Publicado: 28.11.2016 12:03 |Actualizado: 28.11.2016 12:03

La OCDE mejora las previsiones económicas de Estados Unidos
por la victoria de Donald Trump

El organismo revisa ligeramente al alza las perspectivas económicas de buena parte de sus países miembros y de las grandes economías emergentes en 2017, aunque insistió en la necesidad de un estímulo fiscal, especialmente en la Eurozona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Donald Trump.

Donald Trump.

MADRID.—LaOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado ligeramente al alza las perspectivas económicas de buena parte de sus países miembros y de las grandes economías emergentes en 2017, aunque insistió en la necesidad de un estímulo fiscal, especialmente en la Eurozona

En su informe de Perspectivas, la OCDE se alineó con los mercados financieros en la acogida favorable de Donald Trump y estimó que los planes del presidente electo de Estados Unidos de una acción masiva de inversión en infraestructuras unida a una rebaja fiscal favorecerán la actividad económica en el país. 



Un impulso que la OCDE quiere que no se limite a Estados Unidos y se haga de forma coordinada en China y en los países europeos "con margen", es decir, básicamente Alemania.

Eso es lo que debe contribuir a que el crecimiento de la economía mundial pase del 2,9% este ejercicio al 3,3% en 2017 (una décima más de lo anticipado hace dos meses) y al 3,6% en 2018.

En ausencia de esas políticas fiscales de los tres grandes bloques económicos, el ascenso del PIB sería cuatro décimas inferior en 2017 y seis décimas en 2018.

El informe intenta convencer de que la ralentización del comercio mundial, en parte por las barreras de diverso tipo que han aflorado, es uno de los principales motivos de la llamada "trampa de bajo crecimiento" en la que se ha instalado la economía global desde el estallido de la crisis.

Pero sobre todo, advierte de que en un escenario con trabas al comercio por parte de los grandes bloques, el PIB de éstos podría perder entre dos y tres décimas, y —en un mensaje a Trump— afectar más "severamente" a aquellos que los impusieran.

La OCDE eleva respecto a septiembre la previsión de crecimiento en Europa, pero a un nivel moderado porque el consumo y la inversión no acaban de despegar, el paro continúa alto y los créditos dudosos siguen pesando sobre el sector bancario.

El incremento del PIB en la eurozona en 2016 será del 1,7%, dos décimas más que en su último informe debidas en gran medida a la revisión para España (cuatro décimas suplementarias, hasta el 3,2%), ya que las cifras son peores para Alemania (1,7%) y Francia (1,2%), ambas con una décima menos, y sin cambios para Italia (0,8%).

La eurozona se quedará prácticamente en esas magnitudes, con un 1,6% de progresión en 2017 (dos décimas más que lo avanzado en septiembre) y un 1,7% en 2018.

Sobre el Reino Unido, la OCDE tiene una percepción menos negativa que hace dos meses, ya que eleva en dos décimas sus cálculos para 2016 (2%) y para 2017 (1,2%), pero persiste en que las perspectivas son "considerablemente más débiles" que antes de que los británicos votaran en junio por su salida de la UE.

La OCDE apunta para China un crecimiento no tan exhuberante como en los años anteriores pero sin bajas abruptas. Tras el 6,9% de 2015, debería situarse en el 6,7% en 2016 (dos décimas más que en septiembre), en el 6,4% en 2017 (otras dos décimas más) y en el 6,1% en 2018.

La llegada de Trump afecta a México

Pero si la llegada de Trump a la Casa Blanca estimulará la economía de Estados Unidos, también rebajará las expectativas económicas en México, según la OCDE, por la incertidumbre sobre la política del nuevo presidente, pero también por la caída de los ingresos petroleros y el efecto de los ajustes en el gasto público.

En su informe semestral de perspectivas, la OCDE indicó que el alza del Producto Interior Bruto (PIB) mexicano se quedará este año en el 2,2%, cuatro décimas menos de lo que calculaba en junio, y en el 2,3% en 2017, siete décimas menos. Para 2018, la progresión será del 2,4%, según la organización, que reconoció que pese a que México se beneficiará de una demanda más fuerte de Estados Unidos, también se verá afectada por los posibles reveses que vengan de su presidente electo, a la vista de ciertos anuncios que hizo Trump durante la campaña.