Publicado: 30.09.2015 21:05 |Actualizado: 30.09.2015 21:05

Nace Nueva Pescanova en la que
los pequeños accionistas tendrán
una participación del 20% 

La empresa pedirá a la CNMV volver a cotizar en bolsa, donde lleva suspendida desde 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Sede de Pescanova en la localidad de Chapela, cerca de Vigo. EFE

Sede de Pescanova en la localidad de Chapela, cerca de Vigo. EFE

CHAPELA (PONTEVEDRA).- La junta de accionistas extraordinaria de Pescanova aprobó el martes que sus minoritarios alcancen un 20% de la sociedad sin aportar más dinero, en una convocatoria para cerrar el proceso de reestructuración del capital de la empresa reflotada. Pescanova aprobó la conversión del grupo de congelados en Nueva Pescanova, efectuando una ampliación de capital para dar acceso a los accionistas de Pescanova y los acreedores.

Finalmente, el grupo de bancos acreedores  (el denominado G-7, compuesto por Bankia, Popular, Sabadell, Caixabank, BBVA, UBI Banca y Abanca) se han hecho con el control del 80% de la nueva sociedad, mediante la aportación de 10 millones de euros, mientras los minoritarios tendrán una participación del 20% sin capital extra.

En una primera propuesta de acuerdo, los bancos acreedores iban a aportar 39 millones de euros en la ampliación, mientras que los minoritarios podían alcanzar el 20% del accionariado si desembolsaban 7,32 millones adicionales. Ambas propuestas han sido aprobadas por la junta, pero prevalece la segunda al considerarse que tiene condiciones más favorables para las partes y ha obtenido más quórum, un 75,66% del capital presente o representado.



La nueva entidad nace con un patrimonio de 100 millones de euros, ya que a los 60 millones con los que se va a entregar la compañía, se suman los 40 millones que aportará la filial argentina Argenova tras superar el concurso de acreedores con una quita. La junta ha aprobado solicitar a la CNMV volver a cotizar en bolsa, donde lleva suspendida desde 2013.

Pescanova, una de las compañías señeras de Galicia, tuvo que solicitar concurso de acreedores después de una crisis de gestión que afloró deudas superiores a los 3.600 millones de euros y un agujero patrimonial de casi 1.700 millones de euros.

El grupo anunció a finales de julio que en el primer semestre de 2015 sufrió pérdidas de 25 millones de euros, aunque aumentó sus ventas un 15%.