Público
Público

Las pérdidas de Isolux se multiplican por 25 en 2016 tras unos fuertes saneamientos

El consejo de la empresa de construcción e ingeniería avisa a los bancos accionistas y acreedores de que el grupo es viable si se le da "el apoyo financiero adecuado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Detalle de la sede de la empresa Isolux Corsán. EFE

La constructora Isolux Corsán perdió 1.332 millones de euros en su ejercicio 2016, lo que representa 25 veces más que los números rojos de un año antes, 51,8 millones, a causa de los multimillonarios saneamientos en su área de ingeniería, en unas cuentas cuya publicación había aplazado hasta cuatro veces mientras la empresa negociaba con sus acreedores un nuevo plan de viabilidad.

"(Las pérdidas son) debidas en buena medida a los ajustes y saneamientos por importe de 2.853 millones aplicados en los activos de las áreas de ingeniería y construcción (EPC), concesiones y otros negocios", dijo el grupo en un comunicado en su sitio web.

El consejo de la empresa aprobó finalmente la semana pasada un plan de viabilidad que incluiría una revisión de sus cuentas anuales y la separación de las actividades de la empresa en tres compañías en función de sus riesgos y proyecciones. El resultado de 2016 de Isolux es así reflejo de la reestructuración que el grupo acometió durante todo el pasado año para garantizar su viabilidad, lo que impide una comparación con el de 2015.

Isolux había solicitado en marzo el preconcurso de acreedores ante la falta de acuerdo de los bancos para inyectar liquidez. Anteriormente, bancos y bonistas tomaron el 95% del capital de la empresa aportado liquidez tras una reestructuración financiera.

En sus cuentas de 2016, Isolux dijo que su negocio de ingeniería EPC tuvo una pérdida operativa de 102 millones, a las que se sumron 955 millones por los ajustes y las provisiones por deterioro de proyectos y 386 millones por la disminución del fondo de comercio "al reducirse el perímetro de actividad como consecuencia de la ausencia de financiación". Los ajustes de valor de los activos en el negocio de concesiones y otras actividades no estratégicas fueron de 1.512 millones.

El resultado bruto de explotación (EBITDA) fue negativo en 1.287 millones, mientras que los ingresos fueron de 758 millones de euros.

La empresa cerró el ejercicio con una deuda neta con recurso de 511 millones, frente a los 1.413 millones con los que cerró 2015, gracias a la reestructuración financiera del grupo.

El consejo de administración de la empresa, tras aprobar la pasada semana un plan de viabilidad, envió este viernes un aviso a sus bancos acreedores y accionistas al asegurar que "Isolux constituye un proyecto empresarial viable" si "recibe el apoyo financiero adecuado", según indica la empresa en un comunicado.

La falta de acuerdo con los bancos para que inyectaran unos 400 millones de liquidez a la compañía es precisamente lo que la abocó al preconcurso.

En la actualidad, los gestores de Isolux trabajan en la ejecución del plan de viabilidad con el fin de preparar a la empresa para su venta o su apertura a un socio. Para ello, la compañía se segregará en tres firmas, una de las cuales integrará todos los proyectos viables, con financiación y capacidad de generar caja, y será la nueva Isolux, una empresa un 60% interior a la actual tanto en términos de negocio como de personal.

La ejecución de este plan y el proceso de venta serán seguramente objeto de debate en la junta general de accionistas del grupo, que el consejo también acordó hoy convocar para el próximo 4 de julio.