Público
Público

Marks & Spencer dice que debe modernizarse urgentemente para sobrevivir

El beneficio de la cadena británica de ropa y alimentación se desploma un 78% en su último ejercicio fiscal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de Marks & Spencer en una de sus tiendas en el centro de Londres. REUTERS/Toby Melville

La cadena minorista británica Marks & Spencer dijo que necesitaba modernizarse urgentemente para sobrevivir después de una segunda caída consecutiva del beneficio anual y una provisión de 321 millones de libras (321 millones de euros) por su programa de cierre de tiendas.

La cadena británica de ropa y alimentación Marks & Spencer (M&S) ha expresado la necesidad de modernizar su negocio y acelerar la transformación de la compañía, después de que su beneficio neto atribuido cayera un 78% en su último ejercicio fiscal, que concluyó el pasado 31 de marzo, hasta 25,7 millones de libras esterlinas (29 millones de euros).

Las cuentas de M&S incluyen un cargo extraordinario de 514 millones de libras (587 millones de euros) de los que 321 millones de libras (367 millones de euros) corresponder al programa de cierre de tiendas de la compañía.

La cifra de negocio de la cadena británica en el conjunto de su año fiscal alcanzó los 10.698,2 millones de libras (12.222 millones de euros), un 0,7% más que un año antes, con un crecimiento del 1,8% en su negocio en Reino Unido, hasta 9.611 millones de libras (10.977 millones de euros), mientras que la actividad internacional retrocedió un 7,9%, hasta 1.087,2 millones de libras (1.242 millones de euros).

Las acciones en la empresa de 134 años de venta al por menor de ropa y alimentos subían hasta un 6,5% el miércoles, después de que su beneficio ordinario para 2017/18 superase las expectativas de los analistas, mantuviese el porcentaje del beneficio destinado a dividendo (payout) y se cerrasen posiciones cortas sobre el valor.

Sin embargo, la empresa conocida como M&S, una de los grandes nombres de las ventas minoristas en Reino Unido, se enfrenta a una fuerte competencia de supermercados, cadenas de moda como Zara, H&M y Primark, así como de Amazon, mientras la presión sobre el gasto de los consumidores lastra los esfuerzos por revivir su negocio.

Una furgoneta de reparto de Marks & Spencer, aparcada en una calle de Londres. REUTERS/Toby Melville

En la presentación de resultado, el consejero delegado de la firma, Steve Rowe, señaló que que la migración de la actividad en los segmentos de moda y hogar hacia internet, junto al desarrollo de la competencia global y el crecimiento de la entrega a domicilio de comida amenazan el negocio y la posición de mercado de la compañía.

En este sentido, Rowe subrayó la necesidad de llevar a cabo una significativa mejora de sus cadenas de suministro tanto en ropa y hogar como en alimentación para poder llegar al mercado con mayor rapidez, reducir los elevados niveles de 'stocks' en ropa y mejorar la disponibilidad en el negocio de alimentación. "La nueva organización en gran parte estará lista para julio", señaló el máximo ejecutivo de la compañía.

En noviembre, dos meses después de que Archie Norman tomara la presidencia, M&S anunció su último intento de reorganizarse tras más de una década de decisiones que se convirtieron en espejismos (un programa de cierre y reubicaciones de tiendas en cinco años para reducir el exceso de superficie de venta en su negocio textil y pasos para hacer más competitivo su atribulado negocio de alimentación).

El grupo dijo el martes que cerraría 100 tiendas británicas para 2022, mientras trata de obtener al menos un tercio de sus ventas de ropa y hogar a través de Internet.

Al cierre del año 2017/18, la empresa tenía 1.035 tiendas en Reino Unido: 300 de ropa, alimentación y hogar, 696 sólo de alimentación y 39 de outlet.