Público
Público

Pensiones Dos de cada tres pensionistas que no superan el SMI son mujeres

El acceso más tardío al mercado de trabajo y la discriminación salarial penalizan al colectivo femenino más allá de su vida laboral. La pensión media de las mujeres era en septiembre un 37% más baja que la de los hombres.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:

Una mujer hace la compra en un puesto de un mercado de Bilbao. REUTERS

Las desigualdades entre hombres y mujeres se prolongan más allá de su vida laboral y afectan de lleno a las pensiones. Según los últimos datos publicados por la Seguridad Social, su importe medio es sustancialmente más alto en el caso de los varones. Hasta el punto de que hay el doble de mujeres que ni siquiera superan el equivalente al salario mínimo interprofesional (SMI).

En septiembre, se pagaron en España un total de 9.539.644 pensiones contributivas, incluyendo las de jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares. Su distribución por sexos era bastante equilibrada: 4.632.758 correspondían a hombres y 4.906.724 a mujeres. Sin embargo, no puede decirse lo mismo respecto a la cuantía, en que ellas salen claramente peor paradas.

El mes pasado, la pensión media se situó en 923,3 euros mensuales, siempre según la información que proporciona la Seguridad Social. Pero esa media encubre una diferencia sustancial entre hombres y mujeres. Mientras los varones percibieron 1.140,37 euros, ellas tuvieron que conformarse con 718,23; es decir, un 37% menos.

La brecha resulta especialmente sangrante en los tramos más bajos de pensión. Hay 3.619.215 millones de pensionistas de ambos sexos que no pasan del SMI, fijado por el Gobierno para este año en 707,6 euros al mes. Pues bien, dos tercios de ellos (2.372.672) son mujeres, frente a 1.246.543 hombres.

En términos relativos, la desproporción es aún más meridiana. De los 4.486.574 varones que cobran actualmente algún tipo de pensión contributiva en España, un 71,2% superan el SMI; en cambio, sólo un 42,3% de las mujeres disfrutan de dicho privilegio.

Una recién jubilada, de entre 65 y 69 años, cobra 986,01 euros y un varón en igual situación, 1.379,01 

Esta desigualdad obedece, sobre todo, a la tardía incorporación del colectivo femenino al trabajo y al hecho de que, en términos generales, las trabajadoras estén peor pagadas. Como consecuencias de ambos factores, cotizan menos a lo largo de su vida laboral y sus pensiones son más bajas.

A este respecto, los datos de septiembre no dejan lugar a dudas: la pensión media de jubilación fue de 785,18 euros para las mujeres y de 1.236,34 (un 38% más) para los hombres. La diferencia, además, no parece en vías de corregirse, al menos a corto plazo: una recién jubilada, de entre 65 y 69 años, cobra 986,01 euros y un varón en igual situación, 1.379,01.

Incluso en modalidades de pensión como la de incapacidad permanente hay un desfase en contra de la mujer: 829,03 frente a 995,71 euros de media. En las de viudedad, que dependen de lo cotizado por el cónyuge fallecido, ocurre obviamente lo contrario, ya que son mayores las que cobran las mujeres (661,19) que los hombres (486,20).