Publicado: 06.05.2015 13:41 |Actualizado: 06.05.2015 13:43

La mayoría de los trabajadores que cobró en negro lo hizo por presión de las empresas

Casi la mitad de los parados aceptó una oferta superior al subsidio percibido. Según el director de Infojobs, impulsor del estudio, en España existe una explotación laboral estructural.  

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
inem

Trabajadores en la puerta de una oficina del INEM en Madrid.- EFE

MADRID.- La mayoría de los trabajadores que cobró en negro lo hizo porque las empresas no les ofreció otra opción para cobrar el trabajo realizado. De esta manera, uno de cada cinco parados y uno de cada diez trabajadores admite haber cobrado en B, es decir, sin declarar a Haciendo ni a la Seguridad Social. La razón esgrimida por la mayoría de los afectados es la presión realizada por las empresas para efectuar el pago de esta manera fraudulenta. 

Así se desprende del estudio presentado este miércoles por Infojobs ESADE sobre el mercado laboral en 2014, que también revela que el 20% de los trabajadores que cobraron en negro lo hicieron para poder complementar su salario principal. 



En la rueda de prensa, el director de Infojobs, Jaume Gurt, ha dicho que, en su opinión, en España existe, "en general y de distintas formas", una explotación laboral estructural, que ha achacado a la falta de "políticas claras" de creación de empleo.

Aceptar una oferta superior al subsidio

El estudio también permite apreciar que casi la mitad de los parados, un 46%, que recibió una oferta superior al subsidio que percibía se decantó por aceptar la oferta de trabajo. Entre los que la rechazaron (más de la mitad), el 25 % adujo que fue por el bajo salario mientras que un 37 % argumentó que rechazó la oferta de empleo por estar lejos de su vivienda o tener horarios incompatibles.

Jaime Gurt ha precisado que el informe concluye que el mercado se recupera (hay un 35 % más de empleos ofertados) pero "esta alegría no se nota a pie de calle. El ciudadano de a pie no percibe esa mejora".

Pérdida de poder adquisitivo

Además, ha recordado que hay congelación salarial, el 63 % de los encuestados percibe que ha perdido poder adquisitivo y uno de cada cinco parados ha trabajado en B, "básicamente porque necesita subsistir".

Según el director de Infojobs, uno de cada cinco parados ha trabajado en B porque "necesita subsistir".

A juicio de Gurt, "todavía muchos empresarios creen que tienen la sartén por el mango y ofrecen contratos por unas horas pero luego te piden más, y si no quieres no pasa nada, te vas a la calle y hay una fila enorme de personas dispuesta a todo".

Según el estudio, en 2014 el promedio del salario ofrecido es de 23.628 euros, lo que supone una pérdida de 23 euros respecto al año anterior pero además el 63 % de los encuestados asegura que este año ha perdido poder adquisitivo.

Para 2015, el informe no prevé grandes cambios ya que "tanto la CEOE como el Banco de España aconsejan, para mantener la recuperación, continuar con la moderación salarial", según la analista y directora del estudio, Neus Margalló, presente en el acto.

El futuro: todos autónomos

Según el director de Infojobs, el futuro tiene dos nombres: tecnología y autónomo. "Si no hay trabajo, trabaja por ti mismo". Así por ejemplo, el estudio corrobora que las nuevas tecnologías siguen siendo el motor de creación de nuevos puestos de trabajo.

Los emprendedores crecieron un 13 % en 2014 con casi 60.000 contratos.

Entre los empleos que mas se demandan están los especialistas en fibra óptica (tanto instaladores como jefes de proyecto o comerciales especializados). El informe también recalca la búsqueda de programadores al tiempo que continúa el crecimiento de especialistas en el sector móvil, big data y cloud computing.

Además, se multiplican las vacantes para personas que se establecen como freelance o autónomos. En concreto, los emprendedores crecen un 13 % en 2014, con casi 60.000 contratos.

Este tipo de contratación es 12 veces mayor que en 2008 cuando apenas se registraron 5.000 vacantes. Según el estudio, las vacantes que ofrecen contratos indefinidos supusieron en 2014 un 26 % mientras que los de duración determinada coparon el 25,6 %.En términos absolutos hubo 91.000 contratos indefinidos más que en 2013, un 52 % de aumento.