Público
Público

Popular sumará 129 millones a sus pérdidas récord de 2016

Las acciones del banco cotizan cerca de los niveles de mínimos históricos de noviembre del año pasado, estos cambios provocaron que la acción de Popular perdiera más de un 10% ante el temor de que el banco tuviera que realizar una nueva ampliación de capital.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un hombre utiliza un cajero de una oficina del Banco Popular en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

Banco Popular sumará 129 millones de euros netos a las pérdidas de 3.485 millones de euros registradas a cierre de 2016, después de comunicar este lunes una corrección en cuatro aspectos puntuales de sus cuentas, según han explicado fuentes del mercado.

Estos podían resumirse en una insuficiencia en determinadas provisiones constituidas respecto a riesgos que deben ser objeto de provisiones individualizadas, en una posible insuficiencia de provisiones asociadas a créditos dudosos en los que la entidad se ha adjudicado la garantía vinculada a estos créditos, en la posibilidad de dar de baja algunas de las garantías asociadas a operaciones crediticias dudosas y en el análisis de determinadas financiaciones a clientes que pudieran haberse utilizado para adquirir acciones en la ampliación de capital de mayo.

A la vista de las circunstancias, las citadas fuentes precisan que es necesario separar los impactos en provisiones "seguros" (184 millones de euros brutos en total, de los que 129 millones son netos) de los estimados.

Estos últimos harían referencia a un máximo de 160 millones por posible insuficiencia de provisiones asociadas a créditos dudosos, 145 millones por posible obligación de dar de baja a alguna de las garantías asociadas a operaciones crediticias dudosas y 205 millones relativos a préstamos para la compra de acciones en la ampliación de capital.

Las fuentes puntualizan que en la reexpresión de las cuentas de 2016, que se incluirá en los estados financieros del primer semestre del año, la entidad cargará 129 millones de euros contra resultados.

A ello habría que sumar 160 millones de euros contra patrimonio y los posibles 145 millones derivados de la revisión de las garantías asociadas a operaciones crediticias dudosas, que también se cargarían contra patrimonio.

Estas fuentes hacen hincapié en que estos cambios no afectarán a las cuentas de 2017 e insisten en que el impacto de los mismos será "bajo".

Estos cambios anunciados este lunes provocaron la acción de Popular perdiera más de un 10% ante el temor de que el banco tuviera que realizar una nueva ampliación de capital. Hoy los recortes se han reducido y los títulos han caído un 1,22%, hasta los 0,8 euros, cerca de los mínimos históricos de noviembre (0,771 euros por acción).

La analista de Renta 4 Nuria Álvarez ha explicado que, tras la comunicación de ayer, queda claro que Popular consumirá capital por impacto directo en recursos propios computables y dotará provisiones adicionales a realizar en el primer semestre de 2017, algo que, desde su punto de vista, podría llevar al banco a pérdidas nuevamente.

"Esto pone en entredicho el cumplimiento de finalizar 2017 con generación de beneficio positivo, mensaje que lanzaron en la última conferencia de resultados", ha recordado.

La experta señala que el actual no es "el mejor escenario" para la entidad, principalmente porque en primer trimestre de este ejercicio no ha anunciado la venta de ninguna cartera de activos problemáticos ni desinversiones de activos no estratégicos, "dos pilares de la estrategia para sanear el balance".

En Renta 4 mantienen que, a medio plazo, todas las posibilidades están abiertas para Popular, desde su saneamiento mediante la venta de activos (problemáticos y no estratégicos) y mantenerse como entidad independiente, hasta su venta a algún competidor o incluso una nueva ampliación de capital.

"La falta de definición de la estrategia a seguir, más allá de la reducción de activos problemáticos, y los cambios directivos, como la reciente salida del consejero delegado, Pedro Larena, no contribuyen a que el mercado recupere la confianza", advierte.

Sin embargo, considera que detrás de todo esto se esconde una lectura positiva, y es el compromiso del presidente, Emilio Saracho, "para limpiar y provisionar todo lo que sea necesario para comenzar de cero.

A ello se une la búsqueda de un nuevo consejero delegado con un perfil de banca comercial "que aporte una visión mucho más global y pueda sacar partido a una de las principales ventajas de Popular", entre las que destaca su posicionamiento dentro del segmentos de pymes.

Expertos consultados  adelantan que aunque no se puede descartar una ampliación de capital, es "poco probable" que ésta se produzca en el corto plazo y apuestan por que el equipo gestor de Popular refuerce los ratios de solvencia vendiendo activos. Tampoco rechazan la posibilidad de una operación corporativa con una entidad de mayor tamaño.