Público
Público

Los pensionistas perderán más de 200 euros anuales por la bajada en su poder adquisitivo

Las últimas previsiones apuntan a una inflación media de 2% en 2017, frente al 0,25% que subió la prestación.

Publicidad
Media: 3.36
Votos: 11
Comentarios:

Pensionistas en la Explanada de Alicante. AFP

Después de tres ejercicios en que los pensionistas han mantenido mal que bien su poder adquisitivo gracias a la estabilidad de los precios, su situación económica en 2017 va a empeorar. Si se cumplen las últimas previsiones de los expertos, la inflación media rondará este año el 2%, ocho veces más de lo que aumentaron las pensiones en aplicación de la reforma aprobada en 2013.

Uno de los cambios fundamentales introducidos entonces fue que la subida no estuviese vinculada a la evolución de los precios, como era tradicional, sino a factores relacionados con la sostenibilidad del sistema, deficitario desde 2012. Siempre con un límite superior del IPC más 0,50% y otro inferior del 0,25%, que es el que el Gobierno ha venido aplicando con carácter general desde 2014.

Esa exigua subida no mermaba la capacidad de compra de las pensiones cuando el crecimiento de los precios registraba tasas incluso negativas, debido en buena medida al abaratamiento del coste del petróleo. Pero en 2017 la situación ya no es igual, y los analistas pronostican una inflación media para el conjunto del año que haría perder 1,75 puntos de poder adquisitivo a las pensiones.

Si la subida de 2017 hubiese igualado a la inflación prevista, el gasto adicional sería de 2.200 millones

En 2016, éstas exigieron un desembolso de más de 111.000 millones de euros, incluyendo las de jubilación, viudedad, orfandad y a favor de familiares, según el avance de la liquidación del presupuesto de la Seguridad Social. Por lo tanto, si la subida de 2017 hubiese igualado a la inflación prevista, el gasto adicional sería de 2.200 millones; pero, al aplicarse el 0,25%, será de sólo 275.

Cada perceptor perderá 202 euros

Eso significa que los 9,5 millones de pensionistas que había en España a 31 de diciembre van a disponer durante el presente año de 1.925 millones de euros menos que en el caso de que la prestación hubiese sido actualizada de acuerdo con el comportamiento de los precios. Por término medio, cada perceptor perderá 202 euros, casi 15 por cada una de las 14 pagas que le corresponden.

Antes existía una cláusula de revisión que se activaba a final del ejercicio cuando el IPC real sobrepasaba el que había sido tomado como referencia para fijar la subida de las pensiones. Ese mecanismo, sin embargo, ha desaparecido so pretexto de no ahondar el desequilibrio financiero del sistema, que ha llevado al Gobierno a recurrir al Fondo de Reserva hasta casi agotarlo.

De todas formas, la Seguridad Social no arrastra tanto un problema de gastos como de ingresos, pues las cotizaciones que pagan empresarios y trabajadores serían suficientes si el empleo que se está creando fuese menos precario y estuviera mejor pagado. De ahí que los sindicatos y la mayoría de los partidos de la oposición sean partidarios de buscar fórmulas que permitan volver al sistema de actualización anterior.