Publicado: 11.08.2015 11:01 |Actualizado: 11.08.2015 12:03

El Picasso incautado a Botín
llega al Reina Sofía

Permanecerá custodiado por la Guardia Civil en el museo hasta que se concluya la investigación sobre su supuesta exportación ilícita. El Reina Sofía asegura que solo será un "mero depositario", y que el cuadro se quedará en un almacén

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
'Head of a Young Woman', un Picasso valorado en 25 millones de euros.

'Cabeza de mujer joven', el cuadro de Picasso valorado en 25 millones de euros.

MADRID.- La obra de Picasso Cabeza de mujer joven, vinculada al banquero Jaime Botín, será hoy depositada por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el Museo Reina Sofía, donde quedará custodiada hasta que culmine la investigación sobre su supuesta exportación ilícita.

Según han informado fuentes de la investigación, los agentes del grupo de Patrimonio Histórico de la UCO han viajado en un avión de la Guardia Civil hasta la isla francesa de Córcega para recuperar el cuadro, valorado en 25 millones de euros.

Mientras culmina la investigación para comprobar si se trata de un caso de contrabando, el Reina Sofía será "un mero depositario" del cuadro, según han explicado fuentes del museo, esta actuación se trata de un "depósito judicial por cuestiones de seguridad y conservación", que permitirá la permanencia del cuadro incautado en las citadas instalaciones hasta decisión judicial sobre el propietario del cuadro.

Estas mismas fuentes han explicado que el cuadro estará en una sala de depósito y almacén junto a otros cuadros, a la espera de una decisión judicial que podría alargarse en el tiempo, debido a posibles recursos de los implicados.

Una vez cerrada la investigación, y si el cuadro se declara inexportable, se realizarán los trámites pertinentes para que pase a titularidad del Estado.



Cabeza de mujer joven fue interceptado en Córcega el pasado 31 de julio por el servicio de Aduanas francés en un barbo amarrado en un puerto deportivo, cuando presuntamente iba a ser enviado por vía aérea a Suiza, a pesar de que la obra estaba declarada como no exportable por las autoridades españolas.

La Justicia española había prohibido a Jaime Botín, hermano del fallecido presidente del Banco Santander, Emilio Botín, la exportación del cuadro el pasado mayo, una decisión que avalaba la adoptada por el Ministerio de Educación el 26 de julio de 2013.

La razón que adujeron tanto el Ministerio del Interior como la Justicia fue la importancia de la obra, considerada "única" por los responsables del Patrimonio Histórico Español y de "excepcional importancia" por el Museo Reina Sofía de Madrid, ya que es una de las pocas obras realizadas por su autor dentro del periodo Gósol.

En un comunicado hecho público por los abogados de Jaime Botín tras ser interceptada el cuadro en Córcega se señalaba que éste "fue pintado en el extranjero, se compró en el extranjero y allí ha tenido siempre su domicilio permanente. Por tanto, el cuadro no ha podido ser exportado ni licita ni ilícitamente".

En el escrito se explica también que el cuadro se encuentra permanentemente a bordo de un barco de nacionalidad británica, "que es territorio extranjero a todos los efectos incluso cuando toca puertos españoles".