Público
Público

Nestlé recortará 500 empleos en Suiza para apostar por su centro tecnológico en España

La multinacional asegura que continúa comprometida con su sede central, donde emplea a más de 10.100 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El logo de Nestle en una señal cerca de su sede en la localidad suiza de Vevey. AFP / Fabrice Coffrini

Nestlé, el mayor grupo alimentario del mundo, eliminará durante los próximos 18 meses 500 empleos en Suiza, dentro del área de tecnologías de la información, con el objetivo de acelerar la transformación digital de la compañía y aprovechar su centro tecnológico en España, indicó la multinacional.

Ninguno de los centros de producción suizos está afectado por el plan, que se está presentando a los trabajadores para someterlo a consultas, dijo en un comunicado.

En línea con estos cambios, Nespresso tiene la intención de establecer centros operativos dedicados en España y Portugal para aprovechar los hubs de Nestlé en las áreas de comercio electrónico y cadena de suministro, además de crear un centro para la excelencia de las operaciones de boutique en Italia.

 "La intención de Nespresso es ofrecer puestos en estos centros a los 80 empleados a los que afecta el cambio propuesto", agregó. Estos se suman a los 500 puestos en peligro en la división de tecnología.

"Entendemos que se trata de un momento difícil para nuestros empleados", señaló Peter Vogt, responsable de Recursos Humanos de Nestlé y miembro del consejo de ejecutivo de la compañía, subrayando que la empresas estudiará todas las opciones posibles para prestar apoyo y mitigar el impacto de la medida en los empleados afectado, incluyendo ofertas de recolocación en el seno de la empresa y prejubilaciones.

Nestlé dijo que continúa comprometido con su sede en Suiza, donde empleaba a más de 10.100 personas en 2017.

Dijo que este mes preveía combinar sus operaciones de investigación científica en una sola unidad suiza en un intento por acelerar el desarrollo de nuevos productos en un momentos en que la competencia de los rivales más pequeños se intensifica.

Bajo presión del accionista activista Daniel Loeb para incrementar los retorno a los inversores, Nestlé lleva un tiempo vigilando de cerca los costes.