Público
Público

Banco Popular Casi 10.000 accionistas se querellan contra la excúpula del Popular por falsedad y estafa

La querella la interponen a través de la OCU en la Audiencia Nacional tras el colapso de la entidad, comprada por un euro por el Santander.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:

Un hombre retira dinero de un cajero de una sucursal del Banco Popular en Madrid. | EFE

Más de 9.500 pequeños accionistas han presentado este lunes en la Audiencia Nacional una querella por medio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) por el colapso del Banco Popular, intervenido el pasado miércoles y vendido por un euro al Santander.

La querella por falsedad contable y estafa al inversor ha sido presentada contra el expresidente del Banco Popular Ángel Ron, contra cuya pensión de 24 millones de euros -1,1 millones de euros anuales- no se dirige la denuncia a pesar de haber sido el máximo responsable de la gestión de la entidad fracasada.

Otro de los querellados es el ex consejero delegado Pedro Larena, el exvicepresidente Roberto Higuera, la auditora PwC y el socio firmante, Francisco Barrios, que visaban las cuentas.

Los casi 10.000 consumidores denunciantes acudieron a la OCU después de haber perdido la totalidad de su inversión con el colapso del Popular. La organización no descarta denunciar a la excúpula de la entidad en otras vías contables.

El abogado Eliseo Martínez impulsa la querella de la OCU ya que él también resultó "estafado" porque los 20.000 euros que tenían depositados quedaron amortizados a cero, como ha ocurrido con el resto de los 300.000 pequeños accionistas.

La portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu, ha denunciado el desamparo en el que se encuentran los accionistas del Popular ya que la Comisión Nacional de Mercado de Valores (CNMV) aprobó el folleto de la ampliación de capital del Popular, que no reflejaba la fiel imagen de la entidad.

Las acciones del Banco se hundieron en Bolsa y la CNMV no prohibió la toma de posiciones cortas sobre la entidad durante la crisis, a diferencia de lo que ocurrió con el Liberbank, lo que hubiera frenado el colapso, provocado además por una fuga de depósitos, denuncia la OCU.

La semana pasada, el Banco Central Europeo (BCE) declaró "inviable o posiblemente iba a serlo" al Banco Popular ante la fuga de depósitos, lo que implicó la reducción a cero de su capital social y su intervención. El Banco Santander compró la entidad el pasado miércoles por el precio simbólico de un euro. Hace sólo un año el Popular superó las pruebas de estrés de la autoridad bancaria europea.