Público
Público

Popular se desploma en bolsa ante los rumores sobre su delicada situación

La CNMV afirma que por el momento no suspenderá la cotización del banco, aunque estudia su situación "con atención"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Panel en la Bolsa de Madrid que informa de la evolución del principal indicador del mercado , el Ibex 35, y de los valores que los componen. EFE/MARISCAL

Las acciones de Banco Popular han caído con fuerza en la sesión de bolsa de este jueves, a raíz de las diferentes informaciones publicadas en varios medios que vuelven a llevar a los inversores la preocupación por la delicada situación que atraviesa la entidad presidida desde febrero por Emilio Saracho.

En concreto, la entidad presidida por Emilio Saracho ha retrocedido un 17,89%, hasta situarse en los 0,5 euros por acción, en una jornada en la que ha llegado a tocar los 0,491 euros por título. Se trata de su mayor caída en un año que le coloca en un nuevo mínimo histórico, mientras se sucedían las informaciones sobre el futuro del banco, que busca recuperarse de sus problemas de balance.

La situación del Popular incidió también en la cotización del resto de valores bancarios que se negocian en la bolsa española. Santander logró a última hora revertir las pérdidas y cerró con una subida del 0,15%, siendo el único del sector que cerró en positivo. El BBVA cayó un 0,5%, mientras que otros bancos como Caixabank o Bankia perdieron un 1,4% y un 0,97%, respectivamente.

El desplome se produce después de que Reuters publicase que las autoridades comunitarias habían advertido de que Popular podría ser intervenido si no se alcanza un acuerdo de venta. De hecho, la agencia británica afirma citando a funcionarios de la Unión Europea (UE) que la presidenta del Mecanismo Europeo de Resolución (MUR), Elke König, habría emitido una "alerta temprara" sobre el banco.

No obstante, el MUR emitió un comunicado precisando que no realiza comentarios sobre ningún banco "específico" y señaló que "no confirmaba" las declaraciones realizadas por König.

Asimismo, el diario digital Vozpópuli publica este jueves que el Fondo Monetario Internacional (FMI) habría detectado que Popular no ha superado los test de estrés realizados por la institución en el marco de su Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP, según sus siglas en inglés).

No obstante, la institución dirigida por Christine Lagarde ha subrayado que dará a conocer "a mediados de julio" las conclusiones preliminares de su análisis sobre el sistema financiero español sin incluir valoraciones individuales de entidades. Este programa, establecido en 1999, es un análisis integral y profundo del sector financiero de un país, incluyendo una evaluación de la estabilidad y fortaleza financiera.

Por su parte, el diario ABC publica que según la cual la nueva dirección del grupo estaría dispuesta a vender a precio de derribo, de 0,55 euros, mientras El Confidencial señalaba que Deutsche Bank sondeaba al mercado sobre otra macroampliación de capital.

Los analistas

Los analistas han destacado que el Popular se ha convertido en el "indiscutible protagonista" de la jornada de este jueves. "Las fuertes caídas de la primera sesión de junio señalan que el mercado aleja las posibilidades de una compra por parte de otra entidad", ha apuntado Rodrigo García, de XTB.

Desde Renta 4, Nuria Álvarez califica como una "sesión de fuerte castigo a Popular" la jornada de este jueves y también achaca las caídas a los rumores de la falta de interés por parte de un comprador, así como a un potencial rescate por parte de Europa.

Por su parte, el analista de Self Bank Felipe López ha recalcado como punto fuerte del banco de cara a su venta su liderazgo en el segmento de pymes, con una cuota de mercado del 17,7%. Sin embargo, ha destacado que la dificultad para valorar con exactitud el balance del banco, la posibilidad de que las emisiones de CoCos de la entidad deriven en su conversión en acciones y los posibles gastos futuros por litigios derivados de la ampliación de capital acometida en 2016 son aspectos que pueden "reportar sorpresas negativas al supuesto comprador".

El regulador de la bolsa, la CNMV, afirma que hay que dejar "actuar" al mercado

El presidente de la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha señalado que por el momento no está previsto suspender la cotización de Banco Popular, aunque ha precisado que el supervisor estudia "con atención" la volatilidad experimentada en Bolsa por la entidad presidida por Emilio Saracho. "Por defecto, al mercado hay que dejarle seguir funcionado", ha señalado Albella, que ha agregado que el mercado es liquidez y hay que permitir a los inversores que puedan comprar y vender a los precios que consideran "adecuados".

Albella ha señalado que desde la CNMV estudian "a fondo" las situaciones especiales que se plantean en el mercado y ha defendido que si no han tomado una decisión al respecto es porque desde el supervisor consideran que no lo deben hacer. "Hay unas reglas, hay razones para adoptar decisiones extraordinarias y no adoptarlas y como os acabo de decir estamos siguiendo la situación con atención", ha aseverado Albella, antes de reiterar que la CNMV valora las situaciones desde "todos sus ángulos" y actúa o se abstiene una vez se ha realizado un análisis "suficiente".

Los posible compradores tienen hasta final de junio

El consejo de administración del banco analizó este miércoles la situación de la entidad. Fuentes del banco que cita Europa Press han señalado que las entidades potencialmente interesadas en adquirir el Popular dispondrán hasta el cierre del segundo trimestre del ejercicio para realizar una oferta de carácter vinculante por el banco. Por lo tanto, la fecha tentativa del 10 de junio otorgada por los bancos de inversión que asesoran el proceso se extiende finalmente hasta finales de mes.

Las fuentes consultadas indicaron que el proceso de venta de la entidad, una vez manifestadas las muestras de interés preliminar, se extenderá durante todo junio, aunque puntualizaron que podría concluir antes de finales de mes si se alcanza un acuerdo.

Santander y Bankia han sido las que por el momento han mostrado una mayor disposición por hacerse con el negocio de Popular, aunque los interesados en la fusión podrían variar en función de cómo avance el proceso, por lo que es posible que BBVA también se sume a la puja tarde o temprano, según fuentes financieras.

Por el momento, Popular no ha recibido ninguna propuesta concreta firme ni ha asumido ningún compromiso, por lo que en este escenario, no se descartaría por completo realizar una ampliación de capital, tal y como afirmó el presidente de la entidad, Emilio Saracho, durante la última junta general de accionistas.