Público
Público

Presupuestos para 2017 Montoro saca pecho por el "gasto social" de los Presupuestos

El titular de Hacienda reprocha que “algunos pretendan una borrachera de gasto público” y defiende que contiene el proyecto cuentas públicas para 2017 persigue “crear empleo y reducir el déficit público”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro,durante su intervención en el debate de los Presupuestos Generales del Estado de 2017.EFE/Paco Campos

El ministro de Hacienda y de Función Pública, Cristóbal Montoro, se ha mostrado conciliador este mediodía en el hemiciclo del Congreso de los Diputados a la hora de defender el proyecto de Presupuestos Generales del estado (PGE) para 2017, los sextos que presenta en nombre del Gobierno de Rajoy, de los que ha presumido de su elevado gasto social. La actitud del ministro durante su intervención, sin duda, responde a la realidad de la cámara y la toma de conciencia de que el Ejecutivo no cuenta con una mayoría per se para aprobar las cuentas públicas.

Sin embargo, Montoro no ha dejado de ser fiel a su estilo. Sin perder la compostura, que tan fácilmente se salta a la torera, el titular de Hacienda no ha dejado pasar la oportunidad para lanzar su particular andanada: “¿Qué es lo que algunos pretenden?, una borrachera de gasto público (…), irse de copas presupuestarias”. Ha sido el único momento en el que su propia bancada, ante las risas en buena parte del hemiciclo, le ha aplaudido en toda la hora y cuarto que ha estado en la tribuna de oradores.

Montoro, que ha dedicado más de media hora a describir todo un rosario de cifras y fechas, cosa que ha tenido la delicadeza de advertir previamente, no se ha andado por las ramas a la hora de definir “el objetivo” de los PGE que defendía: “Estos presupuestos ni nos van a llevar al séptimo cielo ni van a traer las siete plagas”, ha dicho. Y ha insistido: “Estos presupuestos lo que pretenden es combatir la crisis económica y mantenernos a la cabeza del crecimiento económico del mundo desarrollado. Y crear empleo”.

El titular de las cuentas públicas, en un arranque de romanticismo político, ha llegado a afirmar que “personalmente no me importaría perder este debate”, eso sí, siempre que “esta cámara mantuviera los principios del crecimiento”; esto es, seguir en comunión con la Unión Europea y la estabilidad que “nos ha permitido prosperar y superar el mayor desgarro de la crisis: el desempleo”.

El presidente del Gobierno, mariano Rajoy, felicita al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras su intervención en el debate de los Presupuestos Generales del Estado de 2017.EFE/Paco Campos

En su opinión, la aprobación del proyecto de PGE para 2017 que ha defendido y sobre todo la reducción del déficit público y la deuda del Estado “no es una obligación, es lo que más conviene a España y a los ciudadanos. Este es el objetivo de estos presupuestos”. No obstante, en otro pasaje de su larga intervención, ha explicado que “la responsabilidad del Gobierno consiste en mantener el rumbo, no perder el norte”. Y ¿cuál es ese norte?, se ha preguntado: “El empleo, crear puestos de trabajo”.

Con todo, el ministro de Hacienda ha dedicado unos minutos a recordar que el anterior debate presupuestario tuvo lugar en agosto de 2015 “cuando muchas de sus señorías y algunos grupos no estaban presentes en esta cámara”. De esa forma ha reconocido “la diversidad” del hemiciclo para reclamar la necesidad de negociar. “Nosotros hemos negociado con casi todos – risas en las bancadas de la izquierda - …, bueno, con quienes se han dejado negociar”, ha matizado.

Y en esa línea ha apelado la “coherencia” del grupo socialista, a quien se ha dirigido sin nombrarlo, al recordar que el pasado mes de diciembre el cuadro macroeconómico conocido como “techo de gasto” recibió un respaldo mayoritario de la cámara, incluido el voto de loas socialista. “Estos presupuestos nacen de aquello” ha recalcado Montoro.

También ha dedicado reproches, sin citas concretas, a quienes desde los territorios lanzas quejas. “Estos presupuestos nos maltratan, se oye decir. Pero, ¿dónde está el gasto?, en los servicios sociales, en la protección social, en la dependencia. ¿Quién puede decir que estos presupuestos maltratan?, ¿a qué territorio?”, se ha preguntado antes de lamentar que nadie reclame información sobre qué servicios sociales se gasta. Y ha culminado ese argumento con las citas a la borrachera presupuestaria y el irse de copas presupuestarias “que pretenden algunos”.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, contesta a las preguntas de los periodistas en los pasillos del Congreso tras el debate de los Presupuestos Generales del Estado de 2017.EFE/paco Campos

En su opinión, el mejor modo de que la recuperación económica “llegue a todos, porque no ha llegado a todos por igual, es mantener y aumentar el gasto social. Lo que más se tendría que reclamar es en qué gastos sociales se invierte en estos presupuestos”, ha insistido. Y a partir de ahí se ha enzarzado con las cifras, porcentajes y pasajes de la historia (económica) reciente. El dato más relevante ha sido cifrar en el 64% el porcentaje de gasto social que contempla el proyecto de cuentas públicas para 2017 “frente al 60% que era el del presupuesto de 2011”.

Montoro ha acabado su intervención relatando las bondades de las cuentas públicas que defendía: “Reducimos el déficit, garantizamos el sector público, mantiene nuestro compromiso con el estado de bienestar, fortalece el Estado de las autonomías y, en resumen, es una nueva piedra para edificar la recuperación”. Y ha lazado un anuncio: “La negociación debe continuar a partir de la votación de mañana, que es solo el primer paso; debe continuar en la fase de las enmiendas”, ha explicado.