Público
Público

Mikhail Fridman, el 'zar' de los supermercados

El magnate ruso Fridman es propietario de la mayor cadena de supermercados de Rusia, a través de Alfa Group, uno de los mayores holdings financieros del país. Antes, hizo negocios en el petróleo. Su nombre aparece salpicado por el caso de la presunta quiebra fraudulenta del Grupo Zed

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El magnate ruso Mikhail Fridman, en el Festival de Venecia.

Una fortuna de 14.000 millones de dólares ha llegado al Ibex. El magnate ruso Mikhail Fridman, de 53 años, ha aterrizado en el selectivo español tras hacerse con el control del 25% de la cadena de supermercados Dia, y convertirse en su máximo accionista. Un sector con el que el empresario se siente muy familiarizado.

Fridman es propietario de X5 Retail, la mayor cadena de supermercados de Rusia. El millonario ruso posee a través de Alfa Group (uno de los mayores holdings financieros del país) el 47,86% de esta compañía, con una capitalización bursátil de 10.900 millones de dólares ( dos veces y medio más que Dia).

A través de otra de sus sociedades, LetterOne, Fridman compró el pasado junio por 1.800 millones de euros Holland & Barrett, una cadena de alimentos saludables y vitaminas que facturó 624 millones de euros en 2016.

Antes de llegar al sector de los supermercados, Mikhail Fridman, ingeniero metalúrgico, divorciado y con cuatro hijos, comenzó a levantar su fortuna vendiendo productos de limpieza y alquilando pisos a extranjeros, junto a sus compañeros de la Universidad de Moscú en los años 80.

El siguiente paso fue fundar la compañía Alfa Eco junto a German Khan (9.600 millones de dólares de fortuna en la actualidad según la revista Forbes), y Alexei Kuzmichev (que acumula 7.400 millones de dólares). La compañía, dedicada a la venta y reparación de material informático, logró expandirse y diversificarse con gran rapidez. Hasta llegar a los 90, donde fundaron Alfa Bank, actualmente, el mayor banco privado de Rusia.

Siete años después, a través de su sociedad Alfa Group, Fridman entra a formar parte del consorcio que controlará la petrolera siberiana TNK por 800 millones de dólares. Una sociedad que le ayudó a dar estabilidad a Alfa Bank durante la crisis financiera rusa.

En 2013 vendió el 50% de TNK, la tercera compañía energética rusa, a Rosneft, el gigante estatal ruso, por 28.000 millones de dólares.

Tras desvincularse del sector petrolero, Fridman comienza a diversificar sus inversiones y en 2006 funda la cadena de supermercados X5 Retail. También añade a su cartera a Rosvodokanal, la compañía líder en la gestión de agua de Rusia que facturó 274 millones de dólares en 2016.

La sociedad con la que ha entrado en el accionariado de Dia, Letterone, fue fundada por Fridman en 2013, junto a otros magnates rusos, entre los que se encuentran Khan y Kuzmichev.

Relaciones con Putin

Mikhail Fridman es originario de Leópolis, Ucrania. No obstante, este magnate posee un la nacionalidad ucraniana y rusa. Además, Fridman tiene pasaporte israelí debido a que es fundador de la Comunidad Judía de Rusia. Este millonario ha mantenido varios encuentros con el presidente ruso, Vladmir Putin, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Aunque sus relaciones políticas le han generado algún quebradero de cabeza. Fridman aparece en el informe que la CIA y el FBI entregaron al Gobierno de Estados Unidos sobre el presunto hackeo que benefició a Donald Trump en su victoria ante Hillary Clinton.

También Fridman aparece en un informe de la Policía española. El magnate ruso habría participado en la presunta quiebra fraudulenta del Grupo Zed Worldwide. Mikhail Fridman se sentaba en el consejo de administración con la familia Lara (grupo Planeta) y Botín (Banco Santander).