Publicado: 30.12.2015 14:22 |Actualizado: 30.12.2015 14:22

Las pensiones han perdido el 1,10% de poder adquisitivo desde 2007

CCOO avisa que "lo peor está por venir" y que el efecto coyuntural de la inflación negativa no conseguirá corregir los efectos de la congelación de pensiones de 2011 y 2012.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Dos pensionistas conversan en la calle, en Ronda (Málaga). REUTERS/ Jon Nazca

Dos pensionistas conversan en la calle, en Ronda (Málaga). REUTERS/ Jon Nazca

MADRID.- La gran mayoría de las pensiones han perdido el 1,10% de poder adquisitivo durante la crisis, según el cálculo de CCOO, que según el sindicato, "se compadece mal con el triunfalismo del Gobierno". En un comunicado, el sindicato considera que la actual forma de revalorización de las pensiones supondrá una pérdida anual de poder adquisitivo "importante y sostenida en el tiempo".

CCOO advierte de que cuando la situación económica se normalice y el dato de inflación se sitúe en los objetivos establecidos por las instituciones europeas (2%), la fórmula de revalorización, tal y como esta diseñada, sin previsión alguna de incremento de ingresos de la Seguridad Social, supondrá una pérdida anual que podría llegar al 1,75%. El sindicato precisa que si España volviese a situarse en tasas de inflación superiores, "el ajuste sería mayor".



Para CCOO, "lo peor está por venir" y el efecto coyuntural de la inflación negativa no consigue, ni siquiera, corregir los efectos de la congelación de pensiones de 2011 y 2012. Por ello, CCOO aboga por recuperar el consenso del Pacto de Toledo en materia de pensiones y corregir la actual situación abordando nuevas fórmulas de revalorización que permitan a los pensionistas mantener el poder adquisitivo a lo largo de su vida.

Además, el sindicato apela a poner en marcha reformas estructurales que garanticen los ingresos necesarios para mantener el compromiso de solidaridad intergeneracional, que es la base del sistema español de Seguridad Social.

Subida de apenas 2 euros en 2016

Para 2016, el Gobierno ha aprobado una subida del 0,25% (lo que representa un aumento de apenas dos euros al mes en la prestación de jubilación media) lo que beneficiará a más de 10 millones de perceptores de prestación (9,4 millones de prestaciones contributivas, 440.000 no contributivas y 185.000 prestaciones por hijo a cargo con minusvalía), con un coste de 281,36 millones de euros.

Esta subida es consecuencia de la última reforma de las pensiones aprobada durante el Gobierno de Mariano Rajoy, que incluye un índice de revalorización de las prestaciones.  De acuerdo con este nuevo índice, el incremento anual de las pensiones se concretará entre un mínimo del 0,25% para el conjunto de las pensiones cuando la situación económica sea desfavorable, hasta la variación anual del IPC más 0,50 puntos porcentuales adicionales cuando el contexto económico lo permita.

La otra pata de la reforma, la concerniente al factor de sostenibilidad de las pensiones, que ajustará las prestaciones a las expectativas de vida de los pensioniostas, entrará en vigor a partir de 2019.