Público
Público

Rajoy sigue castigando a los parados: el gasto en prestaciones ha caído un 41%

No sólo ha disminuido el número de personas con prestación, sino también su importe medio. Los presupuestos de este año no prevén mejoras.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

Un hombre pasa junto a una oficina de empleo en la localidad malagueña de Ronda. REUTERS

A pesar de la recuperación, los parados seguirán soportando en 2018 los efectos de los recortes impuestos por el Gobierno durante los peores años de la crisis. La partida para protección al desempleo volverá a decrecer este año, al menos en comparación con el presupuesto de 2017. Desde que Mariano Rajoy llegó a la Moncloa en diciembre de 2011, su importe ha pasado de casi 30.000 millones a menos 18.000 millones.

Dicho descenso no es atribuible sólo a la creación de empleo registrada en los últimos tiempos, sino especialmente al endurecimiento de las prestaciones. Como consecuencia de esto último, el porcentaje de parados que reciben algún tipo de ayuda ha descendido de forma significativa y continuada. En 2011, la tasa de cobertura era del 70,7% y ahora está en el 58,2%.

Además, la cuantía de esas ayudas se ha reducido también (de 852,1 euros de media mensual en 2011 a 804,2 en 2017, en el caso de las contributivas). En ello ha influido el hecho de que cada vez sea mayor la proporción de desempleados que reciben prestaciones no contributivas, que son más bajas. A 31 de diciembre, había 1.125.281 parados en tal situación, un 59% del total de perceptores.

Las ayudas no contributivas son: el subsidio de desempleo (del que se beneficiaban 695.192 personas a finales de 2017), la Renta Agraria (80.460), la prestación asistencial dirigida a los trabajadores eventuales agrarios (111.330), la Renta Activa de Inserción (182.819), y el Programa de Activación para el Empleo (55.480). Sólo esta última ha sido creada bajo el mandato de Rajoy.

Los recortes, junto con la creación de empleo, han permitido ahorrar al Gobierno mucho dinero, a costa de dejar sin protección a un elevado número de parados. Cuando Rajoy ganó por primera vez las elecciones, el gasto por este concepto era de 29.996 millones de euros, y aún subiría hasta los 31.678 millones durante su primer año en la Moncloa. Pero a partir de ahí empezó a caer.

La dotación para 2018 es de 17.702 millones de euros; es decir, un 3,4% menos que los 18.830 millones presupuestados en 2017, aunque esta cifra finalmente no se consumió. De momento, en enero y febrero, el gasto en desempleo (1.597 y 1.547 millones de euros, respectivamente) se ha quedado por debajo del contabilizado durante los dos primeros meses del año pasado.

En definitiva, el Estado dedica hoy a proteger a los parados un 41% menos que antes de la llegada del Rajoy al poder. Mientras tanto, el número de personas sin trabajo inscritas en las oficinas del SEPES (antiguo INEM) ha pasado de 4.422.359 a 3.412.781, con un descenso inferior al 23%.