protección social), el coeficiente se ha acercado bastante a 100. 

10. Menos gente para pagar las pensiones

La afiliación a la Seguridad Social es un termómetro perfecto para medir el estado de salud del sistema de protección social de un país pues es con las cotizaciones de los afiliados con las que se pagan las pensiones. Mirando la evolución de los datos, se puede decir que el sistema español está enfermo. El número de afiliados en 2015 es casi idéntico al que había en 2011; de hecho, en octubre de 2015 todavía hay 8.500 personas menos afiliadas a la Seguridad Social que cuando Rajoy llegó al poder. Un mal dato, pero si hay menos empleo, lo lógico es que haya menos afiliados... y menos gente para pagar las pensiones. 

11. Más endeudados

Pese a los amplios recortes sociales, que han supuesto miles de millones de euros, ni Rajoy ni su Gobierno han conseguido mantener la deuda pública bajo control. Dicha deuda no ha dejado de crecer a lo largo y ancho de la legislatura hasta superar el billón de euros y rozar ya el 100% del PIB. España debe mucho más dinero en 2015 que hace cuatro años: en concreto, en septiembre de 2015 la deuda pública era 340.000 millones mayor que el mismo mes de 2011. ¿Cómo es posible ese aumento si se ha recortado el gasto? Pues porque no se gasta mucho menos que antes; simplemente, se gasta en cosas diferentes: antes se invertía más en Educación, pero ahora se dedican más de 100.000 millones a rescatar a los bancos, por ejemplo.

12. 'Sálvese quien pueda'

El indicador de la evolución del PIB en principio debería dejar en buen lugar a Mariano Rajoy. Pero es también una acusación en toda regla: Rajoy ha optado por la salida más injusta y neoliberal de la crisis, por aquella que le han impuesto los mercados, sin importarle en absoluto quien que se queda atrás. Porque es difícil explicar que en 2015 con un crecimiento interanual del PIB superior al 3%, aumente la pobreza y se ensanche la brecha social entre ricos y pobres. Es la demostración de que el crecimiento por el que aboga el PP es insolidario y no garantiza un mejor país, sino una salida precipitada y a cualquier precio del hoyo, de dónde, diga lo que diga el PP, aún no hemos salido.

Etiquetas