Público
Público

La morosidad de la banca sube en octubre en niveles previos al rescate

Los expertos avisan de que la contracción del crédito, que cae casi un 5% en un año, se puede mantener en el medio plazo tras las últimas medidas del BCE

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

El cartel de la entrada de la estación del metro de Banco de España, junto a la sede de la institución. REUTERS

MADRID.- La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas y cooperativas a particulares y a empresas ha subido ligeramente en octubre hasta el 9,269%, frente al 9,212% del mes anterior, con lo que se mantiene en su nivel más bajo desde mayo 2012, justo antes del rescate bancario, según los datos hechos públicos este lunes por el Banco de España.

La cifra total de créditos dudosos ha repuntado levemente hasta los 117.767 millones de euros en octubre, sólo 50 millones más que el mes anterior, con lo que se mantiene en su menor nivel desde mayo de 2011. Esto permite que la morosidad encadene ocho meses consecutivos por debajo del umbral del 10%, aunque se le resiste romper la barrera del 9%. De este modo, la tasa se ha reducido en 4,33 puntos porcentuales respecto al máximo histórico marcado en diciembre de 2013, cuando se colocó en el 13,6%.

La ligera subida de la morosidad se ha producido pese a que el crédito global del sector ha seguido cayendo en octubre. En concreto, se ha situado en los 1,270 billones, frente a los 1,277 billones del mes anterior. Eso sí, la tendencia de reducción del crédito se ha acentuado en términos interanuales, al desplomarse un 4,8%.

En octubre, las entidades financieras elevaron hasta los 71.426 millones de euros las provisiones, 1.627 millones de euros más que el mes anterior. Un año antes, este 'colchón' se situaba en 84.785 millones.}

Estabilizada por debajo del 10%

"La mora bancaria se asienta por debajo del 10% de manera estable desde que rompiera ese nivel hace unos meses. De la misma manera, se mantiene la evolución en el descenso de los créditos concedidos, tendencia que parece complicada revertir a corto plazo", ha explicado el analista de XTB Carlos Fernández en declaraciones a Europa Press.

Fernández ha recordado que el Banco Central Europeo (BCE) anunció en la última reunión que prorrogaba su programa de compra de activos, pero reducía la cuantía. Mediante este programa, unido a las subastas de liquidez, el BCE pretende aumentar la liquidez y que las entidades financieras aumenten su volumen de créditos concedidos.

Para el experto de XTB, las nuevas medidas del BCE pueden agravar en el medio plazo uno de los principales problemas de la economía española: la contracción en el crédito. En la actualidad vemos cómo con los tipos de interés al 0% y tras múltiples inyecciones de liquidez a los bancos no se ha conseguido revertir la tendencia bajista", ha reflexionado.

En este sentido, ha mostrado su preocupación una vez que los tipos empiecen a subir. "Si los tipos de interés suben, provocarán un encarecimiento del crédito, por lo que únicamente una clara mejora económica, que aumente el apetito por las inversiones, reactivaría el volumen de créditos concedidos", ha advertido.

Morosidad de hipotecas e inmobiliarias

Por su parte, la morosidad de los créditos para la compra de una vivienda bajó al 4,67% al cierre del tercer trimestre, lo que supone mínimos desde marzo de 2013, mientras que la del sector promotor e inmobiliario cayó al 25,63%, también su nivel más bajo desde marzo de 2012, según los datos provisionales del Banco de España. Al finalizar septiembre de 2016, las hipotecas morosas o impagadas sumaban 25.207 millones de euros, frente a los 25.587 millones del trimestre precedente, y los 28.370 millones de hace un año.

La cartera crediticia de las hipotecas para la adquisición de una vivienda alcanzaron al cierre de septiembre, los 540.279 millones de euros, más reducida que los 543.932 millones del segundo trimestre, y los 557.659 millones de hace un año.

La tendencia era la misma en el crédito concedido a promotores inmobiliarios, ya que el pasado septiembre cayó a 123.177 millones de euros, de los que 31.567 millones eran morosos.