Publicado: 23.12.2014 19:38 |Actualizado: 23.12.2014 23:45

No hay más trabajo, está más repartido

Las estadísticas oficiales contradicen el optimismo del Gobierno sobre la creación de empleo: a pesar del aumento de la ocupación, el número de horas trabajadas está estancado.

Publicidad
Media: 4.58
Votos: 12
Comentarios:
Mariano Rajoy con la ministra de Empleo, Fátima Bañez, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en los pasillos del Congreso de los Diputados. EFE

Mariano Rajoy con la ministra de Empleo, Fátima Bañez, en los pasillos del Congreso de los Diputados. EFE

MADRID.- La mejora de la ocupación a lo largo del año que está a punto de terminar no obedece tanto a un incremento real de la actividad como a un mayor reparto del empleo ya existente, que permanece estancado al menos en cuanto al número global de horas trabajadas, pese a los signos de recuperación económica de los que alardea el Gobierno.

Las últimas cifras oficiales facilitadas por el Ministerio de Empleo, correspondientes a noviembre, muestran una subida de la afiliación a la Seguridad Social en el conjunto de los regímenes, que el mes pasado alcanzaron los 16.731.207 cotizantes; es decir, 473.165 más que al comienzo de 2014 (un 2,9% en términos relativos).



Ese avance es coherente con lo que señala el otro gran indicador del empleo, la Encuesta de Población Activa (EPA), que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE) y según la cual el tercer trimestre se cerró con 17.504.000 ocupados, lo que supone una subida del 2,1% en comparación con los 17.135.200 que había a finales del año pasado.

Todo ello no impide que tanto el número de cotizantes como el de ocupados sigan muy por debajo de los que se encontró Mariano Rajoy cuando tomó el relevo de José Luis Rodríguez Zapatero tras su victoria por mayoría absoluta en las elecciones generales de noviembre de 2011 (17.111.792 y 18.153.000, respectivamente).

Horas trabajadas

Por otra parte, los datos de la Contabilidad Nacional, que también elabora el INE, matizan el alcance de la mejora del empleo reflejada en la afiliación a la Seguridad Social y en la EPA y que el Gobierno está utilizando como prueba de que, gracias a sus políticas, se ha dejado atrás la crisis y ha comenzado la recuperación.

Según se desprende de la Contabilidad Nacional del tercer trimestre de 2014, el número de horas trabajadas en España está prácticamente estancado, pues sólo creció un 0,09% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que la población ocupada aumentó un 1,9% o, lo que es lo mismo, veinte veces más.

Se está generando la ficción de que el mercado laboral recobra el brío, cuando en realidad no hay más trabajo, porque la economía crece todavía a tasas muy bajas

Esta es la confirmación estadística de que, más que crear empleo, se está produciendo un reparto del que ya existía, lo que genera la ficción de que el mercado laboral recobra el brío, cuando en realidad no hay más trabajo, porque la economía crece todavía a tasas muy bajas.

Para distribuir el empleo a su conveniencia, las empresas aprovechan las ventajas que se les han otorgado, mediante el abaratamiento de los despidos y los incentivos a la contratación, con el fin de sustituir asalariados veteranos y caros por parados que no ven otra alternativa a su situación que aceptar peores condiciones de trabajo.

Siguen los ERE

De hecho, la mejora de la coyuntura a la que alude reiteradamente el Gobierno convive con un significativo volumen de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), aunque no a las tasas que se registraron durante los dos años inmediatamente posteriores a la controvertida reforma laboral de febrero de 2012.

En lo que va de año 129.709 trabajadores se han visto afectados por un proceso de regulación de empleo

Entre enero y octubre de este año, se vieron afectados por alguna modalidad de ERE un total de 129.709 asalariados, de los que 28.712 perdieron definitivamente su puesto; otros 74.328 sufrieron una suspensión temporal y 26.669 se acogieron al mal menor de un recorte de jornada.

En cuanto a las condiciones generales de trabajo, las estadísticas sobre convenios arrojan un dato muy revelador: frente a la tendencia previa a la crisis, la jornada media pactada está subiendo y se sitúa ahora en 1.756,3 horas anuales, 26,6 más que en 2013.