Publicado: 14.01.2016 15:19 |Actualizado: 14.01.2016 17:19

La patronal lanza un estudio pagado por su propio 'think tank' para vender el TTIP

La CEOE presenta un nuevo estudio sobre los supuestos beneficios económicos y laborales del tratado comercial UE-EEUU, obviando los riesgos. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, pide que el acuerdo esté cerrado antes del verano

Publicidad
Media: 2.60
Votos: 5
Comentarios:
Cabecera de la manifestación contra el TTIP en Madrid a su paso por Cibeles, sede del Ayuntamiento. A.L.M.

Cabecera de la manifestación contra el TTIP en Madrid a su paso por Cibeles, sede del Ayuntamiento. A.L.M.

MADRID.- El TTIP servirá para crear empleo en todos los sectores, aumentará la inversión extranjera en España y dará alas a las pymes para exportar. Y por supuesto, se ha negociado con luz y taquígrafos, con "una transparencia sin precedentes" y con "todos los documentos accesibles al público", esto último en palabras del director internacional de la Cámara de Comercio de España, Alfredo Bonet.

Esta es, al menos, la visión de la Comisión Europea y la patronal, que este jueves acogía en su sede de Madrid la presentación de un estudio encargado y pagado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), estrechamente vinculado a la patronal y considerado su think tank. De hecho, en la sede de la CEOE no han escatimado en alabanzas al Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, en inglés) a lo largo de más de dos horas de conferencias -y cinco minutos de preguntas-. Pero han obviado los riesgos medioambientales, laborales o democráticos que acarreará el acuerdo según distintos partidos políticos y organizaciones civiles de toda Europa, así como la opacidad con la que negocian Washington y Bruselas, o el excesivo peso de las multinacionales en todo el proceso.



"Los efectos de una negociación de este acuerdo TTIP son netamente positivos para la economía española y para el empleo", reza el informe El impacto en la economía española de la firma del TTIP con EE.UU. El documento, de algo más de 170 páginas, y sobre el que ya se adelantaron algunas ideas en octubre, plantea diferentes escenarios económicos en función del grado de "ambición" del acuerdo final, pero en cualquier caso augura un aumento del PIB español en varias décimas (cerca del 0,7%), y anticipa la creación de 83.000 empleos anuales a largo plazo durante cinco años. También prevé el aumento del los salarios en un 0,75% por ejercicio.

La cuestión es que el informe de la economista María Concepción Latorre Muñoz, profesora de la Universidad Complutense, ha sido encargado y coordinado por este think tank financiado por empresas y subvenciones públicas, y no menciona riesgos o peligros significativos del acuerdo entre sus conclusiones. " El TTIP será sumamente beneficioso para la ciudadanía española", afirmaba Latorre en referencia al informe, que emplea términos como "burocracia 'mala'". El propio texto reconoce que será difícil extrapolar a otros países los estándares y normativas que quieren establecer la UE y EEUU, pero anima a intentarlo, en línea con la posición política de la CEOE.

Jochen Müller, consejero político de la Unión Europea en Madrid, reconocía incluso que es muy difícil elaborar estudios sobre el impacto del TTIP, al haber muchas variables a tener en cuenta, y aseguraba que la mayoría de informes anticipan los futuros beneficios del acuerdo. Obviaba que otros estudios alertan de la destrucción de hasta 600.000 empleos si el acuerdo llega a ratificarse.

"Oponerse al TTIP es oponerse a que en España se generen más de 330.000 puestos de trabajo", dice el secretario de Estado de Comercio

En la misma línea, Müller, que habitualmente está entre los defensores del TTIP más abiertos a la crítica, reconocía este jueves que habrá sectores que no se verán beneficiados por esta alianza, pero evitaba aclarar cuáles serán. Según el estudio, el acuerdo será positivo para prácticamente todos, y apenas se dejará notar en el caso de la agricultura, a pesar de que los detractores del TTIP creen que este será precisamente uno de los más afectados.

El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, opinaba este jueves que el tratado debe quedar sellado lo antes posible. "Lo razonable sería cerrar este acuerdo antes de verano", afirmaba Legaz, antes de reconocer que no está claro que los negociadores puedan cumplir con este calendario.

Legaz sostiene que el TTIP ha sido la "principal prioridad de la política comercial" de los últimos tres años, y afirma que esto no obedece a "razones ideológicas". "El que se opone al TTIP tiene la obligación de explicar el coste de oposición. Oponerse al TTIP es oponerse a que en España se generen más de 330.000 puestos de trabajo", zanjaba, recurriendo a las cifras del informe.

El director del IEE, el defensor de la jubilación a los 70 años

Para la puesta de largo de su estudio, el IEE ha contado con varios representantes empresariales y portavoces de instituciones claramente partidarias del tratado transatlántico. Hoy no tocaba la crítica: la CEOE quería un estudio sobre las virtudes del TTIP, y ya lo tiene.

Entre los ponentes destacaba José Luis Feito, presidente del think tank de la patronal y de la Comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, que hoy ha defendido las múltiples virtudes que encuentra en el tratado. Feito es conocido por su intención de subir la edad de jubilación a los 70 años, y por proponer la retirada de ayudas a los parados que rechacen empleos aunque estos tengan que desarrollarse "en Laponia", según llegó a afirmar. "En Laponia nació Papa Noel, es un sitio muy bonito, con trabajos intensos de temporada y muy bien remunerados", dijo hace en lo más duro de la crisis. La polémica fue de tal calibre que Feito tuvo que retractarse unos días después,

El resto de conferenciantes también han mantenido una línea pro-TTIP. El investigador principal de Economía y Comercio del Real Instituto Elcano, Federico Steinberg, pedía "no culpar al TTIP" de la existencia de sectores que han resultado "perdedores" con la globalización, mientras el exintegrante del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo José Manuel González Páramo, hoy dirigente del banco BBVA, iba un paso más allá y pedía visión de conjunto, "big picture". "Seguro que leen titulares que se adentran en asuntos pequeñitos", afirmaba, poniendo como ejemplo los organismos genéticamente modificados.

Con el TPP, el tratado entre EEUU y varios países del pacífico sobre la mesa y pendiente de ratificación, los defensores del TTIP, respaldados por las grandes empresas, se esfuerzan por resaltar la importancia geoestratégica del acuerdo con Washington y trabajan para que las negociaciones concluyan lo antes posible, antes de que el creciente rechazo a esta alianza ponga en peligro su futuro y el TTIP nazca muerto.

Etiquetas