Público
Público

Los planes de pensiones privados rentan poco: menos del 1,5% en 2017

Su escaso atractivo y la persistencia del ajuste salarial hicieron que ese instrumento de ahorro voluntario para la jubilación captara el año pasado menos dinero que en 2016.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Concentración en defenesa de las pensiones en las escalinatas del Congreso de los Diputados. EFE

A pesar de las fuertes inversiones que se dedican a promoverlos entre la ciudadanía, sobre todo durante los meses inmediatamente anteriores al cierre de cada ejercicio fiscal, los planes de pensiones privados siguen teniendo un modesto tirón en España.

Los del sistema individual (los que ofrecen las entidades financieras a sus clientes) sólo captaron 3.723 millones de euros a lo largo de todo 2017, cifra que está muy por debajo de los 4.972 millones registrados el año anterior, según datos de la patronal del sector, Inverco.

El hecho de que los planes de pensiones privados no acaben de tener tirón en España (sólo absorben un 12,8% del ahorro, frente a una media europea del 37,5%) obedece a dos gran factores, en opinión de los expertos. Por un lado, al fuerte ajuste salarial que se ha producido desde el inicio de la crisis, que obliga a millones de trabajadores a vivir al día, sin margen para pensar en la vejez. Y, por otro, a la exigua rentabilidad que proporcionan los planes de pensiones respecto a otras opciones de inversión.

Sin salir del ámbito del sistema individual, que representa casi dos terceras partes del total, la rentabilidad media fue del 2,56% en 2017, una vez descontados los gastos y las comisiones. Hubo algunas modalidades, como los planes de pensiones de renta variable y los de renta variable mixta, que sobrepasaron con holgura ese porcentaje (+8,7% y +4,6%, respectivamente). Pero a otros les fueron las cosas mucho peor, caso de los que tienen su patrimonio colocado en renta fija a corto (+0,47%), a largo (+0,10%) y mixta (+1,21%).

Mientras tanto, hubo alternativas a los planes de pensiones que cerraron un año más boyante. La Bolsa, por ejemplo, alcanzó en 2017 una subida del 7,4%, si tomamos como referencia el Ibex 35. De no haber sido por la resolución del Popular, que se llevó por delante los ahorros de más de 300.000 pequeños accionistas, y por la inestabilidad política en Catalunya, el resultado habría sido aún mejor. De hecho, algunas Bolsas europeas lograron avances de hasta dos dígitos; entre ellas, Milán (+13,6%) y Fráncfort (+12,5%).

La inversión inmobiliaria también arrojó una rentabilidad muy superior a la de los planes de pensiones (+4,2%), con determinadas zonas de España donde ha repuntado con especial fuerza la demanda. Según datos de la tasadora Tinsa referidos al último trimestre del año pasado, los precios de la vivienda terminada, tanto nueva como de segunda mano, subieron un 15,1% en Madrid y un 15,3% en Navarra, en lo que parece señalar una recuperación del mercado como no se veía desde el estallido de la crisis del ladrillo.

Hay que tener en cuenta, además, que la rentabilidad del 2,56% que Inverco atribuye a los planes de pensiones del sistema individual es bruta. Lo que significa que no se le aplica el efecto de la inflación, que a 31 de diciembre registró una tasa anual del 1,1%. Por lo tanto, la rentabilidad neta, lo que se revalorizó en 2017 el dinero guardado en ese vehículo de ahorro para la jubilación, fue el 1,46%. A ello hay que añadir la desgravación de las aportaciones en el IRPF, aunque se trata de un diferimiento del pago hasta el momento del rescate.

Aparte del sistema individual, existen los planes de pensiones de empleo, que crean las empresas para sus trabajadores, y los asociados, que tienen detrás a sindicatos, colegios profesionales u otras entidades. Sobre ellos, aún no ha publicado Inverco los resultados correspondientes a finales de 2017.